Entrevista a Patricia Parra, colectivo Sin Nombres-UCV

"Estamos en contra de la designación a dedo de las candidaturas por parte de instancias ligadas a la superestructura gubernamental"

Nota de Aporrea: La presente es la primera entrevista de un reportaje más amplio, a través del cual se pretende conocer la opinión de dirigentes y activistas de distintos sectores sociales venezolanos con el objetivo de tratar de caracterizar la fase que se abre después del referendo de 15 de agosto, así como las tareas y los retos que el pueblo y los trabajadores tienen por delante. Desde Aporrea queremos abrir este espacio para que representantes de las organizaciones populares, del movimiento obrero, del sector estudiantil, de los medios comunitarios y alternativos, así como del ámbito institucional, respondan una interrogante central: después del 15 de agosto qué?



En Venezuela, actualmente, se viene produciendo un debate muy intenso en diferentes sectores sociales sobre la necesidad de la profundización de la revolución, sobre lo que el pueblo ha llamado “la revolución en la revolución”. Y al calor del proceso electoral regional, se ha manifestado de manera muy clara. Este debate pone de presente la necesidad de consolidar las conquistas democráticas del pueblo y avanzar en la resolución de los ingentes problemas que aún padece la mayoría de la población. Cuestiones como el desempleo, la inflación, los bajos salarios, el déficit habitacional, requieren una urgente respuesta gubernamental. Pero temas más estratégicos como el ALCA, la deuda externa y las concesiones petroleras, también vienen siendo considerados en esa ardorosa discusión.

Para conocer su opinión sobre estos y otros temas entrevistamos a Patricia Parra, estudiante de Economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV) e integrante del colectivo estudiantil Sin Nombres. Esta entrevista fue realizada en la Universidad Central de Venezuela, Caracas, el día 2 de septiembre del presente año.

El pueblo y los trabajadores venezolanos lograron un contundente triunfo en el referendo del 15 de agosto, el cual se constituye en una nueva victoria contra el imperialismo y el golpismo. En cierto modo, se abre una nueva fase en el proceso revolucionario en Venezuela, y nos gustaría saber, en tu carácter de dirigente estudiantil de la principal universidad venezolana ¿cómo ves las perspectivas del país y cuáles piensas que deben ser las tareas del movimiento estudiantil?

Indudablemente hay dos escenarios para los cuales hay que plantearse una lucha. A nivel global del país debe plantearse una fase de derrumbamiento de un Estado que no está al servicio de las mayorías pobres y excluidas, para ello se requieren personas preparadas técnica y profesionalmente pero con una visión política y de compromiso con las mayorías, para poner las instituciones del Estado al servicio de esas mayorías. En tal sentido, la Universidad, particularmente la UCV, tiene un gran compromiso en formar esos profesionales. Esto nos parece necesario para enfrentar las estructuras burocráticas existentes. De tal forma que lo institucional es muy importante para lograr un Estado que le sirva a las mayorías, y que garantice el acceso a la justicia y la contraloría social al pueblo. Por otra parte, en lo que tiene que ver con la Universidad, en esta se deben retomar los espacios de discusión para captar a muchos estudiantes que han estado al margen de la política, de allí que sea necesario desarrollar la discusión política e ideológica para lograr un movimiento estudiantil que responda a las exigencias de los estudiantes y no de las autoridades universitarias, lamentablemente las estructuras estudiantiles, como los centros de estudiantes y las federaciones de centros se encuentran supeditadas a los intereses de las clases dominantes que se producen a lo interno de las universidades a través de las autoridades. Estas estructuras no garantizan a los estudiantes la satisfacción de sus necesidades y el ejercicio de sus derechos. Esto responde al predominio de la ideología neoliberal, según la cual los jóvenes no debemos preocuparnos por la política ni por nuestras reivindicaciones, ni pensar en propuestas para el país, sino tener una visión inmediatista, en “rumbear” y tomar cervezas con los amigos. Creemos que el movimiento estudiantil tiene una deuda con el pueblo que ha asumido un papel protagónico en los destinos del país, sentimos que es necesaria la profundización de la formación de jóvenes críticos, que tengan un espacio propio para crear desde nuestro ímpetu juvenil un nuevo país, un nuevo movimiento estudiantil y una nueva Universidad, para ello es importante afianzar proyectos. Más allá de decir que todos debemos participar, es necesario definir cuál es nuestro papel en toda la conducción que está llevando el pueblo en otros ámbitos de acción.

En lo que tiene que ver con el proceso universitario, se plantea la urgencia de la transformación de las estructuras y de los métodos para la producción y transmisión de los conocimientos en la Universidad venezolana, y esto muy particularmente en la UCV, ¿qué piensas como integrante del colectivo estudiantil Sin Nombres, sobre este aspecto? ¿cómo se enmarca esta necesidad en el contexto nacional después del referendo del 15 de agosto?

Con respecto a la Universidad, es importante discutir con toda la comunidad universitaria interesada en lograr cambios importantes en la misma, para avanzar en la elaboración de propuestas. En particular, Sin Nombres ha venido discutiendo una propuesta de Ley de Educación Superior Alternativa, conjuntamente con personalidades y activistas universitarios, que responda a las exigencias de cambio de estas estructuras que no están acorde con las necesidades sociales a nivel de la producción de conocimiento. La Universidad está hoy en una fase de discusión y debate para enfrentar las políticas que llevarán adelante las nuevas autoridades universitarias. Por ejemplo, en la UCV, la gestión que recién comienza del rector Antonio París, se caracteriza por tener una concepción neoliberal de privatización de los servicios y del conocimiento; con una visión mercantilista de vender al ser humano al mejor postor y no con una visión de la Universidad como un servicio social. De allí que debe gestarse en la Universidad una corriente que se enfrente estas políticas con propuestas concretas, para que la Universidad se coloque al servicio de las necesidades más sentidas del pueblo. No podemos seguir formando profesionales con una visión mercantilista, necesitamos profesionales que tengan una convicción de construir el país.. Debemos rechazar esta política neoliberal, ya que las autoridades universitarias siguen demandando más recursos estatales mientras se privatizan los servicios, lo cual resulta completamente contradictorio. Por otra parte, se debe garantizar el acceso a la Universidad a las clases menos favorecidas de la población.

¿Cómo ven la coyuntura de las elecciones regionales?

Con respecto a las elecciones regionales, debemos decir que aún no existen mecanismos democráticos de participación por falta de voluntad política, por otra parte, a veces no se asume la participación y se cree que participar se reduce a ir a una manifestación o se piensa que participar es hablar más bonito que los demás, esto puede traer manipulación y tergiversación en los procesos democráticos. Por supuesto, estamos en contra de la designación a dedo de las candidaturas por parte de instancias ligadas a la superestructura gubernamental. Debió dársele participación a los liderazgos de base. Sin embargo, nos parece que ya va a ser muy difícil que esto se pueda concretar por razones técnicas y de tiempo. Creemos que la fase actual para el pueblo organizado es que en las comunidades los candidatos, elegidos por la base o designados a dedo, deben comprometerse a cumplir con un programa previamente discutido por la gente y que recoja las necesidades más sentidas de las comunidades.

En la UCV se van a realizar elecciones estudiantiles en el próximo mes de noviembre, ¿cómo ven ustedes esta coyuntura electoral en la Universidad?

Las elecciones estudiantiles en la UCV tienen poco nivel de propuestas, de proyectos, lamentablemente esos espacios y estructuras existen para dividir al movimiento estudiantil y para crear cuotas de poder. Sin embargo, son espacios importantes y no se deben dejar a los sectores mas reaccionarios y conservadores de la Universidad. No obstante, los movimientos progresistas carecen de planes y propuestas de lucha que vayan en contra del poder constituido. Esto convierte a las contiendas electorales en un mecanismo de clientelismo. Nosotros estamos abiertos a dar apoyo a grupos que presenten propuestas antineoliberales y por una Universidad al servicio del pueblo. Estas estructuras estudiantiles existentes no garantizan el ejercicio del poder, este sólo se logrará desde la base. Sin embargo, nosotros ponemos al servicio de cualquier grupo progresista el Proyecto de Ley de Educación Superior Alternativo, el cual no nos pertene sino que es de toda la comunidad, y si hay alguna propuesta interesante en cualquier centro de estudiante, nosotros estaríamos dispuestos a dar nuestro apoyo. Sin duda, la coyuntura electoral es importante para abrir el debate y hacer las denuncias que sean necesarias. Este espacio debe utilizarse para discutir el carácter antidemocrático de la Universidad, debe servir para plantear la necesidad de que el voto estudiantil tenga el mismo valor del voto profesoral, así como también plantear la necesidad de la participación de los trabajadores y que sean considerados parte de la comunidad universitaria. La coyuntura electoral puede propiciar un espacio para discutir la pertinencia social de la Universidad y de la producción del conocimiento al servicio de los sectores populares. Debe discutirse sobre las relaciones autoritarias en el aula. El profesor no tiene la verdad absoluta en sus manos. Deben ponerse al descubierto las estructuras antidemocráticas y excluyentes existentes en la Universidad.

En la UCV ha comenzado a concretarse desde el pasado semestre un Frente Intergremial por la Transformación en el que vienen participando distintos grupos estudiantiles, entre los cuales está el grupo Sin Nombres al cual perteneces, así como sectores del movimiento de los trabajadores ¿cómo ves ese Frente en el marco de profundizar el proceso revolucionario en el país, así como para materializar la transformación universitaria?

La propuesta del Frente a penas está comenzando, aún no hemos hecho un trabajo orgánico, la idea es consolidarlo y lograr incorporar a la mayoría de las organizaciones universitarias. En base a las discusiones democráticas entre las distintas organizaciones que conforman el Frente, la idea es comenzar la realización de acciones concretas para trabajar de manera unificada. La invitación está abierta a todas las organizaciones de la UCV, a las individualidades para trabajar orgánicamente con objetivos claros, con metas y sin nmediatismo. Nos hace falta una dirección política unificada para lanzar una ofensiva contra el status quo conservador que predomina en la UCV, este es el objetivo estratégico del Frente.

Por:
Prof. Miguel Angel Hernández Arvelo. Historiador, profesor de la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Venezuela


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2732 veces.



Miguel Angel Hernández Arvelo

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas