El espíritu navideño 2013 no le entró a los comerciantes del Litoral (II)


Escribo esta segunda crónica el día 25 después de haber desayunado con arepas,

aguacate y ensalada, que todavía había sobrado, de la cena navideña que hicimos mi

compañera y yo en el “espartaco” que le asignara, a mi hermana mayor, la Gran Misión

Vivienda en Catia la Mar.

El día anterior habíamos salido de compras con tres objetivos: 1,- Conseguir un ciber para

enviar a las páginas web, ensartaos.com.ve y aporrea.org, de lo que ya había escrito

del día 23. Di mucha vueltas y no tuve suerte, todos estaban cerrados. 2.-Adquirir los

ingredientes para hacer una ensalada que acompañara las hallacas que nos dejó mi

hermana en el congelador. Y 3.-Comprar un cargador para mi celular “vergatario”, pues lo

dejé olvidado en Mérida y la batería ya estaba 90% descargada.

Para cubrir el objetivo 2, los comerciantes, buhoneros y todo aquel, al cual nos les

acercamos para comprarles algo, nos atracó como les dio las ganas, pero teníamos

que hacerlo, pues debíamos celebrar nuestra cena navideña y tuvimos que bajarnos de

la mula sin rechistar: Un pollo mediano al cual le quitaron la piel y picaron Bs. 150,oo; las

cebollas a Bs. 100,oo, una botella de sangría Bs. 125, unas latas de cerveza a Bs. 17,oo c/

u, un potecito de mayonesa Bs. 35,oo y así sucesivamente pagamos el doble o el triple

por encima de los precios regulados o los que aparecían en los envases. En una bolsa de

plástica que soporta hasta 5 kg de peso, llevaba productos por los que había pagado

más de Bs. 2.000,oo.

Sobre el objetivo 3, tuve la suerte de conseguir una tienda de Movilnet que me cobró Bs.

80,oo por el cargador, no sin antes haber intentado con varios buhoneros, los cuales me

lo ofertaron a Bs. 140,oo. Cuando les explicaba que mi vergatario, me había costado

Bs. 25.oo y que me parecía exagerado el precio del simple cargador de su batería, se

molestaban. Uno de ellos me espetó, que él antes compraba las empanadas a Bs. 5,oo y

ahora tenia que pagarlas en Bs, 20,oo

Logrado los objetivos nos dispusimos, durante toda la tarde, a preparar nuestro almuerzo

y la cena, habíamos intentado almorzar en un restaurant y cuando vimos el menú, nos

retiramos discretamente sin emitir juicio sobre sus precios. Si algún lector me tacha de

pichirre, debo recordarle que vivo del salario mínimo que me paga el Seguro Social y estas

vacaciones las estamos disfrutando con los dos meses de aguinaldo que nos pagaron-
un día de salario mínimo llega casi a los Bs. 100,oo (igual al valor de un kg. de cebolla)-

Es la primera vez, en 29 años de estar juntos, que mi compañera y yo pasamos unas

Navidades a solas, Queríamos vivir esa experiencia y la logramos. Habíamos prometido

eludir los intercambios de regalos y a toda manipulación consumista de los comerciantes

especuladores y allí estábamos los dos juntos batallando para poder cumplir lo prometido

a nosotros mismos. Ningún vecino tocó nuestra puerta y tampoco nosotros lo hicimos.

Los familiares y amigos nos estuvieron enviando mensajes navideños todo el tiempo y

a través de los celulares mantuvimos unas nutridas comunicaciones con todos ellos.

Así que eso de estar solos en verdad, hoy en día es casi imposible. Juntos cenamos, nos

tomamos unas copas, apagamos los celulares y nos acostamos a las doce para que el

niño Jesús naciera sin ninguna interrupción. Continua….

Juanveroes64@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1406 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: