¿En qué consiste tener conciencia de clase?, ante las máscaras de la burguesía

Desde un principio, la derecha acusó de divisionista al Presidente Hugo R. Chávez F., lo catalogó como divisor  de la sociedad. Argumentaban, y todavía hay algunos que lo siguen afirmando, que antes de su llegada todos vivíamos en paz, unos más pobres que otros, y otros más ricos que otros, pero sin enemistad ni antagonismos declarados como clases apartes.

Es que, mientras los esclavistas exhibían su crueldad humana o explotación sin contraprestación alguna en favor del esclavo; mientras los feudales del medioevo eran los dueños presenciales de las tierras y demás medios de producción, los burgueses se cuelan y hasta proceden  solapadamente de entre los mismos proletarios.

Los aristócratas y los señores feudales no procedían de sus siervos ni de sus plebeyos. La demarcación de clases sociales resultaba evidente, así como también era inzanjable la condición de esclavo o la de siervo.

Por el contrario, en el capitalismo que nos ha tocado vivir, un proletario que se haga de algún capital dinero, independientemente de la forma de adquirirlo, esa tenencia de capital lo aburguesa: este proletario optaría por meterse a comerciante menor[1] y como tal pudiera prosperar y convertirse en un comerciante mayor para luego comprar unas acciones de capital  en compañías fabriles, comerciales o bancarias, y así dar el salto a su condición de burgués, o sea, pasar de trabajador a persona que sin mover un palo termina enriqueciéndose explosivamente; la conversión de proletario quedaría consumada. Como tal, un burgués, defenderá su condición de patrono y se le tendrá como benefactor de la sociedad, como ?dador  de empleos?. Esta es una de las máscaras que esconden a la clase burguesa e impiden la toma de conciencia por parte del explotado.  Porque nuestra sociedad se halla permanentemente configurada con entes explotadores (los capitalistas) y explotados (los salariados).Nuestra sociedad se halla formada por la clase burguesa-no trabajadora pero rica-y la clase proletaria-trabajadora y pobre.

Ocurrió que, a partir de los encendidos y populares discursos de Hugo Chávez, de su retoma y actualización de los ideales independentistas bolivarianos, afirmados exitosamente en la unión civicomilitar, se empezó a despertar el pueblo oprimido. Chávez, estimuló la toma de conciencia de las grandes masas de proletarios, a quienes hasta su llegada parecían estar puesto allí  por la acción divina de del  destino y hasta por de la Dios.

Hoy, las masas más humildes que hasta la llegada de Chávez estaban adormecidas y resignadas a sus miserias, a vivir en rancho de barrancos, a pedir limosnas, a enviar a sus pequeños a las calles como mendicantes, a adular parejo a los infatuados burócratas de toda índole, a corromperse a cambio de un pan, de un carguito subpagado en la Administración Pública, a la práctica  de labores insanas, en fin, a desvivir o  pudrirse en su miseria porque hasta ese día carecían de conciencia de clase; desconocían la figura de un explotador en cada comerciante, en cada patrono, en cada banquero, en cada burgués.

De allí que la toma de conciencia de parte del proletario consiste en darse cuenta de que no vivimos en paz ni convivimos entre amigos; que no le trabajamos a ningún benefactor que tenga  como suya o abra una fábrica o un comercio o un  banco que sólo enriquezca al capitalista correspondiente, mientras el asalariado entra y sale pobre de cada empresa burguesa donde pasa los mejores años de su vida.


[1] Despectivamente conocidos como comerciantes informales, buhoneros, quincalleros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1446 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: