"Ventanilla única" de San Francisco

La administración pública venezolana alberga aproximadamente el veinte por ciento de la población económicamente activa, lo cual nos ubica entre los países latinoamericanos con más empleados públicos. Tal porcentaje per se, nos debería definir como un país de alta eficiencia y eficacia en la gestión pública.

No obstante, contradictoriamente aún perviven las sombras del burocratismo en muchas instituciones. Esa herencia cultural que socavó los cimientos del comportamiento social y que se expresan en una larga lista que cada quien hemos jerarquizado según nuestras experiencias. La inatención, el retardo en los procesos, el matraqueo, son algunas de los nombres que conforman tal lista. Y como no son categorías abstractas, debe señalarse por ejemplo, por ser “secretos a voces”, que la matraca está presente cuando venden tras bastidores las líneas telefónicas en CANTV; asimismo, que los retardos son recurrentes en los procesos para la adjudicación de pensiones en el Seguro Social, tranca del funcionario para usufructuarse en el ejercicio de sus funciones.

A leer estos inventarios pareciera que el gobierno bolivariano no ha hecho nada en esta materia. Pero bien sabemos que el mismo Chávez fue el primer paladín en la lucha contra el burocratismo, por ello entre otras tantas iniciativas, en 2008 lanzó el Decreto con rango, valor y fuerza de ley sobre Simplificación de Tramites Administrativos, que no fue promovido cabalmente para su conocimiento dentro de muchas instituciones, y donde lo conocieron, lo violentaron por las mismas razones de siempre: mantener estafermo la administración pública para aprovecharse de ella.

En consonancia con el espíritu del decreto prenombrado, el año pasado entró en vigencia la Ley de Simplificación de Trámites Administrativos (LSTA), propuesta por Dante Rivas, autoridad única nacional en Trámites y Permisología. Pero la multiplicidad de factores que complejizan la coyuntura actual, pareciera invisibilizar tales esfuerzos.

En ese contexto, donde al gobierno nacional se le imposibilita asir todos los elementos para combatir los vicios resultantes del burocratismo, es que adquiere relevancia la “Ventanilla Única” del Municipio San Francisco del Estado Zulia. En ella se articulan los organismos municipales a fin de que de modo expedito los usuarios hagan los trámites que requieran en un solo lugar y sin “alcabalas”.

La gente requiere ser bien atendida, hecho que contribuye en la fundación de una nueva ciudadanía. Atendida de modo apropiado, en la recepción atenta a sus planteamientos, en el procesamiento y resolución diligente de su solicitud; así como brindarles espacios cónsonos para aminorar incluso, las barreras psicológicas que un usuario enfrenta cuando inicia una tramitación. Y eso pasa en la “Ventanilla Única”. Lo vivencié y lo he escuchado en crónicas recientes de usuarios de ese servicio. El miércoles vi a Maritza y a Thais, mis amigas de décadas, complacidas con la atención bridada por el personal y por el Director de Geomática, Jairo González y el Director de la “Ventanilla”, Sergio Arias.

Este esfuerzo del gobierno municipal, es necesario reconocerlo sin mezquindades. Es necesario criticarlo para mejorarlo cuando lo amerite. Es necesario colocarse también en los zapatos de Sergio, tal como me dijo que hacía cuando alguien llegaba solicitando una solución. Pero también, más que necesario es urgente en esta actualidad, que todo el equipo de la “Ventanilla Única”, así como otros que integran cuerpos e instituciones del Estado que se esmeran por cumplir correctamente los preceptos del buen funcionario, perfilen sus esfuerzos para abonar el camino de la transformación social, anclar el hacer presente en la mira hacia adelante y reflexionar en torno a la advertencia lapidaria de Chávez al referirse a la gestión del Estado. Decía: “Pidiéramos estar haciendo las cosas bien, pero no lo suficiente para construir el socialismo”.

Ante lo cual vale la pena preguntarse: ¿Qué es lo suficiente que nos falta hacer en lo personal y colectivo para construir el socialismo? He allí la apremiante discusión.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3295 veces.



Aquileo Narvaez Martínez


Visite el perfil de Aquileo Narvaez Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: