EEUU busca matizar su agresión imperial previo a la Cumbre de las Américas

La información fue suministrada a través del portal del Ministerio de Hacienda de la Casa Blanca

La información fue suministrada a través del portal del Ministerio de Hacienda de la Casa Blanca

Credito: Archivo


Caracas, 09 de abril de 2015.- El gobierno de Estados Unidos busca matizar su agresión imperial contra la soberanía y paz de Venezuela, previo a la VII Cumbre de las Américas, a realizarse entre el 10 y 11 de abril de Panamá.

Sin cambiar el decreto ejecutivo, en el que declara a Venezuela como una "amenaza", El gobierno de EEUU promovió su esfuerzo en polarizar la Cumbre y lograr, a través de la vieja práctica del "divide y vencerás", romper los mecanismos de integración que se han fortalecido en la región por impulso de la Revolución Bolivariana.

Este jueves, un día antes de la Cumbre que se efectuará en Panamá el 10 y 11 de abril, el presidente Barack Obama, admitió que Venezuela no es una amenaza para los Estados Unidos, en clara contradicción a lo que señaló el 9 de marzo pasado cuando firmó el decreto de "emergencia" con el que calificó al país como una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad estadounidense, nación que ostenta el mayor poderío militar del planeta.

Antes de Obama, un funcionario de la Casa Blanca, Ben Rhodes, dijo que el decreto era una mera "proforma", es decir, un formato que utilizan para emitir órdenes ejecutivas contra el mundo.

Más recientemente, Thomas Shannon, consejero del Departamento de Estado Norteamericano, viajó a Caracas a reunirse este miércoles con la canciller venezolana Delcy Rodríguez. En este encuentro dijo que su interés era "distender el clima previo a la cumbre", así lo informaron en rueda de prensa los voceros de la derecha venezolana luego de la reunión que sostuvieron con Shannon la mañana de este jueves en la sede de la Embajada Norteamericana en la capital del país.

El gobierno de Estados Unidos ha dado muestras de querer "distender" el "clima" de la Cumbre, en contraposición al ataque que desde enero de este año ha arreciado con 148 declaraciones injerencistas y luego con la firma del decreto que constituye la más grande amenaza que se ha levantado contra Venezuela en toda su historia republicana.

El analista internacional Sergio Rodríguez Gelfenstein explicó que Estados Unidos incrementó el nivel de ataque contra Venezuela con el objetivo de polarizar la Cumbre y a partir de allí golpear los mecanismos de integración suramericana y por esa vía frenar el avance de la Revolución Bolivariana.

"Parafraseando a su hoy repudiado antecesor, (Obama) intenta crear un nuevo paradigma 'O están con nosotros o están con Venezuela'. El propósito es evidente. Su diplomacia lo está preparando. Así lo atestiguan las reuniones del vicepresidente (Joe) Biden con Caricom y los países del Triángulo del Norte", expresó el experto en el artículo "Estados Unidos eligió un mal camino para llegar a Panamá" publicado en medios nacionales en marzo pasado.

Sin embargo, Estados Unidos ha mostrado un intento por bajar el tono con el que previó llegar a la Cumbre. Ha sido así luego del contundente respaldo que pueblos del mundo le han dado a Venezuela, luego de conocerse el contenido del decreto imperial.

No han cesado desde el 9 de marzo las manifestaciones colectivas de apoyo de millones de ciudadanos del mundo, así como tampoco ha dejado de producirse el rechazo absoluto de Gobiernos y mecanismos de integración también globales. Sucesivamente, los países de la región han emitido resoluciones que exigen la derogación de dicho documento.

Así lo han hecho la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestro América (Alba), las 33 naciones miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac); el Grupo de los 77 más China, que agrupa a 134 Estados del mundo, así como el Movimiento de Países No Alineados, conformado por 130 de los 193 integrantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Igualmente, en la reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) varios países tomaron la palabra para reiterar que el único camino para solucionar las diferencias es el diálogo, como lo ha reafirmado el Gobierno venezolano.
Antes, durante la IX Cumbre Extraordinaria de Petrocaribe en Caracas, el pasado 6 de marzo, los 18 países miembros del bloque ratificaron la importancia de mantener la región como una zona de paz, "a pesar de los infructuosos esfuerzos por socavar los lazos de amistad y cooperación que se han fomentado entre los países miembros de Petrocaribe".

El pueblo venezolano ha respondido con su masiva participación en la campaña Venezuela no es una amenaza, somos esperanza que se planteó para recabar 10 millones de firmas en respaldo a la carta que el Presidente Nicolás Maduro entregará a Obama para exigirle la derogación de la orden ejecutiva.

La campaña comenzó el 18 de marzo pasado y desde entonces en cada localidad de Venezuela se ha instalado un punto de recolección de firmas. Esta ha sido, destacó el jefe de la campaña, Jorge Rodríguez, la movilización de recolección de firmas más grande de la historia nacional.

Ante este panorama, Omaba admite que Venezuela no es amenaza, sin embargo algo queda claro, y lo explica Rodríguez: "El objetivo ulterior de la agresión a Venezuela" es crear una "polarización que conduzca al quiebre de los mecanismos de integración regional que han ido adquiriendo fuerza y autonomía en la toma de decisiones, al alejarse de la tradicional imposición hegemónica que Estados Unidos estableció por casi 200 años".

El Presidente Nicolás Maduro llamó hoy al pueblo venezolano y a la Patria Grande a mantenerse en batalla por la paz y la independencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3500 veces.


La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter