El verdadero rostro del Dólar Today = Especulación, facturas chimbas, corrupción burocrática fiscal y deficiente control de precios

No es ninguna diatriba alarmista, es que está en juego el equilibrio económico con sus imponderables consecuencias dañinas para todos, menos para nuestros adversarios imperiales. Los comerciantes no marcan los precios justos en sus facturas. Acomodaron a su arbitrio las cajas registradoras

 La mejor y más conveniente forma de revalorizar nuestra moneda es la supresión de importaciones pagaderas en dólares, e ir sustituyendo aceleradamente la mayor cantidad de mercancías que todavía seguimos comprando con esa divisa[1].

Si a ver vamos, la especulación está inscrita en las políticas del   mercadeo capitalista, independientemente de que los comerciantes salten la normativa legal; ya sería cuestión, por parte del Estado, de aplicar  oportuna y eficazmente las sanciones correspondientes para evitar el caos o desequilibrio económico[2].

Esas medidas han venido implementándose aunque no con la velocidad que la situación actual amerita  debido a la nula colaboración confrontada con la empresa burguesa nacional, la misma que sin colaborar para que ingresen más dólares al país, por el contrario, hasta ahora ha diseñado  e implementado  variados y exitosos mecanismos comerciales y financieros para exportar dólares por la vía de una CADIVI genuflexa o pendeja, o cómplice de EE UU, si a ver vamos, con los cuales dedicarse,  según lo confirma el gobierno,    a ofertarlos   y a marcar precios exagerados  en la página "Dólar Today".

El Sucre, las importaciones de otros polos de desarrollo mundial, y algunas técnicas productivas que ahora nos pertenecen han sido medidas largoplacistas dirigidas a regular de hecho el dólar como medio exclusivo de compra y pago de nuestras importaciones.

Como su nombre lo indica, la moneda fiduciaria, o sin respaldo en metales preciosos, declara subrepticiamente un poder adquisitivo volátil, tanto como si las monedas y billetes fiduciarios dijeran en sus   leyendas: El Banco Central de Venezuela no garantiza el valor real o poder adquisitivo concreto de ninguno de sus billetes ni monedas de la calderilla, y agregara: todo dependerá de su paridad frente al dólar. Como si dijeran: Tenga fe, fe y más fe en su poder adquisitivo.

Curiosamente, hasta los estudiantes incipientes de las escuelas de Economía se preguntan: ¿cómo es que, supuestamente,  mientras de hecho el dólar pierde valor real en el resto del mundo, aquí en Venezuela todos los días se revaloriza frente a un Bs.F. que cada día vale menos frente a  esa divisa?

Por otra parte, se ha volcado bastantes letras en estos medios y en otros acerca del tema de la devaluación del bolívar. De poco o de nada han servido los alegatos, criterios o apreciaciones de los revaluacionistas de nuestra moneda.

 Efectivamente, el llamado dólar paralelo, con su carga de efectos perversos sobre nuestra economía, provoca diariamente más devaluaciones, y todavía no se sabría cuándo se detendrá esta pérdida de poder adquisitivo ya que, por el contrario, se ve convalidada con cada ajuste salarial que generosamente el gobierno viene realizando, ante ajustes salariales que no vienen acompañados de una severa regulación general de precios.

Así las cosas, mal podría esperarse otros resultados si la moneda que marca la paridad de la nuestra  está siendo lanzada al mundo para pagar compromisos comerciales y financieros, sin que su volumen  pueda modificar  en un ápice su  poder de cambio, por la sencilla razón que el dólar sigue siendo la moneda que nutre las finanzas  de países como el nuestro. De cajón que ningún gobierno  podría hacerle perder poder adquisitivo a un dólar que representa casi 90% de sus  recursos fiscales que en buena medida sirve para cubrir las ingentes importaciones que por ahora no terminan  de ser reemplazadas con importaciones de otros países o por bienes hechos en casa.

Además, de muy poco sirven nuevas medidas si definitivamente no se sanciona el uso del precio de un dólar que no está oficialmente permitido. Si un comerciante aduce haber comprado al precio del “dólar paralelo” o dólar chimbo, o dólar ilegal,  ese comerciante, decimos, está incurriendo en un delito financiero, así de sencillo, porque los dólares del marcador  “Dólar Today” son dólares ilegales o ingresados al país por la vía del contrabando.   

24/05/2015 08:36:47 a.m.


[1] La primera medida revalorizadora de nuestra moneda fue la del ALBA o el rechazo radical  del ALCA.

 

 

[2] “Mano de hierro”, solía decir el Presidente Chávez; sin embargo, por ahora, en lugar de hierro, pareciera que esa mano ha sido de bronce en el mejor de los casos, porque así lo demuestran el excesivo protocolo fiscal, los enchufados del legado Puntofijista revestido de rojito, y, por qué no decirlo: un temor exagerado al rompimiento de la paz por causa de sanciones severas que pudieran tomarse ante tamaños delitos atentatorios contra toda la economía nacional. Cuando Maquiavelo y Malthus aconsejaron  medidas extremas, no lo hacían para corregir males de poca monta. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2925 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: