Pildoritas 357 (año 02)

Debo confesar que aun estamos a tiempo, al comenzar un nuevo año de, no solo reflexionar y hacernos propósitos de redoblar los esfuerzos y la capacidad de entrega y lucha por evitar que la Patria se nos vaya por culpa de algunos que teniendo responsabilidades de gobierno, carecen de mística de trabajo y se han convertido en el peor virus que mina poco a poco el cuerpo de esta Revolución. Pero también por culpa de quienes manifestándose revolucionarios no hacen nada por sumarse activamente al ejército, que es imperioso se conforme con capacidad para la defensa de principios que son las bases de la única vía para la verdadera redención y liberación del ser humano.

Existen hechos circunstancias , eventos y hasta tragedias sobre las cuales debemos levantarnos para retomar fuerzas, uno de esos acontecimientos que marcó profundamente el corazón de quienes de verdad y sobre todo desinteresadamente amamos este proceso, fue la sorpresiva partida de SOLIMAR, esa hermosa joven revolucionaria, a quien le brotaban por sus poros y su garganta su amor y entrega revolucionarias, por ella y en ella, como en muchos otros, es que debemos inspirarnos, para renovar en este comienzo de año nuestro compromiso, para no descansar en esta, que aunque no queramos llamarla así, es una vendedera guerra contra los enemigos de la Patria que nos la tienen jurada y que vienen a por nosotros como sea, incluso a sangre y fuego. En lo que a mi respecta estoy dispuesto a la lucha, a cumplir el papel que Dios tenga a bien asignarme en la batalla que ya comienza y que nuestro líder ha bautizado con el nombre glorioso de la “Campaña Admirable”, que tenemos que lograr que sea triunfante como aquella que realizo nuestro inspirador infinito el Padre Bolívar.

A MANERA DE ACRÒSTICO EN MEMORIA DE:

Socialista de aquellas que enamoran,

Oyendo sus canciones tan profundas,

Linda mujer con imborrables huellas,

Inventaste dejarnos sin tu voz y presencia,

Marchaste muy temprano

A donde van los Ángeles

Regalaste a millones tu belleza, sencillez y dulzura.

Cantaste tus poemas con pasión,

Alegraste la vida de muchos que te oímos,

Dejaste de repente un halo de tristeza,

En cada corazón de un pueblo que te amó,

No perdiste tu esfuerzo, tu entrega y tu ilusión,

Aquí quedamos muchos, luchando por la Patria,

Seguros de vencer, sin olvidar que un día volveremos a verte...

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2679 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: