¡Acabemos ya con el martirio de las colas!

No podemos seguir permitiendo que la oposición se salga con las suyas y con esta atroz guerra económica que le declaró al pueblo, continúe engañando y confundiendo a los venezolanos !!!

No habido cola alguna de las muchísimas que hemos hecho y sobre todo durante estos tres últimos meses en que no hayamos observado que la crisis de desabastecimiento de alimentos básicos se ha venido haciendo mucho más aguda, como ocurre, por ejemplo, con el arroz, la harina arepera, la harina de trigo, el aceite, el café, la margarina, el pan y el azúcar, para mencionar sólo esos pocos bienes, porque para qué hablar de otros, como son la carne y el pollo, que sí es verdad se desaparecieron totalmente de los planes de abastecimiento que maneja el Estado y que si bien ambos productos abundan en el mercado, sus precios por encima de los 5 y 6 mil bolívares el kilogramo, los hace inaccesibles para la casi totalidad de las familias venezolanas.

En esas colas que, en la mayoría de las veces, nos vemos obligados a permanecer en ellas interminables horas, se habla de todos los temas habidos y por haber. Unos condenan acremente al gobierno nacional porque lo hacen el único responsable de ese terrible martirio y otros, quizás en menor escala, es nuestra apreciación (1), están contestes en que el bajo inventario de los productos básicos es una consecuencia directa de una planificada operación de las fuerzas de la oposición para que ello produzca el descontento de la población y así poder horadarle su base popular, con miras a que el presidente se vea obligado a renunciar, pero ocurre que hasta la fecha nada de eso ha sucedido, más allá de los enormes esfuerzos logísticos y financieros que esos factores opositores han hecho, en connivencia con el apoyo mediático brutal de la canalla imperial y sus aliados cipayos del Continente. La renuncia es una decisión muy personal y el propio presidente Maduro ha dicho que no dejará el cargo para el cual fue electo por la mayoría de los venezolanos, de manera que una presión indebida buscando su salida de Miraflores, estaría reeditando los sucesos de abril del 2002, pues recordemos cuando Napoleón Bravo en la primeras horas del día 12 de abril de ese año, le anunció al país por el canal Venevisión: "Tenemos Nuevo Presidente - YouTube, " (hagan clic sobre su texto para que recuerden ese mensaje en todos sus detalles…).

Pero hay en especial un planteamiento que comparte la generalidad de las personas con las que hemos conversado en esos largos momentos de espera que creemos muy necesario divulgarlo y es que, al margen de las posturas políticas de cada uno de los contertulios, hay coincidencias que nos han llamado la atención y eso debemos decirlo que nos reconforta. La de mayor significado y que vale resaltarla es la que apunta a que se comparte la tesis de que el gobierno nacional tiene la capacidad suficiente para superar ese desabastecimiento que, reiteramos, no todos concuerdan en que es inducido, por la vía de potenciar y mantener todo el tiempo su capacidad de controlar con la Sundee y el cuerpo de Fiscalización que el Comandante Chávez creó en diciembre de 2010, dentro de las atribuciones del Ministerio del Poder Popular para la Secretaría de la Presidencia y el Seguimiento a la Función Pública (2) y que -entendemos- aún se mantiene operativo, que no se le siga estafando al pueblo, de la manera atroz en que se lo hace semana tras semana, incrementándole los precios a los alimentos al doble y al triple (3) sin que haya explicación razonable alguna y que los comercios todos, cumplan con sus responsabilidades de acuerdo con la Ley Orgánica de Precios Justos - Ministerio Publico y paralelamente a ello, destinar la mayor cantidad de las divisas que recibe el país para la importación de los alimentos y medicinas que el pueblo necesita todos los días, sin los cuales la vida se hace una real tragedia, la que, de persistir por mucho más tiempo, sí es verdad que la vida se haría inaguantable, con pronósticos nada halagüeños...

Tengamos muy de presente que ya llevamos soportando esta arremetida feroz por dos largos años, cada día sintiéndola cada vez más dañina, por lo que su derrota le impone al gobierno utilizar su mayor arsenal ya y sin más demora y ese arsenal no vemos, desde nuestra óptica, que sea otro distinto a las divisas que el país posee, no muchas, pero las necesarias como para que la derecha no logre sus objetivos de apropiarse de país, lo cual se traduciría para los venezolanos en una tragedia de mayores y peores consecuencias…

Apostamos al éxito del gobierno nacional en sus planes y programas que viene adelantado paras superar la crisis, entre los cuales destacamos los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), pero no somos tan optimistas de creer que por allí la problemática tan grave sea solucionada en el mediano y menos en el corto plazo, simplemente porque persiste y se mantendrá por varios meses la muy baja producción de esos rubros alimenticios, con el agravante de que las mafias bachaqueras mayoristas, siguen operando a la libre y el contrabando, nos aseguran fuentes bastante confiables, continúa como si no ocurriera nada, por nuestra frontera con los vecinos de Colombia y con el visto bueno de la guardia fronteriza (4). Y no dudamos que igual estará sucediendo con los cuasi vecinos de Curazao, Aruba, Trinidad y paremos de contar.

Mientras los CLAP le lleguen al 80% y más de las familias venezolanas, debemos llenar ya los anaqueles de todos los expendios de alimentos y medicamentos que hay en el país y así, lo aseguramos, estaríamos en capacidad de decir que hemos derrotado, una vez más, a una oposición desesperada y traidora que su única misión al llegar a Miraflores es devolverle el país a las criminales corporaciones transnacionales que históricamente lo han expoliado y martirizado a nuestro pueblo.

De manera que la situación sólo la vislumbramos solucionable en el más corto lapso si se le aborda desde la decisión de disponer de mayores recursos para eliminar de cuajo el desabastecimiento y paralelamente, eso sí, reordenemos en términos de la mayor severidad los mecanismos de fiscalización y control que impidan que los funcionarios que sean destacados para cumplir las tareas de contraloría sobre las distintas fases de solución a la problemática, garanticen la idoneidad y transparencia de sus ejecutorias.

Vale recomendar que los integrantes de esos equipos sean rotados periódicamente por lapsos que no sean muy largos y sus tareas sometidas a revisiones periódicas sorpresivas y bien rígidas. Esta sugerencia va también dirigida a los altos mandos de nuestra Guardia Nacional Bolivariana, básica y esencialmente para que se adopten iguales prácticas respecto de los integrantes de las guarniciones instaladas en nuestras fronteras, incluyendo puertos y aeropuertos, pues por todos esos puntos de salida del país los contrabandistas, al parecer, como que continúan haciendo de las suyas. Por supuesto, para el caso de la frontera con Colombia, es demasiado importante que no se baje la guardia en las tareas de inteligencia que permitan detectar el uso de rutas clandestinas, de manera que sean destruidas sin pérdida de tiempo y llevados a prisión a los responsables de abrirlas.

Tenemos que hacer hasta lo indecible para acabar de una vez con estas enormes colas que se producen para la compra de los alimentos y eso lo lograremos con nuestra propuesta, mientras se levanta la producción en niveles requeridos, así como estamos obligados a superar, sin más dilaciones, la falta de medicamentos, muchos de los cuales son vitales, pues no podemos, bajo ningún respecto, que se sigan manteniendo confundidos en sus casas la inmensa cantidad de venezolanos que optaron por abstenerse en las elecciones del pasado 6 de diciembre o aquellos que bien confundidos, decidieron votar por la fórmula de la oposición y, por supuesto, menos aún, que a ellos se agreguen muchos otros…


(1) Es preciso resaltar que hacemos cola en un sector de clase media alta, como los es la Urb. Macaracuay, área relativa cercana a nuestro domicilio, específicamente en los supermercados Excelsior Gama y el Bicentenario, aun cuando es sabido por todos que a esos establecimientos acude gente de todos los estratos sociales.

(2) Ver Gaceta Oficial No. 40048 del 12/11/2012: DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

(3) Hace dos semanas compramos el kilo de caraota negra en Bs. 1.800,00 y esta semana su precio lo subieron a Bs. 3.000,00, el café estaba en Bs. 1.600,00 y ya subió a Bs. 3.600,00, la panela de papelón que estaba hace cuatro semanas en Bs. 650 ya lo elevaron a Bs. 1.300,00 y así ocurre con cualquier producto que se nos ocurra seleccionar.

(4) Esto es perfectamente verificable si enviamos a un equipo, al menos periodístico a la ciudad de Cúcuta y poblaciones vecinas para que veamos en los negocios y calles de esas urbes, enormes cantidades de esos productos que no conseguimos en el país. Ojalá que el camarada Ministro Marcano de Comunicación e Información nos lea y tome la decisión de que el Canal VTV adelante ese trabajo, el cual nos traería la verdad de lo que allí sigue aconteciendo, no obstante que "oficialmente" tenemos la frontera cerrada con nuestro hermanos país…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2606 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a229982.htmlCd0NV CAC = Y co = US