El fetichismo de las mercancías

El hombre actual es un resorte manejado desde el mercado por la presencia de los objetos producidos por la maquina la cual manejada por otros hombres escasos y capitalistas suelen aumentar o disminuir la cantidad de productos para el juego de la nada invisible mano de la oferta y la demanda para lograr el objetivo máximo de la venta total. Este es el capital industrial en un accionar primario que se traduce en un capital comercial distribuidor con manos ávidas manejando la circunstancia para lograr beneficios pero como el mercado es una deshumanización de la relación entre los hombres y la consigna es aumento de la ganancia se dan vicios ancestrales de este contrato comercial como es la especulación y el acaparamiento tomando la mercancía diferentes caminos para lograr estos fines.

En la Venezuela actual podemos aplicar lo dicho por Carlos Marx, Tomo I, Capitulo I de El Capital: “Una mercancía parece a primera vista algo trivial y fácilmente comprensible. Su análisis indica un objeto muy intrincado pleno de sutilezas, metafísicas y resabios teológicos”. Esta es la pura verdad cuando observamos como los ciudadanos pierden el sentido de la racionalidad para convertir inclusive un ordinario y nada poético rollo de papel toilette en joya necesaria de consumo diario y hasta se cuentan sucesos donde hubo lucha popular por este papel culero en algunas prestigiosas cadenas de auto mercados con resultados de tal violencia que la fuerza pública se hizo necesaria para el reparto optimo del producto. Ahora bien como la adoración irracional del producto escaso o no, es arma política. Hay emisoras y programas de noticias donde lo más relevante del día es lo que falta y para nada lo que sobra. Mientras otros problemas esenciales en la sociedad se ponen de lado porque la oposición capitalista con este afán no solo ataca al gobierno si no que los capitalistas se ven fortalecidos y necesarios para adelantar el “fetichismo” a su máxima expresión con los respectivos resultados en dólares.

Por otro lado el Ejecutivo en cierta forma el responsable del trinquete le prende velas a los productores (industriales) de las mercancías y les pide racionalidad cuando estos ni se les ocurre parar la línea de producción cuando el dinero fluye con fuerza renovadora y aumenta la acumulación de capital vendiéndolo todo y en verdad en el capital comercial es donde está la mejor ganancia pues la especulación es su fuerte en tiempo de fetichismo extremo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1231 veces.



Antonio José Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor