El mundo mágico de Maduro

Mientras el pueblo padece horrible calamidades, pero que no son por causa de la naturaleza, porque gracias a Dios en esta  tierra de gracia no ocurren fenómenos naturales de orden telúrico, volcánico; igualmente Venezuela no es zona de huracanes por su ubicación geográfica y cuando ocurre algún caso en el país es por inundaciones por intensas lluvias y la indolencias de alcaldes, gobernadores y el gobierno nacional, que han descuidado la limpieza de canales, quebradas y ríos, por la desidia de un Ministerio de Ambiente que sus altos funcionarios no cumplen con las leyes promulgadas en esa materia, porque permiten la deforestación de las cuencas de los afluentes de agua. Aquí la desgracia que vivimos es de orden político, económico, social y ético. Las amas de casa, los trabajadores, los niños  y los ancianos son los más afectados ante la imbecilidad de un gobierno nacional que no se preocupa por sus conciudadanos ni atiende los problemas más urgentes del pueblo, como es la escasez, el desabastecimiento, el bajo poder adquisitivo, la hiperinflación y la inseguridad ciudadana.

Una dirigencia política corrupta, que solo piensa en sus negocios, que no tiene interés en cambiar  la política económica, porque su negocio esta en los diferentes precios del dólar; Ahora todos los alimentos, medicinas  insumos  y materias primas para las industrias son importados, porque su macabro plan fue eliminar la producción nacional, para actuar a sus anchas comprado todo con un dólar a 10 bolívares, para luego vender a precios del Dólar Today, así mismo permiten una especulación desatada en los precios de los alimentos, todos importados con dólar barato, igual sucede con los pocos productos nacionales que se producen, ejemplo el precio del queso blanco, los huevos y la carne de res, en varios ciudades del país, rondan o sobrepasan los 10 mil bolívares; es la guerra económica declarada contra el pueblo por el gobierno de Maduro, que ahora con los CLAP comercializan las cajas y bolsas de comidas con productos mexicanos y de los odiados gringos y los que dicen que son productos nacionales, son importados, pero empaquetados por las empresas creadas por los empresas y empresario del gobierno.

Además estas cajas y bolsas tienen variados precios que ronda entre los 20 mil y 8500 bolívares, son muchas las familias venezolana que no tienen esta cantidad de dinero disponibles para comprar estos productos. Los niños menores de un año, los padres se las ven negras, una lata de leche con formula tiene un precio de 12 mil bolívares y esto solo les alcanza para 5 días, saqué usted la cuenta, cuanto dinero tiene que disponer para comprar 5 latas al mes, porque el salario mínimo nacional es 40.600 bolívares, ese salario lo devora la alta inflación y la especulación propiciada por el gobierno de Maduro, ante la corrupción y las desastrosas políticas económicas tiene a la mayoría de la población venezolana  viviendo en una angustia y desesperación. Se puede aumentar el salario hasta 5 veces al año, pero si no se controla la inflación y la especulación, de nada sirven los aumentos. Más si no se invierte ni se incentiva la producción nacional. Porque el gran negocio es la economía de puertos. Cada año dependemos más de las importaciones y cada año nuestro aparato productivo se hace más débil. Atrás quedó la promesa de la seguridad y soberanía alimentaria

Es difícil la situación del venezolano ante un gobierno y una oposición, actuando en tándem y viviendo en un mundo mágico, solo pensando en cálculos electorales e intervenciones extranjeras ficticias, un gobierno que cierra todas las vías democráticas y amenaza con un carnet de la patria, el que no lo posea no come mas y será borrado de las misiones, son rumores que corren y el gobierno no lo niega para seguir creando y jugando con el hambre el pueblo. Asimismo el pueblo venezolano continúas en las colas, en  panaderías, automercados y puntos de venta son interminables. Pero eso no es problema para los gobernantes.

Esta es la verdad  prístina, palmaria y  diáfana, expuesta sin eufemismos ni disimulo, es la critica que llama al debate a todos aquellos que viven en un mundo mágico, en su Disneywold criollo o en Alicia en el País de las Maravillas, promocionado por  Venezolana de Televisión y todos los medios de comunicación públicos, donde no existe el debate ni la libertad de expresión; donde esta prohibido tocar el tema de la desaparición de ALCEDO MORA, ni sus dos amigos que aun desconocemos  donde están, porque los organismos del Estado llamase cuerpos policiales, militares, La Defensoría del Pueblo, el poder Judicial ni el Ministerio Público han investigado. Todas las ventanas democráticas se cierran, el gobierno propicia la violencia y el hambre porque la considera su aliada, en los análisis y sus asesores les  orientan en esa dirección.

Toda disidencia o los que critican o adversan al gobierno, que perdió su norte y su proyecto de Patria; ahora no respetan  ni la Constitución ni las leyes, los eruditos del TSJ, interpretan los oráculos y voluntad de Miraflores y cumple al pie de la letra la constante violación de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, el verdadero plan de la Patria, irrespetando al artífice de la misma; Hugo Chávez, tan evocado en los últimos días, pero debe ser para asegurarse que está bien muerto, lanzando a La Bonanza las ideas y proyectos de su líder.

Nada negativo contra el régimen es aceptado, canales de televisión internacionales bloqueados de las cableras nacionales, la pagina de APORREA, una ventana de libertad de expresión ha sufrido en los últimos años ataques cibernéticos, que han perjudicado su regularidad en la red. Asimismo Marea Socialista bloqueada su nombre y legalización como partido político por el  CNE y el TSJ por disposición del gobierno nacional. El MINCI y CONATEL solo desean una programación light como Laura de América,   Zurda Konducta,  Carta de Corazones, Con el Mazo Dando, La Hojilla y Casos de Familia.

Porque viendo estos programas de TV nos olvidamos del desabastecimiento, la alta inflación, la escasez, la inseguridad ciudadana, la corrupción gubernamental y, nos sentiremos en el paraíso terrenal, donde todo es perfecto y maravilloso y los problemas que estamos padeciendo es sola una pesadilla inducida por el Imperio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4215 veces.



Juan Linares Ruiz

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía