Elecciones de base y democracia socialista

Sabemos que las elecciones por sí mismas no representan garantía de democracia, mucho menos en un proceso como el nuestro, pacífico aunque no desarmado, las elecciones, en sus diversas modalidades, han sido un factor determinante. Desde 1999 (la constituyente) siempre hemos consultado a nuestro pueblo, para asuntos de interés nacional y a nuestras bases militantes para la construcción y dirección del partido.

El pasado 08/11/2009, destaqué en VTV otro esfuerzo democrático de nuestro partido, en ocasión de las segundas elecciones internas que se llevarían a cabo el 15 de noviembre de 2009 para elegir a los 772 delegados al I Congreso Extraordinario del Psuv, para seguir encaminándonos hacia el objetivo de construir un país socialista con una democracia participativa y protagónica. Se postularon en el ámbito nacional, por patrullas territoriales y sectoriales, 7 mil 800 candidatos a delegados al congreso socialista. Acogiéndonos a los principios, la ética y unidad revolucionaria avanzamos en la consolidación de nuestro partido.

El próximo 26 de septiembre, los(as) venezolanos(as) votarán otra vez, de manera libre y soberana, por los hombres y mujeres que los representarán en la Asamblea Nacional. La trascendencia del nuevo evento, se sustenta en la necesidad de tener la mayoría calificada en el organismo legislativo fundamental del país a ser elegido, dándole continuidad al proceso de construcción del Estado Socialista, fortaleciendo la capacidad de movilización de las comunidades organizadas en defensa de la Revolución Bolivariana y de nuestro Comandante Hugo Chávez, ante las reiteradas amenazadas.

Los riesgos de la revolución no han amainado; por el contrario, mientras más avanzamos en la socialización del país, en su independencia nacional y en la integración bolivariana, los enemigos imperialistas y sus lacayos internos acechan y atacan con más fuerza.

Enfurecen, enloquecen, se desquician, ante nuestra mayor organización y movilización popular; con las milicias; los cuerpos de combatientes; las comunas socialistas; la Ley Orgánica del Poder Popular, del Consejo Federal de Gobierno; la independencia y autonomía en nuestra relaciones internacionales; la derrota imperialista en la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, en febrero; con el avance en el fortalecimiento ideológico del pueblo frente al terrorismo mediático.

Frente a ello, cuál es la “nueva oferta electoral” para las elecciones del próximo 26 de septiembre de la reacción interna, más allá del fanático odio al Comandante Chávez: la original Mesa de la Unidad Democrática (el parecido con la Coordinadora Democrática de 2001 y 2002; la de los golpes, atentados y güarimbas, no es coincidencia homónima, es la triste repetición de lo mismo que ofrecieron entonces y durante cuarenta años de engaño, corrupción y entrega nacional en la IV república, por los politicastros cavernarios de AD, COPEI y el MAS con sus consabidos desprendimientos), que se desmiente así misma en el primer intento de selección de sus “candidatos unitarios”, entre sus irracionales adherentes.

Allí se entraron a trompadas (carajazos), en los primeros días de su “anti esfuerzo unitario” en Carabobo, arrojando saldo de heridos (con nueve puntos en el rostro de uno de los contrincantes), amenazas entre si y a familiares de los sectores en pugna y nuevas divisiones con odios personales y grupales rejuvenecidos.

Otro tanto, con modalidades a escoger, se repite en Táchira, Miranda, Guayana, Portuguesa, Zulia, Lara, Caracas, etc. Reiteran insultos, estilos pendencieros, objetivos mezquinos y difusos, conductas impropias, malos ejemplos.

A diferencia de esos apátridas, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la única organización política de Venezuela que realiza consultas populares con su militancia (esta vez entre 7 millones 300 mil electores) decide con las bases quiénes serán sus únicos candidatos parlamentarios, porque si tiene factores objetivos de real unidad, con bases programáticas para una propuesta y proyecto de interés nacional.

Como organización revolucionaria creemos en los procesos electorales y en la democracia como derecho ineludible para consagrar la participación popular protagónica, elemento fundamental en las decisiones del partido y del país.

Enfatizamos que los comicios internos del PSUV son un ejemplo tangible del valor y capacidad democrática del Gobierno revolucionario en todos los sectores del país, que rompe cualquier falso argumento de la oposición apátrida que pretende hacer ver al presidente Hugo Chávez como un dictador.

En este sentido, señalamos que los partidos oposicionistas no han hecho elecciones de base (en violación de un mandato constitucional), con las cuales sus pocos partidarios pudiesen expresar su voluntad unitaria para hacer alguna propuesta proactiva que vaya en función de los intereses del país.

Al primer intento civilizado del acuerdo unitario por ellos urgido, “arde Troya” en casa de los fachos golpistas, se desatan sus demonios y fuerzas ocultas, se retratan como son.

Conscientes como pueblo de nuestro carácter constituyente en la revolución, otra vez el pueblo chavista, con su sabiduría, debe garantizar la elección de sus mejores hombres y mujeres para conquistar una victoria rotunda en los estratégicos comicios de septiembre.

c4bernal@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2267 veces.



Freddy Bernal

Exalcalde de Caracas, Comisionado Presidencial para la Transformación Policial Miembro de la Dirección Nacional del PSUV Presidente del Instituto de Solidaridad y Amistad con los Pueblos.

 freddybernal2012@gmail.com      @FreddyBernal

Visite el perfil de Freddy Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: