A propósito de ser ciego

Las “glorias”, penas y residuos de una “cumbre”

Finalizó la XVII Cumbre del llamado Movimiento de Países no Alineados (Mnoal) en Margarita, razón por la cual, estamos obligados a realizar un análisis de cada detalle sobre esta “cumbre". En tal sentido, semejante evento, termina con más pena que gloria. Pero, para no ser mezquino, comencemos nombrando las “glorias” que nos dejó esta “cumbre”:

Apareció en Margarita de forma mágica el agua en varios sectores que tenían meses sin recibir el preciado líquido, lo cual comprueba que el racionamiento brutal al cual fuimos sometidos en el transcurso del año, sólo tenia un fin político: evitar que faltara en los días de esta “reunión”.

Arreglaron los semáforos de las más importantes vías de Margarita, los cuales estaban abandonados por máxima desidia e ineptitud, lo cual fue acompañado con el remiendo de algunos huecos en determinadas vías principales. Asimismo, la Corporación Eléctrica (CorpoElec) se dignó en colocar nuevas lámparas en los debidos espacios de alumbrado público por donde circularían las “comitivas”, los cuales desde hace años se alimentaban con la luz de las estrellas.

Remodelaron de manera acelerada un sector (emergencia) del hospital central “Luis Ortega” ante la magnitud de quiebra en su infraestructura que presentaba tal recinto asistencial.

Permitieron la importación de muchos productos con la finalidad de ver llenos los anaqueles de alimentos y de higiene personal, pero cuyo espejismo se concretaba en precios inalcanzables para el ciudadano común; en otras palabras, ningún venezolano y residente de Nueva Esparta puede comprar tales productos ganando salario mínimo.

Se motorizó por una semana la alicaída economía turística y de puerto libre de Nueva Esparta, más con el dinero de nuestras propias divisas, que por cierto son negadas para nuestra economía insular, pero se gastan en viáticos para enchufados y negocios de panegíricos maduristas. Hasta aquí llegaron nuestras “glorias”.

Ahora bien, entre las penas, es muy degradante reconocerlas, no sólo para lo que aún queda de gobierno madurista, sino que también revela, que ese “amor patrio”, el cual tanto dicen profesar estas huestes seudo-revolucionarias, no existe, es más, en la praxis resulta todo lo contrario, es decir, deja al descubierto que Maduro carece de liderazgo y éste junto con su gobierno odian a Venezuela. Así que tomen nota de cada una de las penas:

Pena que menos de dos decenas de Jefes de Estado y de Gobierno vinieron a tal “reunión”, máxime cuando tal grupo, sobrepasa la centena de naciones, lo cual convirtió esta cumbre en la menos visitada por sus “miembros” de las realizadas en el siglo XXI.

Pena que ante la realidad anterior,  los eventos no fueron transmitidos en “cadena nacional”, más aún cuando este gobierno hace de estas transmisiones el pan nuestro de cada día, hasta para entregar una bolsa de comida, lo cual equivale a decir, que pasaron agachados. La pena (¿o aburrimiento?) era evidente cuando detrás de Maduro en algunas de sus intervenciones se vieron los rostros degradados de la “primera combatiente” o Héctor Rodríguez.

Pena que entre los 11 puntos (numeral 3) de los llamados planes específicos se invoque hasta el año 2030 (ver: http://www.telesurtv.net/news/11-puntos-de-la-Declaracion-de-Margarita-sobre-el-MNOAL-20160917-0038.html)  para superar los problemas de tales países, máxime cuando Venezuela registra la tasa de inflación más alta de mundo y aumento en sus niveles de pobreza, lo cual no es más que una confesión del fracaso del gobierno madurista, y una sentencia al pueblo, sobre los años de un porvenir muy oscuro, sí tales individuos, en el supuesto negado, llegaran a quedarse en el poder.

Pena que se continúe hablando de “autodeterminación de los pueblos”, sin condenar hechos de violaciones sobre los Derechos Humanos de niñas y mujeres como la ablación, la explotación y hasta la muerte de mujeres en llamados países del “medio oriente”, Asia o África, en el nombre de seudoculturas, máxime cuando señalan en su numeral 4, que van a buscar una agenda para la democratización de la comunicación, así como la información en el “nuevo orden internacional”. Esto lo que revela es una completa hipocresía en quienes suscriben semejante acuerdo, más aún, cuando varios de esos países, limitan, persiguen y hasta encarcelan (caso Braulio Jatar)  a quienes  critican o adversan tales gobiernos, tal y como pasa en Venezuela.

Pena que el numeral 5 de semejante “declaración” hable de “paz”, cuando el lenguaje que tenemos a diario los venezolanos desde lo más alto del poder sólo emplea el antónimo de tal semántica;  es decir, ¿cómo se atreve Maduro a mencionar la “paz”, mientras él y sus voceros sólo hablan de guerra económica, guerra psicológica, guerra mediática, guerra comunicacional, guerra bacteriológica y el uso indiscriminado de la “batalla” como esencia de su comunicación? ¡Hipócritas!

Pena que en muy pocas palabras, en el numeral 6,  de los susodichos 11 puntos, se convoque una “agenda verde” para superar el calentamiento “global”, sin mencionar a Estados Unidos, China y Rusia como los principales agentes contaminantes de energía nuclear, y ocultando la venta de la amazonía a las transnacionales que explotan nuestros recursos minerales; verbigracia, la explotación y entrega irracional que ha hecho Venezuela a empresas canadienses como Gold Reserve, quien había sido expulsada por Hugo Chávez por tales razones, y del cual, curiosamente se levantó una estatua en su honor en los predios donde se llevó a cabo la cumbre, lo que denota una contradicción y burla de su pensamiento.

Pena que la representación de Guyana haya dicho frente a tales países, palabras más, palabras menos, que seguirá explotando económicamente con empresas extranjeras, entre ellas imperialistas,  que  el espacio de más de 159.000 kilómetros cuadrados que históricamente pertenecieron a Venezuela hasta el siglo XIX, no sólo han sido arrebatados, sino que al firmar ambos el acuerdo de la cumbre, ambas naciones quedan bajo el entredicho de violar la propia “agenda verde” de la cual hablan, y que en términos generales, desconocen cualquier normativa jurídica y diplomática para solucionar las diferencias limítrofes ¡Bradifrénicos!
 
Pena que se haya tenido que convertir a Margarita es una isla de guerra para mantener chantajeada a su población con el único propósito de evitar las protestas y la inconformidad ante el gobierno de Maduro. Todo ello resultó, no sólo un abuso de poder militar, sino con claras amenazas represivas. No podemos obviar, que también dio pena ver, el cómo humildes soldados y oficiales de bajo rango fueron sometidos a estar horas y horas bajo el sol, o la penumbra, sin tener agua o ingerir suficientes alimentos, es decir, los sometieron en su condición de subordinados.

Pena que hayan tenido que suspender las ventas de alimentos regulados en las grandes cadenas comerciales para “desaparecer” de manera forzosa las inmensas colas que tenemos que hacer los residentes para adquirir como en el resto del país, un paquete de harina o una bolsa de leche.

Pena que ante el escaso apoyo popular que tiene Maduro, el gobernador de Nueva Esparta y los restos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), tuvieron  que inundar a “jóvenes” de otros espacios del país, (muchos de ellos engañados en que serían alojados en hoteles) sobre una explanada que fue convertida en bazofia y podredumbre, incluso dañando severamente nuestra condición turística y ecológica de la cual tanto pregona este gobierno, y cuyo éxtasis convirtió una zona residencial en centro de consumo de alcohol, drogas, sexo desenfrenado y sin control sanitario, en donde, y  en honor a la verdad, también buena parte de esos muchachos fueron vejados y humillados en su condición humana.

Pena que la estrella de esta “cumbre” terminó siendo el cantante “Maluma”, incluso promovida en Twitter por el jefe de los grupos violentos en Nueva Esparta, y de laboratorios políticos que amenaza con despedir a los empleados de la gobernación de nuestro estado, y quien de manera rimbombante lo explana en Twitter (ver imagen: https://twitter.com/jvivassantana), cuando hasta el propio Diosdado Cabello dijo en el pasado que ese “señor” se había burlado de nuestros Símbolos Patrios¹. ¡Vaya Diosdado! ¡Por la boca muere el paz! Y para quienes piensan que mentimos, cerramos tantas penas con el video sobre lo que decías de Maluma en que éste ofendía a la patria, pero, ahora callas, mientras tus subalternos mueren por él ¿Ya no te paran? ¡Pobre hombre!

En cuanto a los residuos de esta cumbre, hay mucha preocupación en el estado Nueva Esparta, a raíz de las 10 mil personas, que según declaraciones de voceros del PSUV, estuvieron para apoyar a Maduro en los llamados “campamentos”. Al parecer, Mata Figueroa estaría prometiendo viviendas a aquellos que deseen quedarse, con el fin de apuntalar su nefasto gobierno con mayor clientelismo político. Sin duda, y no me vengan a llamar xenófobo y que atento contra el pueblo. Mi primer deber está en defender a a quienes residimos en Margarita. Con respeto a esas personas. Sí son preparadas y pueden aportar conocimiento y trabajo, son bienvenidas. Pero si no tienen oficio definido ni preparación, salvo ser arrastrados de una franela roja, son lumpen social, y en consecuencia, lo mejor es que se vayan, porque en esas condiciones, además de adelantarles que los están engañando, son individuos no gratos para Nueva Esparta. Estos son los residuos de la “cumbre”. ¡Gobernador! ¡No sea irresponsable! A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

 ¹https://www.youtube.com/watch?v=KH5sDpsiumw



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4716 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a234336.htmlCd0NV CAC = Y co = US