La telefonía celular controlada por la mafia del "bachaqueo"

Recientemente escribimos sobre el paraíso de las mafias en que se ha convertido el estado Bolívar, donde cunde la preocupación ante el avance de la delincuencia organizada. Pudiera pensarse que exageramos, pero es la triste realidad. cada día nos encontramos con nuevos movimientos delictivos, cuyos actores ni siquiera disimulan su accionar.

Actualmente lo más fuerte es "El bachaqueo", a través de esa práctica delictiva vienen floreciendo establecimientos para la especulación, que no tienen registro fiscal y por supuesto no pagan ningún impuesto, pero a su vez se erigen en recaudadores, para esquilmar hasta el máximo a quienes por necesidad tienen que recurrir a esos engendros del delito, que se enriquecen a costa del robo en contra de sus iguales.

El caso más emblemático aquí en Ciudad Bolívar es el de la telefonía celular incluyendo Movilnet, que ha sido la primera presa de las mafias. Comencemos por los teléfonos que producen las fábricas del estado venezolano, hace años que esos equipos son una joya inalcanzable, para quienes no tienen disponibilidad económica abundante, puesto que los agentes de Movilnet, cuando ofertan estos equipos, ponen mas condiciones para su venta, que el FMI, cuando ofrece rescate a un país en desgracia.

Comienzan, porque no lo venden sin línea, tiene que hacer los contactos para que le otorguen el cupo y su pago tiene que ser mediante tarjeta de crédito con suficiente solvencia.

Pero lo más indignante, es que para mantener la carga de su equipo, tiene que someterse a la voluntad de los delincuentes que le cobran veinte bolívares, por cada cien de carga, cuando de trata de recarga electrónica y si son tarjetas, diez bolívares adicionales sobre el precio de cada lámina.

Esto ocurre, porque escasean los negocios legales, que recargan y mercadean tarjetas dentro de la legalidad y muchas veces no tienen los plásticos, porque los distribuidores no les surten a tiempo o son limitadas las cantidades que les venden, pero en cambio abundan los sitios, donde colocan la calcomanía de Movilnet, Digitel o Movistar, que venden recarga y tarjetas, pero en las condiciones ya descritas y eso ocurre ante la vista gorda de las autoridades, que debieran combatir esta actividad delictiva.

Bueno es señalar que por lo general en esos "establecimientos", encuentra también los productos que generalmente no están disponibles en el mercado y están a su disposición, siempre y cuando esté dispuesto a pagar diez o mas veces lo que cuesta legalmente el producto. Es tal el descaro, que incluso colocan sus correspondientes avisos: Ojo: se cobra diez bolívares adicionales, por tarjeta y por recarga.

En los mercados municipales, abundan los puestos de buhoneros de alimentos, que a parte de robar al consumidor, ponen en peligro su salud, porque tienen a pleno sol productos, como aceite, margarina y otros cuyos envases tienen capas de preservativos, que con el calor se malean y contaminan los alimentos. En este paraíso para las prácticas ilegales, hasta la telefonía celular está en manos de la mafia del "Bachaqueo".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3291 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: