Aventis

Rentismo petrolero o irse al campo

Los criterios sobre rentismo petrolero, debe afrontar un conjunto de ideas para la transformación social y, no para crear consignas que determinen una postura ideológica desigual en la geopolítica mundial y Latinoamérica. Lo cual, viene incidiendo en una confrontación que nos ha llevado al rompimiento de un conjunto de bienes patrimoniales y que ha roto las ventajas competitivas de nuestra educación que nos viene llevando al colapso y el modelo cubano no ha sido benevolente con  nosotros, porque los valores del Capital Social Cubano es interpretado en otros términos y sus políticas públicas, son más de consenso.

Olvidamos, que nos encontramos en un tiempo postmoderno de nuestra historia y debemos ir al mercado internacional con nuestra producción y no estar creando y permitiendo corporaciones de maletín que dañan nuestra economía interna. Insistimos, en tener amistad con países que literalmente son nuestros enemigos y que en nada nos favorecen por su lejanía en la captación de un mercado más ágil.

Las colas y los desarreglos financieros no es el producto de una Guerra Económica, sino, es la acción de factores nefastos a nuestra cultura aborigen milenaria y al proceso de descentralización que se adoptó en el pasado y que nuestro Comandante Hugo Chávez Frías, acopló a los nuevos tiempos. A esta supuesta Guerra Económica y financiera se le agregaron los bachaqueros y algunas líneas de mando militar que controlan y vigilan la llegada de gandolas y camiones con alimentos e insumos a los puestos de venta para beneficiar al pueblo, que todavía ignora muchos detalles de la realidad nacional.

Se viene creando distorsiones en el mercado local, por carencia de una cartera pública de financiamiento reciproco. El consumidor, está más ansioso por los determinantes políticos que determinan su erosión  en el sueldo y captación de productos básicos. El gobierno, viene caracterizándose por tener oídos sordos al clamor popular, pero, no se le escucha a revolucionarios ávidos en economía, ya que las políticas públicas  se encuentran individualizadas y las estadísticas son ignoradas y no mostrada en público.

Hay que rediseñar los nuevos proyectos. Bajar las pasiones y los riesgos- país.  Es necesario escuchar al pueblo y resolver sus demandas, la suerte nuestra, no es el petróleo, sino la producción y la agricultura.

Necesitamos más financiamiento, aunque nos resulte costoso. El venezolano, trabaja con fondos prestados a cualquier nivel.

Más allá de las contracciones económicas, debe existir una economía que maneje sus flujos de cajas en base a una plataforma tecnológica acorde con  el contexto en que nos manejamos.  Los portafolios bursátiles deben ser manejados por gente conocedoras del ramo, fuera de todo dogmatismo y frenesí ideológico.

Hay que romper la cascara y regresar a una realidad cierta de nuestros tramos socioeconómicos.

Dejemos de financiar a tanta gente que no quiere trabajar por el país, basta de parásitos, debemos ofrecer una economía en tiempo real que va desde la congelación de precios en la canasta diaria. Necesitamos aumentar las ganancias en dólares y aportarle al nivel sanitario, las enfermedades en el pueblo se aceleran por carencia de fármacos y los enfermos de cáncer aumentan porque las transnacionales operan sus fábricas sin regulaciones del Estado sobre algunos productos químicos utilizados, por ejemplo, en la elaboración de azúcares y plástico.

Deseamos un cambio y una mejor perspectiva al país, el presidente Nicolás Maduro necesita del apoyo de cada venezolano, enraizado en un solo sentimiento común, la patria de Los Libertadores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 875 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a224157.htmlCd0NV CAC = Y co = US