La tierra factor activo del G8

La tierra enferma (VI)

La tierra representa el capital para las naciones del G8 con el cual multiplica la eficacia de la globalización, considerada un factor pasivo el trabajo conocido como sobre explotación, este un factor activo del capitalismo.

La naturaleza con todo lo que ella puede ofrecernos es un elemento fundamental de la riqueza de las naciones más industrializadas y del calentamiento global. De su suelo se extrae el petróleo, carácter del desarrollo capitalista para su geoestratégia mundial con el imperialismo norteamericano y europeo, con el condicionan la evolución de las naciones ubicadas al sur del planeta desorientando el desarrollo de sus actividades productivas e industriales.

100 Años después damos por sentado que el G8 nada puede resolver porque nada quiere resolver en los aspectos socio-ambientales, solo puede destruir hasta que en Copenhague el 7 de diciembre se frene la utilización de los bienes que produce la naturaleza y que la tecnología transforma en contaminación. Estos recursos no pueden seguir empleándose para destruirnos o que se sigan consumiendo sin permitir su renovación.

El mundo cifra sus esperanzas de que en Copenhague los países miembros de la ONU se comprometan con el nuevo tratado, todos sin excepción reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero y que se busque el mecanismo para que no ocurra lo que sucedió con el tratado de Kioto de 1997, que entro en vigencia en el 2005, en donde EEUU firmo el tratado pero no lo ratifico aduciendo un impacto negativo sobre su economía, sin embargo, fue aprobado por 184 naciones que forman parte de la convención del clima de las Naciones Unidas, pero sin los Estados Unidos fue como si jamás hubiera un tratado.

Esa argumentación dio pie para que China, India, Alemania, Rusia, incrementen su producción industrial en base a los combustibles fósiles, aumentando en 12 años el consumo de petróleo y carbón, creando una condición psicológica que, si EEUU no colabora con el medio ambiente ¿Por qué nosotros? Si esos países que más contaminan no reducen las emisiones de gases inmediatamente o planean hacerlo después de 5-10 años hasta que sus respectivos congresos aprueben los proyectos de reducción, Copenhague es un nuevo fracaso antes de la cumbre.

En el 2007 EEUU arrojo a la atmosfera 6000 millones de toneladas métricas de CO2 y China 8100 millones, para el 2015 se proyecta: 6400 millones y 11200 millones de toneladas métricas por parte de norteamericanos y chinos respectivamente, China incrementara la emanación de gases de efecto invernadero en un 42%, la India lo hará en un 33%, dice la IPCC de Naciones Unidas, el resto del mundo no tiene porque sufrir las consecuencias toxicas de China, EEUU, India, Rusia, es catastrófico por todos lados la postura de estas naciones ante el calentamiento global, no quieren firmar acuerdo alguno para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esa una de las razones para Latinoamérica presente una estrategia en bloque, otra razón es que, las naciones del G8 y las naciones del G20 con los países en vías de desarrollo deben llegar a un acuerdo sobre las metas para la reducción de gases y sobre el monto sin condiciones que las naciones ricas entregaran a los países que tienen importantes ecosistemas como las que rodean la Amazonia, para protegerla.

Primero, antes de elaborar una propuesta en bloque Brasil tiene que explicar la deforestación de la Amazonia en más de 7000 KM en el estado de Mato Grosso para elaborar el biocombustible Flex Fuel en base a la caña de azúcar y su proyección sobre combustible alternativo en la misma Amazonia. Ecuador también presenta una interesante propuesta sobre el Yasuni ITT, dejar el petróleo en la tierra a cambio de una indemnización, sin embargo, expande la geografía minera e hidrocarburifera igual que lo hace Perú ante los prestamos chinos en esas aéreas de producción.

Se requiere un mínimo de coherencia y conciencia casa adentro, antes de presentar una propuesta en bloque al G8. No hay otro chance si se desaprovecha la opción de Copenhague, el mundo no puede esperar otros 10 años, la temperatura en ciertas regiones se incrementara nos guste o no y las consecuencias son apocalípticas.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3198 veces.




Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas