Elías Jaua, cómo que Maduro le dejó en el olvido. Cuadernos colombianos y tablas salariales

A Elías Jaua le sacaron del Ministerio de Educación, para decirlo como gusta a mucho "revolucionario" de las nuevas generaciones, de manera "sobrevenida". No sé si él lo esperaba, pero uno no. Le sacaron en medio de una situación complicada, la que significa el nuevo salario, el contrato de los educadores y funcionarios del Ministerio, las tablas salariales y otros beneficios previstos y respaldados por las leyes. Quizás pensaron los altos jerarcas, entre los cuales contaba a Jaua, pero parece haberme equivocado, que no era el más apto para manejar ese enojoso asunto, sobre todo ahora cuando está por comenzar el año escolar en todos los niveles. Pienso que trajeron a Aristóbulo, a quien por haber sido dirigente del magisterio, pues fue dirigente sindical de ese sector gran parte de su vida, se formó al lado de Isaac Olivera, por considerarle bastante corrido en esa plaza y "con las artes" necesarias para controlar a ese toro. Y en efecto, por lo que percibo, el antes dirigente sindical del magisterio, empezó a desplegar su táctica, que sigue siendo la misma de antes, dejar que el toro se vaya por su cuenta a los corrales. Es decir, como sabe que los dirigentes de esos gremios se dividen entre quienes respaldan al gobierno a todo trance y quienes a la oposición en las mismas condiciones y estos últimos aparte del desprestigio que comparten con los primeros, sufren de la misma soledad de la oposición toda, por las mismas razones y motivos, opta por ignorarlos, no les convoca a conversar ni les recibe, según tengo hasta ahora entendido, en un como darles cabuya, para desesperarlos y luego enfrentarlos, como si el picador ya hubiese afincado su larga lanza y al final, viéndoles divididos y hasta enfrentados y cual toro de lidia debilitado, entrar a matar en el justo momento. Eso bien lo sabe hacer Aristóbulo, antes lo hizo con éxito. ¡No hay peor cuña que la del mismo palo! Sabe bien cuando el toro está debilitado y hasta puede tirar una cornada desesperada y sorprendente. Es, hablando del beisbol, un cerrador adecuado, en el inning indicado y tomando en cuenta la pizarra.

Pese que he utilizado otra hipótesis para intentar entender la "sobrevenida" o imprevista salida de Jaua del MPPE, expuesta en mi artículo "¿Se fue Elías Jaua o se lo llevaron en los cachos? ¿Por enfrentar a Diosdado?, 11-09-18, el cual se puede leer por este enlace https://www.aporrea.org/actualidad/a269124.html, pareciera que una y otra pudieran ser valederas. Para decirlo de una manera que me gusta, las dos pudieran estar imbricadas.

En la primera, como se desprende del título, pudo haber llegado el momento de cuando los trenes para evitar el choque se llevan por delante lo que parezca estorbando. Juau, desde tiempo atrás venía dando muestras de estar en discordia con Diosdado y jugándosela por Maduro, por lo menos eso cree uno, pero estos llegaron a la conclusión que mejor era seguir jugando en pareja y unidos hasta donde sea la vida que determine los rumbos y no dar vueltas o giros antes de tiempo y en ese acontecer, cuando los trenes, corriendo en la misma dirección, en paralelo y muy cerca uno del otro, molieron a quien se volvió un estorbo. Y hasta un testigo incómodo. ¡Cómo que Maduro dejó a Jaua en el olvido!

Por eso, como dije en el mismo trabajo, ahora Diosdado aparece hasta promoviendo a "Vamos Venezuela", después de haber expulsado automáticamente del PSUV a quienes se inscribieron en ese partido de Delcy Rodríguez con el apoyo de Maduro. Y lo que es más, hoy he visto en la tele a Aristóbulo designando a gente de "Vamos Venezuela" a unas tareas relacionadas con el área del cual es vicepresidente. Y hay motivos, muchos motivos, para que uno crea que el hoy ministro de Educación está cerca del Primer Vicepresidente del PSUV.

Pero están aconteciendo cosas que a uno le llenan de interrogantes, como la de ¿a "Elías Jaua Le llegó su hora?"

En verdad, pese aquella acusación contra Jaua de cuando un viaje a la Argentina, cosa de poca monta e insignificante, en nuestro criterio, lo que menos parece tener es de persona dispuesta a tirar su prestigio y nombre fácilmente. Le creemos un individuo definitivamente honesto y ajeno a todo lo que pudiera desprenderse de lo que luego referiremos, lo que no excluye la calificación de inapropiado para el desempeño de la mayoría de las tareas que le han asignado en el gobierno. Tampoco que no esté intelectualmente capacitado, pero de estarlo, lo que creo por sus avales académicos y las referencias que tenemos acerca de él, no es eso aval suficiente. Luce como persona apagada y hasta demasiado triste; parece ser de esos llamados en mi pueblo "con los muchachos muertos en la barriga y siempre pensando en pajarita preñadas". Quizás por esto mismo, que significa vivir como distraído, se dejó atrapar entre los dos trenes que pasaron demasiado cerca.

Hoy, Jaua aparece en los medios dando la siguiente explicación: "Les aclaro – se dirige a Roberto Malaver y José Vicente Rangel- por si acaso es conmigo, que durante mi gestión no se realizó ninguna compra de cuadernos a Colombia. Los cuadernos que se distribuyen en los morrales escolares fueron comprados por Venezuela Productiva. Min. Finanzas".

Ambos periodistas comentaron, el primero por twitter y el segundo en su columna "El Espejo" en "Últimas Noticias", que el Ministerio de Educación había comprado esos cuadernos en Colombia. En verdad, tampoco creo que Malaver y Rangel, personajes dignos de respeto, dignidad y ajenos a prestarse para hundir a Jaua y a nadie, por aquello que "al mojao échenle agua", pero sí pudieron ser víctimas de una información maliciosa, portadores inconscientes de un mensaje mal intencionado. Lo que rebelaría que pudiera haber la intención de deshacerse de quien hasta no hace mucho era una figura, digamos descollante, por lo menos formalmente hablando, del gobierno.

Pero lo cierto que emana de lo que pudiera parecer un enredo es que Malaver y Rangel informan que los cuadernos "los adquirió en Colombia el Ministerio de Educación", cargo que ocupaba Jaua. En su defensa, revise el lector la cita de arriba, éste informa que la compra la hizo "Venezuela Productiva. Min. Finanzas", pero no aclara a quién y de dónde vinieron los cuadernos. Pero también pésese debidamente que, el ente del Ministerio de Finanzas se llama, como incongruentemente, "Venezuela Productiva". Según los informantes los compradores de los cuadernos ignoraron a Venepal, empresa venezolana y para más señas del gobierno, que se especializa en trabajar con el papel, como hacer cuadernos.

Esta mañana me encontré con una vieja amiga, de esas de la militancia juvenil, nos abrazamos y cuando hablamos y hablamos llegamos a una conclusión. El peor error de nuestras vidas es haber sido militante de partido y mezclado entre políticos. Es como un navegar o nadar rodeado de gente que tiene como meta llegar a la otra orilla aunque sea bebiéndose el agua en la cual el vecino y compañero nada y avanza.

Y esta reflexión de quien esto escribe y mi amiga, la hicimos sin saber todavía eso que sucedía alrededor de Jaua.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3805 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a269827.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO