Sugerencias de Política Económica para afianzar la Soberanía Nacional y profundizar la Revolución

Reflexion sobre los Bancos Intervenidos, los Bonos en Dólares de PDVSA y las Notas Estructuradas

Texto de fin de año 2017 e inicio de 2018, para la reflexión del pueblo venezolano y el Fiscal General de la nación, Tarek William Saab.

Hablando de la corrupción en PDVSA y del saqueo que los corruptos de todos los colores han hecho de las riquezas y recursos del pueblo venezolano, es necesario que el Fiscal General de la Nación, Tarek William Saab, le meta el ojo a los BONOS que por decenas de miles de millones de dólares, emitió PDVSA durante los últimos 15 años.
 
Estos BONOS era pagados a PDVSA en bolívares a tasa de cambio preferencial. Significa que, de entrada, los compradores obtenían una ganancia mínima del 100%, puesto que la tasa de cambio preferencial estaba a 2,15 bolívares por dólar en 2007, mientras el dólar paralelo estaba a más de 4 bolívares,  diferencia que cada día se fue ampliando de manera progresiva, hasta llegar a las enormes diferencias de los últimos años. 
 
De esta manera, los bolívares quedaban convertidos en documentos en dólares negociables en el extranjero, con tasas de interés también pagaderas en dólares.
 
¿De dónde salían los bolívares para comprar esos BONOS, si en Venezuela, las empresas industriales y agrícolas, casi no producían nada? Solo podían salir del saqueo del Estado por burócratas corruptos, asociados con empresarios parasitarios también corruptos. Que el Fiscal examine, quiénes fueron los compradores de esos BONOS y les pregunte: ¿de dónde, o de qué actividades sacaron los bolívares para comprarlos? No serán capaces de responder. Se podrá declarar el fraude, porque esos BONOS, mayoritariamente, fueron adquiridos con dineros de procedencia ILEGAL. ¡Quiénes no puedan demostrar de dónde sacaron los bolívares para comprarlos, deberán ir a la cárcel por enriquecimiento ilícito y fraude contra el Estado! El Estado deberá recuperar esos BONOS o declararlos nulos. Se dejarán de pagar miles de millones de dólares en intereses, y se sabrá con precisión, quienes son, muchos de los que han estado saqueando al país y destruyendo la Revolución Bolivariana. Eso lo dije y lo escribí en diciembre de 2009, cuando trabajaba como Asesor en el Palacio Blanco de Miraflores... Fue el último análisis que hice allá como economista. Nunca recibí una respuesta oficial sobre mi documento, pero con certeza, su consecuencia inmediata fue que no me renovaron el contrato para el año 2010. ¿Quién y porqué lo hizo? ¿quien estaba protegiendo esos intereses espúreos? 
 
Como lo dije hace algunos días por el Chat, DIALOGOS ECOCOMUNALES, a continuación hago público el texto en referencia, teniendo en cuenta que la cláusula de confiabilidad del contrato, me obligaba a guardar silencio por 5 años y han pasado 8. Es  lo que puedo hacer ahora, como aporte a la lucha contra la corrupción en Venezuela, como manifestación de amor al pueblo que me acogió solidariamente durante más de 10 años. Si no se le controla y pone fin, la corrupción, puede destruir, no solo lo poco que queda de la Revolución Bolivariana, sino a Venezuela misma como Estado y como Nación.
 
Rafael Enciso
Economista Investigador
 
Bogotá, D.C., 31 de diciembre de 2017

 

REFLEXION SOBRE LOS BANCOS INTERVENIDOS, LOS BONOS EN DOLARES DE PDVSA Y LAS NOTAS ESTRUCTURADAS, Y SUGERENCIAS DE POLITICA ECONÓMICA PARA AFIANZAR LA SOBERANÍA NACIONAL Y PROFUNDIZAR LA REVOLUCION

Rafael Enciso, Economista Investigador

Asesor del Viceministerio de Asuntos Estratégicos

Ministerio de la Presidencia

Diciembre 21 de 2009

El escándalo sobre la corrupción en una parte del sistema financiero de Venezuela, que se refiere a los robos en los bancos y desde los bancos privados, pero con vinculaciones con funcionarios públicos, ha puesto al descubierto algo de suma importancia.

Las medidas de emergencia tomadas por el gobierno nacional, tienen gran mérito y han logrado evitar una crisis más profunda del sistema financiero con incalculables repercusiones políticas.

Sin embargo, podemos considerar que a pesar de su importancia, estas medidas solo han tocado la punta del iceberg. Se puede percibir que, debajo de la superficie, en un sector invisible, está una masa mayor de podredumbre y corrupción, así como también los métodos, camuflados por el fetichismo del sistema financiero, utilizados para captar enormes recursos de la renta petrolera, convertirlos en propiedad privada y concentrar los capitales en manos de viejos y nuevos capitalistas.

Es el capital financiero (cúspide de los monopolios), el que articula bajo un mismo poder: bancos, compañías de seguros, industrias, agroindustrias, transporte, comunicación, y en general todos los sectores económicos, con algunos capitalistas vinculados al gobierno y el Estado, con el fin de obtener la mayor ganancia en el menor tiempo posible.

En estos bancos estaban colocados, además del dinero de ahorradores y capitalistas, algunos recursos de instituciones del Estado. En este caso se han puesto en evidencia comportamientos y robos no legalizados por el Estado; porque hay otros robos que sí son considerados por el Estado como legales, entre ellos el que se realiza cotidianamente con las escandalosas tasas de intereses cobrados a los usuarios por la intermediación financiera, que cuando menos, desde los años 2006 en adelante, permitieron duplicar cada dos años el capital de los banqueros.

Es conveniente reflexionar desde el punto de vista de la economía política marxista y bolivariana, sobre el significado más profundo de estos datos y de la emisión de bonos en dólares por PDVSA, por valor de 3.200 millones, en el mes de noviembre pasado; y sobre la información que publicaron en esos días referente a que ellos fueron rápidamente colocados entre un poco más de 5.000 órdenes (en los periódicos está la información precisa pero no desglosada). Y en lo referente a que, seguidamente se anunciaba que en el mes de diciembre serían emitidos por PDVSA, bonos también en dólares por valor de 6.000 millones más.

Información confidencial, que sería muy importante constatar, indica que las solicitudes para adquirir los 3.200 millones, llegaron a 19.000 millones de dólares.

Y eso hace pensar lo siguiente: Si en Venezuela se produce tan poco, en la industria como en la agricultura; y casi todo lo que se consume sigue importándose, ¿de dónde salió el monto en bolívares equivalente a 19.000 millones de dólares? ¿Quienes y cómo pudieron acumular esa fabulosa suma de dinero en Venezuela?

Es claro que esos solicitantes, ubicados dentro y fuera del Estado; y algunos con un pie en cada lado, tienen la intención de convertir esos bolívares en dólares, con lo cual en poco tiempo, duplican cuando menos su valor futuro en bolívares, al venderlos en el mercado paralelo de divisas; y pueden además sacarlos posteriormente del país.

En mi concepto no puede haber otras fuentes de acumulación de tales sumas de dinero en el caso de Venezuela, sino el saqueo del Estado por múltiples formas legales pero ilegítimas; e ilegales (corrupción); contrabando y narcotráfico. Todo lo cual, probablemente se vincula con los sectores contrarrevolucionarios de Venezuela, la narco-para-política de la oligarquía colombiana liderada por Uribe Vélez y el Comando Sur de los Estados Unidos, y su estrategia desestabilizadora contra la Revolución Bolivariana de Venezuela.

(…) El problema que ha eclosionado en el sector financiero, con la adquisición por medios fraudulentos de varios bancos y muchas empresas agrícolas, agroindustriales, industriales y comerciales; con auto-prestamos realizados por miembros de sus juntas directivas con el dinero de los ahorradores, al otorgar créditos a sus testaferros y socios capitalistas; con los cuales en muchos casos compraban las acciones de las empresas y realizaban contratos con el Estado (como en el caso del transporte y venta de productos a MERCAL), para concentrar la propiedad en pocas manos, es manifestación de que existe una mafia bien organizada, articulada con el capital privado, que utiliza sus posiciones dentro del gobierno y el Estado, con el propósito de saquearlo de manera sistemática, para acumular riqueza y capital, en contra de los intereses del pueblo y los trabajadores.

Todo esto atenta contra la democracia y la perspectiva socialista de la Revolución Bolivariana.

En las actuales circunstancias en que se encuentra Venezuela, en medio de una fuerte arremetida del imperialismo contra todos los países del ALBA, este grupo de mafiosos, que hay que identificar con precisión, con nombres propios y empresas en las que se encuentran involucrados, constituyen claramente, un peligro de marca mayor para la vida del Presidente Chávez, así como para la soberanía y seguridad nacional.

Por eso, la acción contra estos sectores de hampones contra-revolucionarios, debe llevarse hasta el final, con una depuración del Estado venezolano y sus instituciones.

Al revisar las listas, -que deben estar en manos de PDVSA y SUDEBAN- de aquellos que compraron los bonos y los montos adquiridos por cada uno de ellos; y quiénes fueron los solicitantes en su totalidad; van a aparecer fuertes indicios de quiénes son los que, desde diferentes posiciones en el Estado; y desde diversos sectores privados, independientemente de su aparente posición política, han estado saqueando a la Nación.

Para llevar la depuración del Estado hasta sus últimas consecuencias y recuperar los recursos usurpados a la Nación, se podría emitir un Decreto o en caso necesario, una Ley de la República, que establezca que, para redimir dichos bonos y además las llamadas NOTAS ESTRUCTURADAS, por muchísimos miles de millones de dólares que fueron emitidas en años anteriores, debe demostrarse la procedencia legal de los recursos con que fueron obtenidas; si el poseedor de los bonos no puede hacerlo será culpable de enriquecimiento ilícito. Esos recursos volverán al Estado para cumplir su función social y los poseedores serán enjuiciados y encarcelados.

(…) Otra reflexión más. Si como se había anunciado, en varias oportunidades, las reservas internacionales de Venezuela estaban en el mes de octubre por cerca de los 30.000 millones de dólares, -¿depositados en dónde y a qué tasas de intereses?- ¿Porqué, en vez de utilizar una parte de ellas para cubrir las necesidades de gastos e inversiones del Estado venezolano, en particular de PDVSA, se prefirió emitir bonos y pagar intereses probablemente mayores que los que se reciben de los bancos en donde estén colocadas las reservas internacionales?

Supuestamente para recoger una gran cantidad de masa de dinero circulante, de bolívares en manos de particulares, reducir la tendencia inflacionaria y disminuir el precio del dólar paralelo. Pero esta es una medida muy cuestionable, pues no logra detener ni la inflación ni el aumento del precio del dólar paralelo sino de forma temporal, porque no toca los aspectos estructurales, como son el control de la especulación y el paso de ser, una economía rentista petrolera, a una productiva, agrícola e industrial.

La emisión de bonos y de notas estructuradas en dólares, hace parte de las mismas herramientas monetaristas de la globalización neoliberal, que beneficiaron a un muy reducido grupo de gentes que, utilizando métodos fraudulentos y mafiosos, ha acumulado enormes riquezas, para duplicarlas, lavarlas, legalizarlas y dejarlas disponibles para su colocación en el exterior.

Si se quiere encontrar a algunos de los principales responsables del saqueo a la Nación y a su vez, potenciales traidores a la Patria y al Presidente Chávez; a la Revolución Boliviana y su perspectiva socialista, solo hay que completar el análisis con datos precisos, cifras, fechas, nombres y apellidos.

Caracas, diciembre 21 de 2009.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1303 veces.



Rafael Enciso

Economista Investigador

 saberytrabajo1955@gmail.com

Visite el perfil de Rafael Enciso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a257431.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO