El poder oculto de los corruptos

En Venezuela, los corruptos se hayan “agazapados” a través de toda la sociedad. En especial en los partidos políticos hay vasos comunicantes entre picaros sin importar para nada la condición militante en determinada ideología porque sin ética el dinero se convierte en el mejor enlace entre estos. Cuando observamos una censura “invisible” contra algunas personas conocedoras del sistema delictivo y con el valor ciudadano para la denuncia en publicaciones “revolucionarios” donde la crítica y la verdad deberían ser lo esencial no debemos extrañarnos porque la mano peluda de la complicidad está presente debajo de consideraciones pueriles sin ninguna relación con lo expresado. Lo más terrible para los amantes de la putrefacción administrativa son los denunciantes con conocimiento de causa razón por la cual la saña burocrática y de sus aliados persigue y difama al honesto activo porque no acepta rebeldía desde los niveles medios principalmente donde se tramita y ventila la parte técnica de los “guisos”.

La observación actual de la negación a la crítica no se detiene ante nada y por eso se ha recurrido a la macro censura por “mampuesto” comprando ciertos medios cuando era imposible callar a ciertos personajes lanzados al ataque contra las irregularidades administrativas y sus actores. Más fácil poner mordaza a la micro denuncia se aplica con fuerza en todos los sectores donde la opinión es la esencia de su función y se dedica a señalar a los depravados. Estas prácticas no son nuevas porque el sistema de corrupción administrativa es uniforme y los que ayer fueron hoy siguen siendo los amigos, asesores, socios, etc de los nuevos “profesionales” de la delincuencia fiscal organizada. Es obvio que muchos de los “revolucionarios” no eran enemigos del CAPITALISMO sino por el contrario ansiaban su inclusión en la trama delictiva para sin trabajar convertirse en CAPITALISTAS en lo cual muchos han tenido éxito total.

Ahora bien, así como se recurre a la negación a los HONESTOS ACTIVOS se produce un fenómeno contrario para proteger e impulsar las actividades de los marramuncieros los cuales son presentados como “HOMBRES NUEVOS” cuya santidad atrae la envidia de los opositores al gobierno por su calidad, inteligencia y dedicación hacia la transparencia .

En conclusión podemos darles el galardón de la hipocresía a estos defensores de la libertad de prensa a estos defensores del autoritarismo presentes en medios supuestamente críticos .


fiorivster@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



Antonio José Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor