Respuesta al artículo publicado por Senen Delgado

Controladores de velocidad, policías acostados o destructores de vehículos

Complace encontrar en la página web de la Revolución escritos sencillos que ofrecen un llamado a la conciencia popular de la manera tan precisa e inobjetable como lo hace Senén Delgado esta semana, a quien no tengo el placer de conocer, pero a quien felicito por traducir el sentir de muchísimos usuarios de nuestras carreteras y vías urbanas. A menudo me he hecho las mismas preguntas que Senén se hace cuando veo la impunidad con la cual se actúa en nuestras carreteras y urbanizaciones al colocar de manera tan agresiva, irresponsable y desordenada esos mamotretos de policías acostados. No dejo de pensar que su colocación obedece más a un acto de comisiones repartidas entre corruptos socios, que a una manera de promover seguridad vial, y si por el contrario se trata de promoverla, no se percibe eficiencia sino una manera arcaica de asumir la solucion de un problema real. El artículo de Senen, pretendidamente o no, ilustra un punto que todos debemos reclamar: la Revolución necesita Gerentes Públicos que tengan un amplio sentido de la eficiencia y no de los que sólo quieren salir del paso para justificar su designación/elección o sino abultar de manera cínica y ramplona el saldo de su chequera....que se han visto casos. Es crucial que sobre éste y cualquier otro aspecto de la gestión de nuestros funcionarios públicos, bien sea ejecutando un presupuesto o autorizando la realización de obras y servicios por parte de privados (por ejemplo cuando se autoriza a una junta de vecinos a colocar sin mayor estudio 5 policías acostados en 100 metros de la calle conexa a una urbanización) prevalezca la sensatez y sobre todo el sentido de hacer bien las cosas. Honestamente no sé hasta qué punto contribuye el que Senen y yo publiquemos un artículo en Aporrea, pero estaría satisfecho cuando planteamientos sencillos, pero impecablemente bien planteados como el suyo, sean además difundidos por la radio y la televisión bolivariana, como crítica constructiva a la gestión pública o como llamado a la conciencia de los servidores públicos y ciudadanos en general. Así punto sencillo tras punto sencillo contribuiremos a formar el todo al que aspiramos. Ser un funcionario Revolucionario pasa por ser sumamente eficiente, transparente en el manejo administrativo, y honestamente comprometido con el bienestar de todos, sino ¿En qué nos diferenciamos de la gestión que dejamos atrás desde el arribo de nuestro líder fundamental? alvenmiguel@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2359 veces.



Alvaro Brazon


Visite el perfil de Alvaro Brazon para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social