Los medios de comunicación de masas sólo se ponen de acuerdo en que la oposición ha "frenado a Chávez"

La oposición venezolana consigue 2 millones de votos menos que el PSUV, obteniendo un porcentaje muy inferior al 52% de los votos

28 de septiembre de 2010.- Chávez, Chávez, Chávez, ¿alguien conoce por las informaciones mediáticas el nombre de alguno/a de los candidatos elegidos por las bases del PSUV a la Asamblea Nacional que han obtenido su escaño? ¿y de alguno de la oposición? Los medios de comunicación de masas han puesto al presidente en el ojo del huracán, aunque el líder bolivariano ni siquiera participaba en estas elecciones.

No se ha hablado de que entre los candidatos revolucionarios -escogidos por las bases sin dinero de por medio- hay 12 veces más mujeres que entre los candidatos de la derecha y ultra derecha venezolana - escogidos a dedo desde la dirigencia opositora en Caracas y abonando abusivos precios por ello-.

Sólo se han repetido dos ideas profusamente en los medios de comunicación masiva: Chávez no ha ganado y la oposición ha conseguido un éxito. Estas ideas han recorrido los periódicos de apariencia progresista como Público, hasta los de la derecha tradicional como El Mundo, pasando por medios entre cuyos accionistas está Berlusconi, como El País. Las televisiones de alcance nacional como Televisión Española -cadena pública gestionada por la empresa privada que hace las campañas electorales del PSOE- y las radios también han ahondado en esas informaciones.

Los titulares de los medios de comunicación enlazan las dos ideas. Público dice "Chávez conquista la Asamblea Nacional, pero cae derrotado en número de votos"; El País comenta "Chávez salva la mayoría parlamentaria, pero la oposición le resta poder" y por poner otro ejemplo, El Mundo expresa "Chávez sólo logra mayoría simple en el Parlamento tras el éxito de la oposición".

Chávez no se presentaba a las elecciones, fueron las bases las que escogieron a los candidatos con respecto al programa realizado y presentado por estos mismos y la propaganda electoral la han llevado a cabo los millones de militantes del PSUV, pero luego el batacazo se lo lleva sólo Chávez.

Merece especial atención el titular de Público, que da a entender que la oposición ha sacado más votos que Chávez. Lo mismo sucede en el resto de los medios de comunicación que han informado sobre las elecciones legislativas venezolanas.

Público dice que "el partido gobernante logra 94 diputados frente a los 60 de la oposición, que obtiene el 52% de los votos". El País de igual manera comenta que "la llamativa diferencia entre esa cantidad de votos -el 52%- y el número de diputados conseguido -sólo 64 de los 165 en disputa- pone además en entredicho la forma de gobernar de Chávez". EnTVE se expresó que "este dato, el de la victoria en votos, tiene un importante valor simbólico para la oposición, dado que Chávez venció con un 55% de apoyo popular en el referéndum que le permitió al presidente presentarse a la reelección en 2012."

Cabe preguntarse sobre la credibilidad de los medios de información de los que dispone la ciudadanía para enterarse de lo que pasa en el mundo cuando dan por bueno un dato que proporciona un líder político totalmente parcializado sin confirmación oficial de las autoridades.

Más sabiendo que en las elecciones al Parlatino realizadas también ayer el PSUV, junto con el PCV, obtuvieron 200.000 votos más que la oposición (5.200.000 frente a 5.00.000). Si el 52% de los que ejercieron su voto a la Asamblea Nacional de Venezuela suponen más de 6.000.000, ¿la oposición aumentó en un millón de votos su caudal al pasar del Parlatino a la Asamblea Nacional?. ¿Cómo es posible que al votar a la casilla de al lado para decidir los diputados a la Asamblea Nacional, un millón de los que votaron al PSUV al Parlatino cambiasen su voto en favor de la oposición? ¿O es que un millón de opositores no participaron en las elecciones al Parlatino y sí en las de la Asamblea Nacional?

El Consejo Nacional Electoral no ha sacado los datos directos relativos a este aspecto, pero resulta bastante complicado que un millón de personas variasen su voto el mismo día, de un momento a otro. Por lo tanto, resulta escandaloso que los grandes medios de comunicación basen sus informaciones en un dato que no parece muy sustentado, y aunque fuera cierto, no está confirmado por las autoridades que tienen que hacerlo. En este caso el Consejo Nacional Electoral.

En cambio, el CNE ha divulgado hace unos minutos los resultados divididos por estados, mostrando los votos que ha obtenido cada candidato elegido por cada circuito electoral. Tercera Información ha sumado los votos estado por estado y se demuestra que es mentira que la oposición haya conseguido el 52% de los votos totales.

La oposición ha sacado un poco más de la tercera parte de los votos -la misma cantidad de diputados que la logrado en el parlamento, lo que demuestra la proporcionalidad del sistema electoral venezolano-. Los votos conseguidos por la derecha venezolana han rozado los 3 millones y medio. Esto significa que el 52% que la oposición y sus aliados mediáticos ha difundido como porcentaje de votos conseguido por ésta en las elecciones legislativas se rebaja en realidad hasta el 35%.

Mientras tanto el PSUV y el PCV han conseguido superar los 5 millones y medio, dos millones de votos más que la oposición. Lo que lo sitúa en torno al 55% de los votos.

Para maquillar los malos resultados de la oposición los medios de comunicación comparan los resultados de estas elecciones con otros procesos electorales en los que no estaba en juego lo mismo o en las pasadas elecciones legisltivas cuando la oposición no se presentó. Si históricamente la oposición tiene un número fijo de varios millones de votantes y se presenta a las elecciones, va a obtener un número de diputados mayor del que obtendría si no se presentase. Por lo tanto, hablar de una victoria sólo por obtener más diputados que cuando no se presentó -siendo imposible ganar algún escaño- da una imagen mediocre de la oposición.

Lo lógico es hacerlo con la anterior elección legislativa en la que la oposición sí se presentó, la elección del año 2.000. En esa ocasión, al igual que en esta, se presentaron los opositores a unas elecciones legislativas, igual que ahora. En esa ocasión la oposición sacó 79 diputados, 15 diputados menos que ahora, lo que significa que la oposición empeoró sus últimos resultados. Mientras tanto, la revolución sacó en aquella ocasión 86 diputados, 12 menos que ahora, lo que significa que los revolucionarios han mejorado su ventaja.

La oposición sacó en las últimas elecciones legislativas en las que se presentó 79 diputados y en las actuales 64. Ha empeorado sus resultados en 15 escaños menos. Por el contrario, los revolucionarios sacaron en la última disputa legislativa 86 diputados y ahora en la actualidad han aumentado hasta 98, 12 más.

Resulta extraño con estos datos en la mano leer en El País que "cuando la oposición fijó sus objetivos para el domingo, pensó en dos hitos difíciles de lograr. Alcanzar la cifra de 56 diputados, lo que le otorgaría la llave para bloquear las leyes orgánicas, o incluso los 67 escaños, para impedir que Chávez pudiera gobernar por decreto". O leer en El Mundo que lo logrado por la oposición ha sido un éxito. Parece ser que empeorar los resultados es todo un logro para la oposición venezolana.

Público, al igual que el resto de medios de comunicación neoliberales, edita que "de confirmarse este resultado, algo que el CNE se negó a hacer, se confirmaría un runrún que fue creciendo a lo largo de la noche y que explicaría las ocho horas que fueron necesarias para concretar unos datos parciales: Chávez habría sido derrotado en número de votos y sólo mantendría la distancia en número de diputados gracias a la Ley Electoral, "una desviación perversa", según la calificó el propio Aveledo. La actual Ley Electoral fue aprobada hace unos meses por la anterior Asamblea, donde el chavismo era hegemónico. No es proporcional, favorece a los estados del interior, donde Chávez es mayoría, y cambia la histórica división de estados por circuitos electorales confeccionados por la mayoría chavista "a capricho e interés", según denunció Pérez Vivas, gobernador del Táchira, uno de los grandes vencedores de la noche".

Ramón Guillermo Alevedo es quién dio el dato del 52%. César Pérez Vivas ha dejado sin trabajo a cientos de personas en la administración pública de su estado por apoyar al gobierno de Chávez. Además, Vivas pretendió echar a los habitantes de unas viviendas -gratuitas construidas por la revolución- mediante una privatización. Público se sigue fiando de ellos para redactar su noticia y se da el lujo de cargar contra la nueva ley electoral venezolana. Público dice expresamente que "no es proporcional" y que "favorece a los estados del interior donde Chávez es mayoría". Sin embargo, leyendo la actual ley se sabe que el sistema implementado por primera vez en estas votaciones es el llamado "Escrutinio Proporcional Plurinominal", cuya definición técnica establece que éste "es un sistema electoral en el que el porcentaje de votos que reciben los partidos políticos determina el número de escaños que les son asignados en las asambleas legislativas o parlamento".

El sistema electoral venezolano garantiza que el número de votos en las urnas sea trasladado de igual forma a la Asamblea Nacional y esto permite que "casi todos los partidos políticos son representados en el cuerpo legislativo, sin importar que no obtengan mayoría relativa en ningún distrito electoral. Por lo tanto, también se llama sistema de representación plena". Me pregunto si alguien que llama a un sistema de representación plena "desviación perfecta" tiene la credibilidad suficiente para que sus palabras sobre el 52% obtenido por la oposición en las elecciones sean reproducidas en todos los medios de comunicación importantes de España.

En cuanto a favorecer el voto a los estados del interior favorables a Chávez, Zulia es el estado feudo de la oposición y el que más diputados aporta: 15. Además, la revolución ha triunfado de manera aplastante en 17 de los 24 estados venezolanos, no sólo en el interior del país y varios de ellos estando gobernados por la oposición. Si el sistema es proporcional al voto ¿cómo sería posible dar más importancia a unos votos que a otros? Público debería leerse la ley antes de criticarla o fiarse de un dirigente político con un historial bastante oscuro.

El contexto de estas elecciones se caracterizó por los millonarios fondos económicos que la oposición recibió de los EEUU, el terrorismo que declaró por boca de uno de sus practicantes -Chávez Abarca- que estaba en Venezuela para asesinar a Chávez, la violencia opositora, los ataques a las instalaciones eléctricas, la campaña electoral de la oposición que supuso el 75% de toda la propaganda emitida por los medios de comunicación y la manipulación de las informaciones de los medios venezolanos y mundiales -como se acaba de demostrar en este texto-.

Esta situación, totalmente omitida en los medios de comunicación masiva, representa una desigualdad de condiciones para los candidatos revolucionarios, que aun con la poca propaganda mediática, sin apoyo económico ni terroristas que le hagan el trabajo sucio ni grupos de choque que siembren violencia, han logrado superar ampliamente a la oposición en unas elecciones en las que los Obervadores Internacionales han declarado que el fraude no se presentó a la cita electoral.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 19798 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n166534.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO