La batalla contra la corrupción de la revolución bolivariana

La corrupción es un mal inherente al sistema social en donde la apropiación y el robo se revisten de legalidad y "justicia"... La corrupción es algo inherente al sistema capitalista y todo aquel sistema en donde existe la explotación del hombre por el hombre. En nuestros días, no solo se trata de la explotación y apropiación de la fuerza de trabajo de nuestros semejantes, sino de la apropiación de las riquezas de la madre naturaleza. Es así como el imperio se apropia por distintas vías de la riqueza de los pueblos que en medio de chorros de petróleo, minerales de distintas características y todo tipo de recursos, sus habitantes mueren de hambre y enfermedades, son muertos y hambrientos del capitalismo. En el sistema legal internacional del capitalismo la expoliación es “algo normal”, en ningún momento nadie se pregunta el por qué de estas cosas, simplemente nos enseñan a obedecer una especie de "ley divina" en donde los pobres y excluidos están hechos por la mano de dios para ser esclavos de un puñado de capitalistas que se apropian de su fuerza de trabajo y de las riquezas del pedazo de tierra donde le tocó nacer y que no sabe si le es posible morir, porque hasta la muerte es un negocio en el capitalismo.

En los tiempos de Marx se interpretaba el sistema capitalista como la acumulación en pocas manos de los medios de producción y el capital constante y variable, hoy por hoy viene a nuestra realidad un conjunto de elementos que para esos tiempos no existía; el incremento de la explotación de los recursos naturales para satisfacer un modelo económico desorbitado que no busca el buen vivir sino por el contrario busca contraponer a lo natural, a la sabia naturaleza la felicidad en la tierra, nos deshumanizan y nos convierten en algo parecido a las moles de concreto de los grandes centros comerciales, nichos del consumo capitalista. El capitalismo ha construido su paraíso bañándose en infinitas riquezas y el consumismo surge como un fenómeno presente en todas las sociedades del planeta, para satisfacer esa voracidad consumista la droga y la criminalidad pudieran competir en cualquier bolsa de valores del planeta con sus acciones al alza o a la baja, estos fenómenos no existían en tiempos del padre del socialismo científico y somos nosotros mismos los llamados a desentrañar estos acertijos de un sistema tramposo, corrupto y corruptor de lo más puro de la humanidad.

Como es lógico pensar, un modelo económico basado en la expoliación y el robo no puede sustentarse sino es por la corrupción, pero la corrupción es un negocio para el capitalismo, es fuente de empleo incluso, alrededor de ella se construyen castillos de dinero, influencias e intereses que mueven la economía e incrementan el PIB.

Cuando se utilizaron a los pueblos aborígenes para que traicionaran a su gente, cuando fueron utilizados en maracapana, sin duda se estaba llevando a cabo una operación de corrupción sin precedentes en nuestra historia, allí nuestros hermanos fueron utilizados y corrompidos, no sabemos con qué tipo de espejitos, pero fueron corrompidos para que se auto flagelaran y actuaran en contra de su propia gente y en contra de su futuro y el de la humanidad.

Durante la independencia ya sabemos en manos de quien termino arrodillado el León Apureño, José Antonio Páez, asimismo Santander en Bogotá y Juan José Flores en Ecuador, los Gamarra en Perú, entre otros... todos fueron corrompidos y la esperanza de los humildes se difuminó. Vino Zamora a levantar las banderas del adecentamiento del país, una bala asesina truncó esa posibilidad. Finales del siglo XIX y comienzos del XX nuevamente se plantea la batalla de recuperar la patria, nuevamente la corrupción se alzó con el éxito y la “estrella burguesa” fue Gómez a quien utilizaron a su antojo, como premio los hicieron ricos, una riqueza que ni siquiera disfrutaron. En el siglo XX los intentos nuevamente fueron ahogados por la corrupción, quien puede negarlo. Pero a finales del siglo XX y comienzos del XXI insurge Chávez, el gigante y nos invita de nuevo a recuperar la esperanza, pero el camino trazado choca con toda una cultura centenaria de traición y vicios que nos obliga a luchar contra un demonio de mil cabezas y con toda la maña aprendida en siglos de experiencia, en medio de esta batalla se fragua una permanente amenaza, incluso se piensa que le asesinaron y la amenaza continúa corrompiendo y corrompiendo, solo basta ver a los políticos de la derecha y sus recurrentes y sustanciosas “donaciones”.

No hay corrupto sin corruptor. No solo se trata de perseguir y encarcelar al corrupto, es menester conseguir al corruptor en su guarida, desarmarlo de su armatoste legalista y exponerlo como lo que es: Un bandido al igual que el corrupto. Estas reflexiones nacen a raíz del colosal esfuerzo que hace el gobierno revolucionario para combatir la corrupción, sin duda hay que llegar hasta el fondo, no se debe escatimar esfuerzos y creo sinceramente que esto va dirigido en ese sentido, no obstante, no basta con condenar al corrupto, se hace necesario acabar con el corruptor y con el sistema que hace de este flagelo "algo normal".

En el caso del fondo Chino-Venezolano se ha iniciado una buena tarea, los funcionarios están detenidos, ahora bien, ¿Donde están los cómplices que les facilitaron las cosas a estos corruptos? Asimismo con los corruptos de INDEPABIS, del SENIAT y otros entes que seguramente aparecerán tarde o temprano. En todas esas operaciones hay un corruptor, hay quien presta el nombre de una empresa, hay el que en contubernio facilita el acto de la corrupción, ese también tiene que ser perseguido hasta el infierno si es posible.

En el caso de los políticos de la burguesía implicados en ilícitos es menester, además de castigarlos con todo el peso de la ley, buscar a los empresarios o a esos generosos financistas que les extienden tan suculentos cheques, tan bandido es el diputado Caldera como el empresario Ruperti que lo soborna.

Uno de los flagelos que de manera más negativa impactan los nuevos tiempos es el tema del narcotráfico; los capitalistas conviven con este delito, para nadie es un secreto que la economía estadounidense se derrumbaría si por algunos días dejara de fluir toda esa cantidad de dólares producto de ese "negoción" que es el tráfico de drogas. El estado estadounidense es un estado narcótico, la DEA es el principal cartel de drogas en el mundo, el imperio financia guerras y conquistas de fuentes de energía con dineros provenientes de la droga...¿Qué relación hay entre el imperio y los políticos de la derecha en Venezuela? Sería ingenuo pensar que no existe esa estrecha relación, es más, hay una relación de dominio imperialista lo cual coloca a los operadores políticos de la burguesía nacional en una condición de subordinados de la mafia imperialista y todo esto se mueve en un mundo de corrupción.

En conclusión: cuando luchamos contra la corrupción estamos luchando contra el imperialismo, contra el sistema capitalista y eso conlleva a diseñar una hoja de ruta para que no se quede solo en la sanción al funcionario sino que se erradique el sistema que hace de la corrupción algo común, algo propio y "legal" para el sistema.

La batalla no es fácil, son muchos los intereses que están en juego, es la propia sociedad que se ha vuelto corrupta con la ideología capitalista pidiéndole todo el tiempo que consuma y consuma desaforadamente. Esto también incide en hechos cómo la inseguridad y la delincuencia. Estos fenómenos son males del capitalismo, en contraposición el modelo socialista que propugnamos nos lleva hacia una sociedad de hermandad, en donde los ciudadanos ante todo seamos hermanados por el hecho divino de ser seres humanos e hijos de dios. Solo en socialismo y en transición a un sistema superior el humanismo es posible. NO hay humanismo en el capitalismo y NO hay erradicación de la corrupción en el capitalismo, para lograr esta meta es menester ascender hacia el socialismo.

Como es previsible, en el momento que se ataque la corrupción en su causa, la burguesía vendrá con todo, se abalanzará contra el gobierno de Nicolás Maduro, tratará de acelerar su caída, buscará mil formas de infiltrarnos y penetrarnos. Esa gente que está siendo detenida por hechos de corrupción seguramente utilizaban una jerga revolucionaria, se ponían su camisa roja rojita, gritaban consignas contra el capitalismo y a escondidas hacían lo propio para “hacerse capitalistas”, en realidad no llegan sino a ser unos simples utilizados por el sistema.

Solo la consciencia, los valores y los principios revolucionarios son los que garantizarán que no caigamos en esta bendito "claroscuro" en las fauces del capitalismo. Algunos no caerán, otros lucharán contra este demonio hasta con las uñas, desgraciados los que se dejan tentar por el demonio capitalista, a partir de ese momento no serán sino zombis.

Esto pasa sin duda por la consolidación y elevación del pueblo, la consciencia del deber social, del deber humano sería mejor decirlo, que combata las trampas infernales del capitalismo, la traición y la corrupción. El fortalecimiento del PSUV es vital; desde las UBCH hasta la dirección nacional deben existir los canales para combatir hasta la muerte a la corrupción.

Por cierto, en medio de la batalla del próximo 8 de Diciembre por las alcaldías, a esos niveles de gobierno local hay muchos cuestionamientos, salvo excepciones muy dignas, el equipo de alcaldes debería ser cambiado casi en su totalidad, no es un problema solo cuantitativo sino cualitativo; buscar allí en las catacumbas, a los más humildes y modestos, a los camaradas que luchan con las uñas, sin estarse buscando financistas, sino con el esfuerzo colectivo. Esos así deben ser tomados en cuenta, más allá del mecanismo de selección que no es perfecto, lo que debe motivar la decisión de alguien ser alcalde o alcaldesa es el compromiso en la batalla contra la corrupción, logrando esto estaremos dando un gran salto hacia el socialismo bolivariano y estaremos derrotando la traición.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1411 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor