Hindu Anderi y su raro aparato electoral

Que este domingo ganen la postulación a la Asamblea Nacional candidatos líderes del PSUV y de nuestro proceso tales como Hindu Anderi será índice de que la revolución socialista Bolivariana venezolana se tornará cada dia más radical y democrática, humana y sobre todo, irreversible.

Hindu carece de aparato, dinero o financistas.

Tiene en cambio la militancia de su lado, a la verdad de un puñado de luchas colectivas consigo y su conocida transparencia a flor de piel.

"La verdad —decía Vladimir Lenin— es siempre revolucionaria". Si algo identifica a Hindu es su ejercicio y búsqueda empecinada de la verdad. Como periodista, activista, líder de causas, amiga, poeta, mujer e intelectual.

La militancia socialista de Hindu no se quebranta la cabeza en esguinces y mediaciones (partidarias, económicas, tribales). A la manera llana y afectuosa del "Che" Guevara, Hindu coincide: "El socialismo económico sin la moral comunista no me interesa."

Y estoy seguro que también suscribiría la célebre tesis guevarista: “Permitidme que diga, aun a riesgo de parecer ridículo, que el verdadero revolucionario se guía por grandes sentimientos de amor”.

Semejante aquel conocido mago de narraciones argentino mejor conocido como Cortazar, para Hindu “es inconcebible una revolución que no desemboque en la alegría”.

Por ello Hindu despierta la solidaridad, el activismo, la cayapa, el encuentro de saberes, el compromiso. Escribámoslo en tres palabras: el amor revolucionario.

No por poco conocido este deja de ser un texto clave de Marx: "Si amas sin despertar amor, esto es, si tu amor, en cuanto amor, no produce amor recíproco, si mediante una exteriorización vital como hombre amante no te conviertes en hombre amado, tu amor es impotente, una desgracia." (Manuscritos filosófico-económicos de 1844, Tercer Manuscrito).

Por eso para Hindu como para Rosa Luxemburgo no hay medias tintas hacia el cielo socialista. La disyuntiva civilizatoria es antinómica: "O socialismo o barbarie."

Y conviene con Fidel Castro para quien debemos decidir y avanzar a cada paso y sin titubeos entre: "Socialismo o muerte."

Que en otro registro es la tesis de Hugo Chávez: "¡O tomamos el camino del Socialismo o se acaba el mundo!"

Por eso e desasosiego de Hindu.

Acaso porque la desregulación, la re-mercantilización, la liberalización y la privación metódica del capitalismo que hemos padecido especialmente en las ultimas tres décadas nos plantea un nuevo y espeluznante escenario.

Un escenario de colapso generalizado del sistema capitalista global de los países centrales, con las concomitantes pulmonías en el tercer mundo que todo mínimo estornudo en el primero históricamente nos ha desencadenado.

Compromiso y valentía, generosidad y tesón, consciencia de que la magnitud de esta crisis es de naturaleza terminal y que demanda por ende compromisos y soluciones de fondo (y líderes dispuestos a ir hasta este fondo). Almas para organizar colectivamente este momento.

Desde la idea, la fuerza, la tenacidad del día a día, pero también desde ese pozo de hallazgos colectivos que no se vale de obligaciones, coerciones o exigencias sino de corazón.

E invitación a hacer colectivamente una revolución nuestra, venezolana, neo-bolivariana, neo-socialista, neo-indo-americana, desde mentes y corazones.

Hindu es ese raro tipo de personas que cuando alguien dice que algo no puede hacerse, se la topa uno, sin alharacas y con una sonrisa en los labios, haciéndolo.

Yo miro a Hindu trabajando, inventándoselas, con pocos recursos, con poco apoyo, pero con el alma en cada lance y recuerdo aquella frase de Robert Schuller:

“Comprometerse plenamente con un sueño… Nadie que intenta hacer algo grande y fracasa es un fracasado. ¿Por qué? Porque puede estar seguro de que ha triunfado en la batalla más importante de la vida: haber vencido el miedo a intentarlo con todas sus fuerzas”.

Así es Hindu. Una luchadora, una batalladora, una articuladora de arrestos.

Una mujer humilde que desde su morada humilde y su condición laboral y de clase humilde idea, traza, ingenia, organiza a diario un mundo mejor para todos.

Así es Hindu y acaso otras contadas mujeres inspiradas e inspiradoras lideres de nuestro proceso.

No apoyarlas en un contexto en que el enemigo de clase viene y con todo, resulta más que delicado.

Aclaro. No escribo este texto por encargo o adulación cuanto por vergüenza, sobriedad, sentido realista de que o apostamos seriamente a nuestros mejores hombres y mujeres lideres y liderezas en este delicado momento y en los que vienen, o nos veremos pronto en aprietos.

Por eso este texto no es ni aspira ser propaganda electoral sino política.

Cada revolucionari@ que realmente lo sea, y que tenga el privilegio de conocer a un camarada excepcional, honest@, comprometid@ y vivificante como Hindu Anderi tiene el inexcusable deber de respaldarl@.

Si así lo hiciésemos no haría falta otro aparato electoral


delgadoluiss@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3773 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas