¿Productos regulados realidad o ficción?

Desde hace varios años el Presidente Chávez reguló los precios de muchos productos de la canasta básica, esto para proteger el salario y asegurar su consumo para todos los venezolanos. El Presidente Maduro le ha dado continuidad a esta política. Ahora bien, desde hace dos años la especulación, acaparamiento y desabastecimiento ha creado un clima en donde los productos regulados son contrabandeados hacia Colombia o bachaquedos (acción de ir de supermercado en supermercado para obtener la mayor cantidad de productos y luego venderlos con sobreprecio) en el país.

Vemos con preocupación como Mercal y PDVAL no llega al pueblo por la corrupción y burocracia presente en estos organismos. Ante este panorama pareciese una ficción la regulación de precios, pues es casi imposible conseguirlos en esas condiciones. Escribo este artículo, pues salió la noticia que el SUNDDE, "ratificó el precio justo de la carne en 250 bolívares el kilogramo, fijado en febrero pasado. Según la providencia administrativa Nº 052/2015, de fecha 01 de junio de 2015". Pero allí es donde la ficción supera la realidad, pues no se puede estar más lejos de lo que sucede en el país. La realidad es que en supermercados, carnicerías y abastos solo se consigue la carne al módico precio de 650 bs y más. El precio regulado del pollo es de 65 bs por kilogramo, pero uno lo debe comprar a más de 200 bs el entero, la pechuga a 500, y el filete a más de 600 bs. Qué salario mínimo puede aguantar un mes con estos precios. Y resulta que las medidas implementadas por el gobierno no garantizan la adquisición de los productos de la dieta básica a precios justos. Para lograr obtener algún producto de los regulados hay que realizar una odisea de supermercado en supermercado y calarse enormes colas. Hoy no solo los regulados ha desaparecido de los anaqueles de los establecimientos, una variada gama de productos son imposible de ubicar.

Desde principio de año el Presidente viene amenazando con anunciar políticas que normalizarían el comercio de los productos de primera necesidad, pero nunca lo hace. De verdad que urge sincerar la situación de alguna manera. Apliquemos el peso de la ley a los especuladores y acaparadores, saneemos los cuerpos de seguridad, pues en parte avalan todas estas aberraciones, despleguemos el SUNDDE en todos los rincones de país, pero eso sí con gente honesta que no termine inmersa en toda la maraña de perversiones y componendas como hasta ahora.


Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1421 veces.



Johnny Alarcón Puentes

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.


Visite el perfil de Johnny Alarcón Puentes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: