Campaña por Todas Nuestras Luchas: contra las multilaterales, las trasnacionales del imperio y sus lacayos

POR TODAS NUESTRAS LUCHAS
Campaña de organizaciones populares de base en el marco del FSM, Caracas 2006

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Todos contra las multilaterales, las trasnacionales del imperio y sus lacayos.

La lucha es por el territorio indígena Wayuu, Yukpa y Barí, en peligro por los planes de explotación carbonífera en la Sierra de Perijá; La lucha es por la democratización del espectro radioeléctrico y por un Sistema Público de Comunicación en manos de los trabajadores y de las comunidades populares; La lucha es por la socialización de la tenencia de la tierra, por el fin de las roscas y del latifundio, contra el sicariato ganadero y por justicia para los 150 compañeros asesinados, y por la soberanía agroalimentaria de nuestro pueblo; La lucha es la de los trabajadores de empresas ocupadas, por la Autogestión obrera; La Lucha es por los derechos de las pequeñas comunidades mineras contra las trasnacionales; La lucha es la del Movimiento de Pobladores organizados en los Comités de Tierra Urbana;

La lucha es contra los compromisos con empresas trasnacionales de la energía hechos a espaldas de nuestro pueblo; La lucha es por a defensa de la biodiversidad contra la voracidad de las multinacionales; La lucha es contra la burocracia corrupta que secuestra la voluntad de cambio profundo que tienen los venezolanos; La lucha es contra el ALCA y también contra los planes de infraestructura coloniales: La IIRSA, el PPP y el Plan Colombia.

La lucha es la de las corrientes populares de resistencia: los cristianos libertarios, los socialistas libertarios (indoafroamericano), las montoneras bolivarianas, las comunidades indígenas y las comunidades negras cimarronas

Nuestra lucha reivindica la diversidad de las luchas de resistencia que han dado origen a nuestra rebelión.

Poder popular, autonomía y dignidad.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La patria es tierra y hombres libres...
Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora/ FNCEZ


No morirá la flor de la palabra, podrá morir el rostro oculto de quien la pronuncia hoy, pero la palabra que vino desde el fondo de la historia y de la tierra no podrá ser acallada por la soberbia de los poderosos. Nosotros nacimos de la noche, en ella vivimos, en ella moriremos, pero mañana la luz será para los más para quienes hoy es negado el día... Nosotros somos la dignidad rebelde el corazón profundo de la patria... para nosotros nada, para todos todo..."

Hermanas y hermanos venezolanos y del mundo:
Nosotros, campesinos y campesinas. Venimos de las montañas, de los ríos y las sabanas. Somos hijos e hijas de la tierra, de las aguas, de los montes. Venimos marchando desde muy lejos y queremos decirles porque llegamos hasta aquí y porque Luchamos. Venimos a dejarles nuestra palabra, venimos a proponerles, venimos a luchar y a soñar con ustedes.

Marchamos por la revolución agraria, porque la tierra sea para quien la trabaja. Contra el latifundio, porque la guerra al latifundio que ha declarado nuestro comandante, la están ahogando el reformismo y el burocratismo. Nosotros, los campesinos y campesinas humildes, no vemos que avancemos hacia una transformación de la propiedad de la tierra. Vemos que los programas de financiamiento, los créditos, la maquinaria se quedan en dueños de hatos y fincas que son los que siempre nos han explotado. Que una nueva elite de terrateniente puede surgir si esto no se corrige.

Marchamos contra el sicariato, exigiendo justicia para nuestros 150 hermanos campesinos asesinados por órdenes de terratenientes, porque al sol de hoy, no hay un solo terrateniente preso por estos asesinatos, y sí varios campesinos presos y enjuiciados por defender sus derechos.

Marchamos contra la corrupción y contra la vieja forma de gobernar que aún están presentes en la revolución y que la amenazan tanto como los gringos. Marchamos contra las nuevas elites de los nuevos partidos, que han desviado el camino de la revolución bonita de la que nos habla el comandante Chávez y por la cual hemos puesto demasiado muertos.

Marchamos contra los intentos de la oposición fascista, de aprovechar los errores y las debilidades de la revolución para confundir y desmoralizar al pueblo. Este pueblo que representamos está clarito de que sólo la revolución con Chávez es el futuro y nadie nos trancará el paso.

Marchamos contra el imperialismo y para defender nuestra soberanía. Para decir que para defender la vida del comandante Chávez estos miles de campesinos sin rostro, nos convertiremos en millones y no habrá un rincón de la patria donde no sembremos la revolución. Porque la vida del Comandante simboliza la vigencia de nuestros sueños, nuestras esperanzas y la profundización de la revolución.

Marchamos para apoyar las ideas del socialismo, porque es el único camino. Creemos en el socialismo que se construye desde el poder popular, con un estado que mande obedeciendo, con gobernantes que sólo sean voceros del pueblo.

Marchamos no sólo por nosotros, sino por todo el pueblo. Marchamos por los barrios, por los estudiantes, por los trabajadores, por el pueblo pobre y marginado. Marchamos por la unidad desde abajo y para que nos encontremos, para que soñemos y luchemos juntos, porque somos un solo pueblo.

Marchamos y al marchar decimos aquí estamos, de pie, dispuestos a asumir nuestro propio camino, con Bolívar, con Zamora y con Chávez. Para decirle al pueblo venezolano que hay que prepararse, movilizarse y luchar, que tenemos que asumir nuestro histórico papel, porque sólo el pueblo salva al pueblo.

Justicia, dignidad, autonomía, tierra y hombres libres
Agenda zamorana: nuestra propuesta para la unidad programatica de los de abajo:

El Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora, organización social revolucionaria, que agrupa amplios sectores de campesinos hace un llamado al Pueblo Venezolano, a luchar por la materialización de esta agenda, y convocamos a la unidad de toda la Nación para derrotar las pretensiones imperiales de hacernos neo-colonia y para expulsar del proceso a los traidores reformista y corruptos.
1.Luchar por la construccion del poder popular desde abajo.

2.Luchar por profundizar la revolucion agraria agroecologica, la soberanía alimetaria y la guerra al latifundio.
3.Justicia para nuestros 150 campésinos asesinados por el sicariato.
4.Por la implementacion de los acuerdos del taller de seguridad campesina y los acuerdos de la marcha “zamora toma caracas”.
5.Por la industralización del país y la reconversion productiva.
6.Defensa de las industrias estratégicas y su transformación revolucionaria.
7.Por la materialización de las demandas de necesidades básicas de la población rural; tales como educación, salud, trabajo, vivienda, vialidad agricola y alimentación.
8.Por la democratización participativa de las instituciones y de la sociedad venezolana.
9.Defensa de nuestras reservas naturales, ecosistemas y biodiversidad.
10.Construccion todo nivel las guardias territoriales y las unidades de defensa popular
11.Luchar frontalmente contra la corrupción y la burocracia
12.Trabajar por la reeleccion de comandante Chavez: “10 millones de votos para combatir la burocracia y el reformismo”.
 

¡Para Continuar La Marcha¡…!!!Organizar, Formar y Movilizar!!!
¡Guerra Total al Latifundio!… ¡Tierra Ocupada, Tierra Trabajada!
¡Guerra Total a la Corrupción, la Burocracia y el Reformismo¡
¡Zamora Vive y Vive! ¡La lucha Sigue y Sigue!


frentecampesinoez@yahoo.es
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

La patria tiene rostro y palabra....
Asociación de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos/ ANMCLA


La Asociación Nacional de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos surge para dar respuestas colectivas a una gran diversidad de retos y dificultades de que comenzaron a surgir en el seno del movimiento de comunicación popular venezolano:

La necesidad de fomentar más ampliamente la creación de medios en las comunidades,
El ataque continúo por parte de los grandes medios comerciales los derechos comunicacionales de nuestro pueblo y la necesidad de ejercer los derechos a la información y a la libertad de expresión de las mayorías populares.

La posibilidad después de 20 años de experiencias populares, de conquistar espacios legales para la radiodifusión y teledifusión comunal.

La posibilidad cada vez más cercana de librar una dura batalla por la democratización del espacio radioeléctrico y por la reforma de la ley de telecomunicaciones.

La necesidad de que el movimiento asumiera la tarea de ser la punta de lanza en nuestras comunidades de la construcción integral de Poder Popular, en las plataformas de comunicación, producción, vida social y defensa.

Romper con la gremialización del movimiento, ocasionada por la relación con el estado, alcanzando en plena contingencia, ribetes clientelares y casos de corrupción. reivindicar la autonomía del movimiento popular y su carater de protagonista del proceso histórico social.
Romper con la falsa imparcialidad informativa burguesa, para asumir la compensación histórica de los derechos negados a nuestro pueblo, con la complicidad de los medios burgueses.

Estas aspiraciones suponen un cambio de maneras en el ejercicio de la comunicación. Ya no el tradicional ejercicio en manos de "profesionales" y en medios de particulares empresarios, sino el ejercicio del diálogo como fiesta de las mayorías, en sus propios medios.

Creemos que la ANMCLA es un esfuerzo entre otros, de recuperar la identidad y el protagonismo del pueblo en la lucha por la hegemonía de clase en el proceso de transición que vive Venezuela y que es nuestro deber en esta pugna, tensar los cambios desde lo social, fortalecer y preservar las fuerzas populares y mantener un diálogo sobre las contradicciones con la administración del estado.

Nuestra conseja es que el pueblo administre y se autogobierne, que ensaye poder colectivo, nuestra conseja es que el pueblo y sus organizaciones participen en el diseño de la política con relevancia frente a los sectores del capital, nuestra conseja es que la administración “mande obedeciendo” como dicen en Chiapas los hijos de Zapata y cada política inaugure el espacio de poder popular que la administra, mientras desmantelamos a como de lugar al viejo estado.

Para nosotros lo político es lo social
Nos asumimos frente al estado como fuerza insurgente que pugna por instalar los referentes orgánicos de una nuevo estado y contribuye a desmantelar los protocolos, la simbología y los procesos que caracterizan la vieja institucionalidad burguesa. Nuestra táctica es la autonomía, la articulación de procesos en el seno de lo social, la movilización y las praxis democráticas y protagónicas, nuestra estrategia es el poder popular y el socialismo indoafroamericano, como definición de una gobernabilidad revolucionaria.

Militamos en la rebelión antiburocrática y contra los delitos de los funcionarios desde un
posición clasista y radical, “no se puede echar vino nuevo en odres viejos sin que estos se rompan” dice Jesús según el testimonio de sus discípulos y ese es la clave de nuestro deber ser en esta rebelión, que lo social y la autonomía de lo social, prevalezca en la política y reviente los argumentos de “estado” con la razón de todos.

Para nosotros la Patria es América
Decimos también que no es posible empujar los cambios y superar este período de transición si el resto de los pueblos no nos acompañan en esta tarea, sumando sus aspiraciones históricas y sus maneras diversas de insurgir ante el imperio. Una revolución ahora, solo es posible en una dimensión continental de la lucha. Nuestras exigencias al estado deben estar señalada por esa identidad de luchadores nuestroamericanos, para que la racionalidad trasnacional o el nacionalismo tardío, no se nos imponga en los acuerdos.

Seguimos movilizados,
por que sólo la calle nos da voz, rostro y nombre

Junto a las comunidades indígenas del Occidente del País, nos hemos movilizado contra la explotación del carbón en sus territorios ancestrales, solidarios y concientes que esa lucha es la lucha de todos nuestros pueblos contra los capitales trasnacionales y contra la imposición de las multilaterales, es la lucha contra el ALCA, contra la IIRSA, contra el Plan Puebla Panamá y contra le Plan Colombia y que es la lucha contra una burocracia corrupta y lacaya de los intereses ajenos a los de nuestro pueblo.

De igual modo, nuestros colectivos y comunidades sembrados en toda nuestra tierra y en nuestros barrios populares, se encuentran en primera línea de batalla por la revolución agraria y contra la violencia de los latifundistas, por el derecho al techo y a la calidad de vida de todos los Pobladores, por el derecho a nuestra propia cultura y a nuestra propia historia, por la autogestión obrera, porque no se acuerden planes con trasnacionales del imperio contra la voluntad histórica de nuestro pueblo, no es posible avanzar sin un gobierno moral y sin que nuestro pueblo realmente decida. De igual modo decimos que es necesaria una reforma agraria en el cielo, porque en nuestro país existen los latifundios radioeléctricos y las telecomunicaciones están en manos de las trasnacionales, queremos que nuestro pueblo tenga la hegemonía de las telecomunicaciones y que se derogue la neoliberal ley de comunicaciones actual, aplaudida por la oligarquía, las multilaterales y las trasnacionales de las telecomunicaciones y que en su lugar se instale un sistema público de comunicaciones en manos de las comunidades y de los trabajadores.

Exigimos que CONATEL(comisión nacional de telecomunicaciones) habilite las radios populares y no los "gallos tapaos" de lucro privado, de la conspiración golpista y de la burocracia clientelar. Exigimos que el MCI (Ministerio de Comunicación) sepa diferenciar entre una organización del pueblo en lucha y un gremio clientelar, nosotros nos organizamos para hacer la revolución, no para cambiar recursos por tutela burocrática.

Una relación digna y de vis a vis, de quien a quien
A veces estaremos cerca del gobierno, a veces nos alejaremos, seremos uno solo en la defensa de la democracia y en la profundización de la revolución, uno sólo frente al imperio en la pelea frontal, reivindicamos los principios de la autonomía y de una identidad de base diversa y libertaria, reivindicamos el principio de las comunidades al mando, como espacio integral de la clase. Le decimos al gobierno de Hugo Chávez que todo está por hacer en el seno del estado y en el seno del movimiento popular, que la razón de este último es distinta a la del estado, por tanto no debe subordinarse, no adocenarse, ya que en el se preservan las fuerzas y el programa de nuestro proceso histórico social, el futuro es siempre resistencia y rebeldía.

Por un Sistema público de comunicación en manos de las comunidades populares y los trabajadores, por la socialización del espacio radioeléctrico.
Comunicación, Producción, Vida social y Defensa.

anmclacaracas@gmail.com
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La patria no se vende a las trasnacionales....
Comunidades mineras de las Claritas, Estado Bolívar, suroriente del país


El Movimientode pequeños mineros de las Claritas parecía haber logrado un acuerdo con el estado que por fin pondría fin a la centenaria situación de explotación, represión y miseria de estas comunidades, movilizados logran en septiembre de 2005, sacar a la Guardia Nacional y lograr que sea sustituida por el Ejército. Además de un acuerdo con los siguientes puntos: crédito a las cooperativas, plazos para la reconversión laboral para la minería de aluvión y la eliminación de las balsas y morteros en ríos, fortalecimiento de la Misión Piar, y otros. Inmediatamente después de haber logrado estos acuerdos con el Gabinete de Gobierno en pleno, se produce el primer Congreso Minero, coordinado por el Frente Minero y la Misión Piar.

Allí se termina de dar forma a un programa revolucionario que incluye la salida de las transnacionales de la zona, la formación de un Empresa Nacional Minera, el esquema cooperativo y cogestionario con el que se trabajaría junto a la población de pequeños mineros, además de un conjunto de estrategias organizacionales, de formación, de comunicación y de desarrollo tecnológico alternativo.

El Ministerio de Industrias Básicas y Minería respalda estas resoluciones y parece que, en un proceso ejemplar, un tercio del territorio nacional parecía abrirse de nuevo a la soberanía nacional y a una racionalidad de vida.

A finales de septiembre, las unidades del ejército apostadas en la zona empiezan a reestablecer las mismas prácticas de matraqueo al pequeño minero además de la corrupción por la venta y control de la gasolina. La derecha chavista, encabezada por el gobernador comienza a declarar por el fin de la “atrasada minería artesanal” y la suspensión de la Misión Piar. Esto va acompañado de una campaña mediática, tarifada por los nuevos palangristas de la prensa, ahora con clientes nuevos dentro de la burocracia clientelar del gobierno. Ya con los indígenas del Zulia actuaron estas plumas baratas de la prensa, ahora lo hacen con los pequeños mineros de las claritas.

Las empresas trasnacionales del Oro encabezadas por la trasnacional Cristallex le cierra, en el emporio de las Cristinas la única vía de acceso a los pequeños mineros de las Claritas, con el apoyo de la GN, para provocar una situación de desorden público que le permita solicitar una mano de fuerza para reestablecer la Paz, sometiendo así a las comunidades mineras. La empresa preserva sus predios con la ayuda de la Guardia y su propia seguridad paramilitar.

Es entonces que empieza la arremetida del ejército que hasta los momentos había conservado una digna neutralidad. Los primeros contactos tienden a ser muy violentos y salen afectados niños, familias y algunos vehículos que no les faltó sentir la candela minera, entre ellos, uno militar. Empiezan las detenciones y allanamientos. Se acusa de presencia de armas, de guerrillas, hablan de una conspiración provocada por fuerzas de oposición y de un ejército paramilitar en formación dentro de la región. El terror del ejército termina imponiéndose a través de una toma completa con la presencia de un soldado cada cuatro habitantes en un pueblo de sólo 4 mil personas. La Misión Piar queda prácticamente disuelta con la persecución directa de sus miembros a los cuales no les queda otra salida que esconderse. Un tribunal de contingencia empieza a decretar los autos de detención respectivos y no precisamente contra los que han provocado todo esto, sino en contra de los que han defendido su derecho a la vida y la dignidad de todos.

Las autoridades nacionales intervienen para lograr un acuerdo, que relegitima el papel de las trasnacionales en la zona. Ninguno habló del congreso de pequeños mineros, del proyecto Imataca Sur, hecho por la pluma y la mente de la militancia popular minera, de seres con pensamiento, organización y proyecto propio; protagonistas, productores y verdaderos soberanos de esta región, menos aún de la represión. Se llegan a acuerdos mínimos, tan mínimos como que dejarían de nuevo la vía abierta a las comunidades mineras, hacia las zonas de explotación asignadas. Luego a sólo un mes de la visita el acuerdo es burlado por la complicidad del Ejército con los empresarios mineros y los mineros quedan en una situación más precaria que al inicio del conflicto de septiembre.

Los dirigentes son solicitados por rebelión y tiene que esconderse, las autoridades Ministeriales que acuerdan con los mineros son depuestas la burocracia del gobierno local y regional se cuadra con las trasnacionales y se restablece el orden colonial en la zona del Oro del estado Bolívar. Sin embargo ahí están las comunidades, con arraigos que les indican que deben seguir luchando.

......................................................................................................................................

La patria comienza en el barrio…
Comités de Tierra urbana.


Junto con la exclusión social y económica, en Venezuela, como en todos los países latinoamericanos, se evidencia una feroz exclusión espacial. El modelo de desarrollo impuesto durante los últimos 50 años, provocó un acelerado proceso de urbanización, que se expresó con las mismas injusticias y desigualdades que eran propias de tal modelo. Más de un 60% de la población venezolana vive en asentamientos auto-construidos, sin servicios adecuados, en viviendas precarias, ocupando ilegalmente terrenos que no les pertenecen, en zonas vulnerables. Por otra parte, en estos asentamientos populares (los barrios de Venezuela), los problemas de desempleo, la tasa de explotación, las enfermedades y la violencia, la falta de escuelas y de hospitales, rebasan de lejos los índices del resto de la ciudad.

Los barrios, producto de las dinámicas segregadoras, de la ciudad como proyecto de exclusión, a la vez producen la plusvalía de la ciudad: son sus habitantes los que construyen la ciudad para otros, los que mueven las máquinas y las fábricas para que otros se enriquezcan, los que siempre han votado para que otros gobiernen.

Pero por otra parte, los barrios y sus pobladores son resultado de las luchas y resistencias contra ese proyecto, por el derecho a la ciudad, por viviendas y servicios, contra los desalojos, por la autodeterminación y el autogobierno local. Los barrios son hijos de la lucha y la esperanza, de la solidaridad y la paciencia.

Al mismo tiempo, justo como resultado de esta exclusión y de los modos de hacerle frente, en los barrios han crecido, lenta pero persistentemente, nuevas formas y valores, nuevos modos de ocupar y construir la ciudad, nuevas maneras de relacionarse, en que las solidaridad y el afecto ocupan el lugar del individualismo y la soledad de la otra ciudad, en que prevalecen los espacios de encuentro y no las vías rápidas para que circulen mercancías y mano de obra, son el lugar en que se produce la cultura y los sueños de los pobres, en que se fraguan sus esperanzas, en que se anudan sus vínculos para sobrevivir y luchar. Los barrios son la contra-ciudad: frente la ciudad del capital, dominada por la especulación y la producción privatizada, los barrios proponen el encuentro y la solidaridad, la identidad y el lugar frente a la transculturización y la globalización sin señas.

Los Comités de Tierra Urbana, que nacimos en 2002 como parte del esfuerzo de saldar la inmensa deuda del estado con los olvidados del país, somos herederos de las luchas y reivindicaciones de nuestros barrios. En tal sentido, hemos levantado un programa para la democratización y transformación de la ciudad:

·La lucha por la democratización del suelo urbano y por la propiedad de la tierra, conjurando el fantasma del desalojo y logrando seguridad jurídica para quienes ocupan “ilegalmente” el suelo en que viven desde hace años. Hasta ahora, cerca de 200.000 familias han logrado la propiedad, colectiva o individual, de la tierra en que habitan. Pero también venimos exigiendo que se persiga y sancione la especulación del suelo urbano, se democratice el acceso a éste, se le ponga en servicio de la ciudad y no de los intereses del capital inmobiliario.

·La lucha por el autogobierno. Para nosotros, la patria empieza en el lugar, en el territorio. No es una abstracción de símbolos y palabras huecas. Se fragua en el barrio, en el callejón. Proponemos reconstruir la república desde el territorio, poniendo de acuerdo a sus pobladores en la definición de sus regulaciones y formas de autogobierno. Hemos impulsado la Carta del Barrio, como proceso constituyente de cada comunidad, en que se formulan las formas de su auto-regulación.

·La lucha por la transformación integral de los barrios, garantizando servicios y viviendas adecuadas, promoviendo el desarrollo de sus capacidades productivas, generando procesos de desarrollo endógeno, dignificando la vida del barrio.

·La lucha por vivienda y hábitat. Seguimos manteniendo la lucha contra los desalojos, directos e indirectos, contra la privatización de la ciudad, por el desarrollo de proyectos de nuevas comunidades (no sólo de nuevas viviendas) a partir de la organización y movilización popular.

·El reconocimiento del los barrios como patrimonio de la ciudad, reivindicando sus historias, su cultura, su identidad…Reivindicando el barrio como lugar en que germina un nuevo mundo.
Hoy, los pobladores, los pobres de la ciudad, representamos la mayoría de nuestro continente, y sobre nuestros hombros recaen las más feroces opresiones, pero también somos nosotros los que hacemos posible este mundo. Es por esta razón que hoy, cuando vuelve a reverdecer en nuestras tierras la flor de la revolución, los pobladores tenemos una gran tarea por delante: luchas por una ciudad, por una sociedad, democrática, para todos…

Existen actualmente cerca de 5.000 Comités de Tierra Urbana (CTU) en las principales ciudades del país. Esto represente cerca de 2 millones de familias organizadas. Los CTU se reúnen en asambleas locales, parroquiales y municipales en que coordinan sus acciones y debaten sus políticas. Constituyen, en tal sentido, un movimiento de los pobladores urbanos, en la lucha por la democratización de la ciudad y la transformación urbana.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La patria vive y trabaja en la calle...
Se constituye el primer Consejo Autogestionario de las Comunidades Nómadas en la Hoyada, Caracas


El movimiento sin pausa y sin destino, el trabajo a la deriva del que es excluido por esta sociedad de explotadores no quita la posibilidad del encuentro, de creaciones colectivas de resistencia, incluso de lograr niveles de organización que superan toda lógica burocrática y tecnocrática del desarrollo.

En el mes de Diciembre luego de quebrar la “guarimba” que los fascistas tenían planificada en las calles de Caracas justo antes de las elecciones (precisamente en ese mundo del buhonero aprovechando su debilidad, las mafias y oportunistas que allí se mueven), se aprovechó ese empuje para comenzar a generar la primera experiencia orgánica de construcción de una economía de calle, a partir de la participación directa de un conjunto de compañeros y compañeras que en este momento constituyen la asociación de vendedores en la parte baja de La Hoyada. El que escribe esto no hace parte de esa asociación ni es un rutinario vendedor de la calle, sin embargo, como ha aprendido carajo de todos ellos y ellas en estas lindas semanas de construcción de comunidad.

La idea de la creación de un Consejo Autogestionario que reúna en asamblea y coordine el conjunto de actividades allí generadas, a partir de una coordinación electa y de comisiones ampliadas, es una idea importada pero que comienza a cobrar sentido y carne en la medida en que las miradas y las afectividades se van acercando entre los allegados y aquellos que en un primer momento oyen, al principio sin mucho comprender y sin mucha confianza, pero luego se enamoran y hacen suyo lo que llegó de palabra ajena. Lo importante evidentemente ha sido el compartir, el saber recrear las cosas a partir de la realidad concreta hasta hacernos un “nosotros” (nómadas-rebeldes-gerenciadores de luchas y de esperanzas) donde nos integramos desde nuestra condición común de trabajadores fuera de los canales del salario y de las normativas de la explotación legalizada.

Se crea el Consejo con todos, y se apunta que este debe servir como instrumento no sólo para crear comunidad nómada y de lucha, sino como instrumento práctico para la superación colectiva de su propia condición de simple vendedor de lo que sea en una calle violenta, sucia y caótica. En otras palabras, se trata de una institución más de la democracia de la calle al servicio de la dignificación, el aprendizaje y la construcción colectiva, partiendo del quehacer cotidiano de la venta como medio de sobrevivivencia. Un proceso complejo cuyo primer escollo a superar es el individualismo casi obligado que se impone sobre la realidad del buhonero. “Seamos realista, luchemos por lo imposible” decía el Che, y aquí está una minúscula prueba, lo imposible se hace posible. El repliegue del yo solo y aislado, sin relación con nada que no sea lo estrictamente indispensable para la convivencia en la calle, de la sumisión ante el que impone su fuerza como reflejo permanente de la mayoría, empieza a superarse. Una vez conformado el Consejo Autogestionario, de inmediato los sueños por crear guarderías, escuelas de formación, acumulación y producción de fondos comunes que empujen una economía socializante en la propia calle, perspectivas de articular esto con la creación de de talleres productivos u otros espacios de producción colectiva, la utilización de este Consejo como gremio de resistencia y de imposición del respecto frente a las autoridades que han hecho de la humillación y la represión su código de relación con la clase trabajadora excluida, empieza a salir de la boca de todos.

Toda la tarea esta por hacerse, por ahora se avanza y se proyecta la creación de varios Consejos en diferentes puntos de la ciudad. En lo inmediato está la consolidación de un lugar físico del Consejo que es el toldo, demasiado importante para ganar presencia y control territorial, además de ser “el lugar de todos” y de articulación con muchos otros. A los “tombos” no les gusta por supuesto porque pierden poder y posibilidad de matraqueo, pero van a tener que calársela. Aprovechando lo del Foro Social Mundial, se hace entonces de ese toldo un pequeño lugar de encuentro y tertulia, de armazón de relaciones y vínculos de todo tipo. El nomadismo como identidad de partida así lo permite. La única frontera es la fuerza y los límites impuestos por el enemigo que “por ahora” no podemos derrotar. Nuevos saltos, en fondos autogestionados y los primeros y más simples proyectos comunes se darán de inmediato.

De lo que se trata compañeros es de reapropiarnos de la calle, de ese mundo descompuesto y tiránico que la lógica del “todo se vende”, “todo es mercancía”, “nada vale si no es dinero”, ha hecho de nuestras ciudades y nuestras vidas. La nobleza de la patria buena y llena de espíritu, aunque esté limpia de billete, tiene que imponer su poder sobre lo que le pertenece que no es otra cosa que el espacio común a todos. La calle y sus espacios perdidos tienen que ser convertidos en un lugar de desarrollo de nuevas formas de intercambio y producción de riquezas. Imaginemos que esto se extiende sobre el transporte, los servicios de correo motorizado, mercados y tanto oficio que hoy constituye el “nómada” que articula el trabajo de la calle, y estaremos viendo como un nuevo territorio urbano empieza a nacer basado en la dignidad, la belleza y la alegría recuperada…en movimiento compañeros que el grito nómada ya prendió.
.............................................................................................................................................

No más patria sin nosotros...
Tierras indígenas, aguas y bosques amenazados por más minas de carbón. Fuera Corpozulia y las Transnacionales mineras.

Comunidades Barí, Yukpa y Wayúu de Perijá, Cachirí, Maché y el Socuy


En el estado Zulia, los planes del Estado venezolano (CORPOZULIA/ Ministerio de Minas/Planificación y Desarrollo) y de las transnacionales mineras para extraer más carbón y construir nuevas vías y puertos, amenazan la existencia de las aguas, bosques y las tierras campesinas y de los indígenas, muy en especial, de los Barí, Yukpa, Añúu (islas San Bernardo y San Carlos) y Wayúu de la cuenca de los ríos Socuy, Maché y Cachirí, ubicadas todas en la Sierra de Perijá, brazo occidental de la bifurcación final de la gran Cordillera de los Andes.

Hay 7 comunidades indígenas Barí que viven entre haciendas de Machiques, encerrados como animales en minúsculos espacios rodeados de verdes potreros, alambres de púas y portones con candados, así mismo, 3 pueblos Wayúu en Páez viven encerrados en Mina Norte (CARBOZULIA/ Inter-American Coal/Chevron: Carbones de La Guajira, S.A.) sólo les es permitido entrar o salir 2 días a la semana. Nadie puede visitarlos, la empresa niega el paso.

Por otra parte, los hacendados vienen desalojando a través de sicariato a las comunidades Yukpa de sus tierras ancestrales (Chaktapa, Koropo, Yushubrire, Guacaipuro, entre otras), hoy ocupadas por haciendas, con el silencio cómplice de los organismos del Estado. La poca actuación a destiempo se ha dado por la presión de los indígenas y organizaciones sociales; pero no hay respuesta de los resultados.

El Gobierno nacional hasta la fecha no ha tomado en cuenta las peticiones de los indígenas, de los grupos ecologistas, vecinos de Santa Cruz y El Paraíso/ El Bajo y luchadores sociales de los medios comunitarios. Por ello hacemos pública nuestra exigencia con el fin de buscar el apoyo de todos los que luchan en el mundo. Con esta unidad mundial aspiramos conseguir cada uno de estos puntos:

1.- El cese inmediato de la entrega de más concesiones mineras en nuestros territorios ancestrales o tierras autodemarcadas por nosotros, según reza en Ley de Demarcación y Garantía del Hábitat y Tierras de los Pueblos Indígenas.

2.- Que antes de la fecha prevista para otorgarnos los títulos de propiedad colectiva de nuestras tierras por parte de la Procuraduría General de la República, se le entregue a cada ganaderos y/o parceleros el cheque respectivo por el pago de las bienhechurías de las haciendas, potreros, y/o parcelas autodemarcadas por nosotros por ser territorios ancestrales.

3.- Que el presidente de CORPOZULIA, antes de la fecha prevista para otorgarnos los títulos de propiedad colectiva de nuestras tierras por parte de la Procuraduría General de la República, renuncie legalmente por escrito a todos los lotes de carbón, ante los organismos del Estado venezolano competentes, contemplados en sus proyectos Socuy (2.750 has), Cachirí (3.750 has) Tukuko-Aricuaizá (78.256,80 has) y Río de Oro (47.700,00 has) ubicados en nuestros territorios ancestrales o autodemarcados. Y que dichos organismos nos entreguen las copias respectivas de su aceptación.

4.- Que el Presidente Hugo Rafael Chávez, antes de la fecha prevista para otorgarnos los títulos de propiedad colectiva de nuestras tierras por parte de la Procuraduría General de la República, derogue todas las concesiones de carbón entregadas a capitales privados y trasnacionales por parte del Estado venezolano, a saber, las empresas: Compahia Vale do Rio Doce/CARBOSURAMÉRICA, Carbonífera Caño Seco, C.A., Corporación Carbones del Perijá, C.A., Minera MAICCA, C.A., Carbones Occidentales, C.A. (CARBOCA), Consultores Mineros, C.A. (CONSULMINCA),entre otras.

5.- No a la construcción de Puerto América, ahora Puerto Bolívar en las islas San Bernardo/ San Carlos, puerto gabarrero en Encontrados, la vía ferroviaria Minas-Puerto Bolívar.
6.- Cerrar las actividades mineras en el puerto de carbón de Trans-Coal a orillas del Lago de Maracaibo en El Paraíso/El Bajo y mudarlas para el puerto de CORPOZULIA en la Cañada de Urdaneta.

7.- Desautorizamos a la burocracia indígena parlamentaria traidora de los intereses de las comunidades indígenas del estado Zulia, que sólo ha servido hasta ahora para adornar fotos y venderse a los intereses burocráticos y trasnacionales. Basta de intermediación que las comunidades indígenas se representen y tengan su propia vocería.

8.- Luchamos por un estado de bienestar decidido, administrado y protagonizado por nuestras comunidades.

¡Tierra, agua y dignidad!

homoetnatura@cantv.net, anmclazulia@gmail.com, colectivoanpa@cantv.net

-----------------------------------------------------------------------------------------------
Más información:
http://aporrea.org/dameverbo.php?docid=72152



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4524 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter