Plusvalía y corrupción

En España esta sonando como una amenaza a lo establecido el nombre de Pablo Iglesias el cual basa su popularidad en las denuncias sobre las practicas corruptas de una sociedad donde la realeza esta incursa en el arte de usar el Poder para la sucia marramuncia “plebeya”.El caso es que ya no se trata de tomar la explotación  del hombre por el hombre y medir las injusticias  desde el campo de la burguesía y los trabajadores para exasperar la paciencia popular si no que se trata con mucha fuerza  de algo extraño a las ideas de los siglos anteriores  donde básicamente había un desequilibrio permanente entre burguesía y trabajadores. Bajos salarios y muchas ganancias para el señor Burgués. Parece ser que ahora hay una estabilidad  -no equilibrada- entre la población y los Estados capitalistas que se rompe por efecto de la condenada corrupción la cual es en nuestros días mas condenable a los ojos del pobre que la propia presencia del explotador. Los movimientos  ocurridos en el mundo árabe así como en otras partes del mundo se caracterizaron por la indignación nacional ante la corrupción de los gobernantes lo cual en cierta forma  también genero la caída de la Unión Soviética  y de los países de Europa Oriental  que habían tomado el burocratismo como método para dirigir la sociedad con la consecuencia de la corrupción en grande practicada por los burócratas.

Sin duda, es mas odiado el corrupto que el mismo burgués en las sociedades donde la explotación del hombre se  hace extrema porque a fin de cuentas el depravado  no contribuye para nada con la población. El burgués por lo menos le da al explotado el salario mínimo para mantenerse en pie y seguir trabajando para su comida pero en un sistema donde prevalece la corrupción  la miseria se profundiza sin importar la suerte de nadie. Hoy día en nuestro país se viene conociendo de hechos contra la Cosa Publica realmente lamentables y bochornosos que atentan contra la salud  física y mental de todos los venezolanos  como ha ocurrido con  el sonado Caso CADIVI y la desaparición en vapores de la corrupción de VENTICINCO MIL MILLONES DE DOLARES  los cuales a la luz de las cuentas nacionales para el día de hoy hacen falta extrema para el equilibrio en estos registros para regular la vida administrativa del propio Estado Socialista el cual se encuentra comprometido  entre deudas impagables y falta de divisas por la baja en los precios del petróleo para importar alimentos  y medicinas en abundancia para cubrir el déficit actual. Dada esta situación se enardece el hombre pensante y las soluciones más disparatadas  no se hacen esperar para correr de boca en boca no ya como arma de la derecha si no como venganza aun de los revolucionarios más honestos. Y como dice el dicho: “El veneno a la larga mata” mas cuando se producen estas cosas y no aparece el castigo ejemplar para los identificados como “boliburgueses” a los cuales se les asignaron estos dólares para su uso lo cual hasta se dice sirvió para comprar periódicos, empresas y hasta emporios turísticos en el exterior. Esto es corrupción incontrolada y generada desde el Poder lo cual tendrá a la larga consecuencias terribles si no hay corrección para la Republica.

Esta comprobado que la corrupción paga en dólares pero no en votos ni en tranquilidad ciudadana por lo que debe ser convertida en prioridad nacional su destrucción para renovar la confianza en el socialismo llevando a la cárcel a los señalados en estos casos  y además depurar el Gobierno de ellos en donde se encuentren sea en las Fuerzas Armadas  o en los Partidos .No es difícil si hay tantos ostentando riquezas con Rentas Presuntas escuálidas. En estos tiempos la corrupción es un purgante que lava circunstancias proletarias y ciegan al apasionado.Peligro mortal.

*Economista

 

[email protected]  [email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1268 veces.



Antonio Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor