Bachaqueo y Contrabando

Cuando salimos de una estación de metro y vemos los artículos que nos faltan en manos de buhoneros y con unos precios exorbitantes, no podemos dejar de sentir frustración y rabia hacia ese nuevo protagonista del Golpe Suave: el Bachaquero.

A ese bachaquero que tiene papel, jabón, desodorante y harina de maíz precocida le echamos toda la culpa de la crisis y la escasez. Son culpables de las grandes colas en el Bicentenario y Pdval donde compran mercancías para revender al propio pueblo.

Sin embargo, al analizar el problema debemos ver más allá de lo local y más allá del buhonero. En el país existen tres grandes cadenas que manejan alrededor del 90% de la distribución. La principal cadena es Ansa, la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios, luego está la cadena Makro-Mikro y después la cadena nacional conformada por los Bicentenarios y Pdval. Las dos primeras son responsables, junto con la estatal, de hacer llegar los alimentos y bienes a nuestra población. Sin embargo es común ver que en los supermercados de ANSA y en los Makro-Mikro no se consiguen ciertos productos que tienen que ser abastecidos por la cadena pública, generando una gran demanda y presión sobre la misma.

Por otro lado, el grave problema de abastecimiento que padece el país es directamente proporcional al abastecimiento pleno que se observa en Colombia y el Caribe, producto del contrabando que sufrimos a diario. ¿A quienes beneficia el contrabando? ¿Son las cadenas Ansa y Makro-Mikro responsables del Contrabando? ¿Hay una gran coordinación entre productores como Alimentos Polar con las cadenas de distribución privada para desviar las mercancías hacia el contrabando? Las enormes cantidades de mercancías que se descubren con frecuencia como parte del contrabando y del acaparamiento sugieren que, efectivamente, existe esa gran coordinación, la cual se aprovecha también de la corrupción para sacar del país con impunidad los alimentos que el pueblo venezolano está necesitando.

También es conocido que las grandes cadenas de distribución privadas tienen beneficios tanto económicos como políticos con el tema del contrabando, mientras que la gran perjudicada es la red de Bicentenarios y Pdval. Los contrabandistas del país son los verdaderos bachaqueros que impiden que lleguen los artículos a los anaqueles de los supermercados tratando por esa vía de generar el caos y acusar al Gobierno de la crisis.

No es casual, y debemos siempre recordarlo, que Venezuela a pesar de poseer las más grandes reservas de petróleo del mundo y las más grandes reservas de oro de Latinoamérica, sin embargo, tiene un riesgo país mayor que el de Grecia o el de Puerto Rico.

Insistimos en que el contrabando y el bachaqueo son acciones que se encuentran dentro del Golpe Suave y la Guerra Económica propiciado por el Imperialismo. A estos se unen los saboteos de algunas empresas productoras privadas que trafican con divisas, desvían la producción y conspiran contra nuestro Gobierno. También debemos, en ese contexto, agregar la permanente agresión de las agencias informativas como CNN, de los conflictos internacionales en los que nos quieren sumergir empresas como Exxon, la traición permanente de agentes del Imperialismo como María Violencia o el Monstruo de Ramo Verde, y las atroces acciones del paramilitarismo en el país.

Todo esto es, de manera global, la situación en la que se encuentra nuestra Revolución, luchando en muchos frentes, pero contando siempre con las enseñanzas y la fuerza de nuestro Comandante Supremo, de nuestro Presidente Obrero, del Poder Popular y del Partido de la Revolución, el PSUV. No podrán derrotar la Revolución ni van a impedir que podamos construir nuestro Socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1353 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor