La enfermedad del Nuevo Milenio

Brutopatía

Aclaratoria del Autor: Este escrito no pretender incursionar en el complejo mundo del humor y sarcasmo literario, donde mi buen amigo, el periodista Augusto Hernández, cada día nos da Cátedra sobre el anacronismo político y social que circunda el acontecer mundial. Estoy sencillamente alertando sobre un caso muy serio, como lo es el embrutecimiento neurótico que está enfermando al planeta, como lo acaba de alertar Barack Obama, Presidente de Estados Unidos, quien denunció ante el mundo periodístico, que la Cadena de Televisión Fox New enferma al pueblo por la crítica furibunda en contra de su administración

La desinformación y la manipulación de la información por parte de perversos intereses económicos, es como un síndrome gripal que afecta al cerebro, y que yo he denominado la BRUTOPATIA, con la cual se completa el número de 100 los tipos de enfermedades mentales identificadas en el campo de la psiquiatría, pero ésta es mucho más infecciosa y mortal, por tratarse de una pandemia extremadamente contagiosa, que a diferencia de los virus que se transmiten por contacto y la respiración, la BRUTOPATIA entra por los ojos y los oídos. Es por esta causa la rapidez de su transmisión en los hogares y oficinas, ya que la ciencia sólo fabrica tapabocas para los virus gripales y no tapaojos ni tapaoídos para la mortal BRUTOPATIA.

La ciencia ha estudiado en detalle el desarrollo de esta enfermedad del Nuevo Milenio, en cuanto a la forma de contagio y la sintomatología de las personas afectadas por la BRUTOPATIA, puesto que ataca a las neuronas de los individuos, hasta convertirlos en zombis de la información, drogadictos de las noticias negativas y alucinados por los adinerados dueños de los medios de comunicación. Esto se debe, a que han sido embrutecidos por el bombardeo incesante de las ondas hercianas que impregnan el cerebro de inocentes espectadores de Prensa, Radio y Televisión, que sin darse cuenta, poco a poco son hipnotizados hasta convertirlos en esclavos de un Poder Mediático, tal cual lo dictaminó Paul Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda del Tercer Reich de Adolf Hitler, quien utilizó la BRUTOPATIA como un arma biológica cuando descubrió la vacuna para su transmisión con la sentencia:

“Repite una mentira cien veces y se convertirá en una verdad”

Como toda gripe viral sumamente contagiosa, la BRUTOPATIA presenta sus primeros síntomas de tos, cuando el individuo actúa como un sonámbulo para decir “Con lo mío no te metas” cada vez que escuche el sonido “Chávez”; y como un zombi embrutecido y alucinado por las ondas hercianas, actúa por reflejo condicionado del músculo de la lengua y no por el uso racional de las neuronas del cerebro, para responder:

“Con mi colegio no te metas” cuando el gobierno prohíbe el aumento de los colegios privados en defensa de los padres y representantes;

“Con mi IPC no te metas” cuando el gobierno prohíbe la especulación de los constructores con las viviendas mediante el cobro ilegal del Índice de Precio al Consumidor, IPC;

“Con mi cuota balón no te metas” cuando el gobierno prohíbe el robo que hacían los bancos cobrando intereses sobre intereses y más y más intereses;

“Con mi corro no te metas” cuando el gobierno prohíbe el acaparamiento de los vehículos y condena a los especuladores y concesionaros;

“Con mis intereses no te metas” cuando el gobierno regule las altas tasa de interés que pretenden cobrar los agiotista bancarios;

“Con mis alimentos no te metas” cuando el gobierno regule el precio a los especuladores.

El desarrollo de la BRUTOPATIA alcanzará niveles de cuidado psiquiátrico, cuando el neurótico y alucinado paciente entre en un estado de incoherencia mental con un Cuadro Clínico patético de aptitudes incoherentes e impensables en cualquier sociedad racional, como ver:

A una Confederación de Trabajadores de mano con los Patrones para luchar en contra de sus reivindicaciones laborales

A la izquierda revolucionaria de los años 60 de abrazos y besos con los adecos y copeyanos que los persiguieron y asesinaron a sus líderes comunistas

A un sector de la población celebrando la caída de los precios del petróleo y aplaudiendo una posible crisis económica en el país

A un sector de la población festejando el Paro General que paralizó al país

A un sector de la población festejando al venezolano que salga del país para denigrar de su patria y sus instituciones

A un sector de la población festejando al extranjero que llega al país para criticar sus instituciones

Finalmente, la BRUTOPATIA se convierte en un caso de Manicomio, cuando el absurdo lleva al individuo a hacer cosas incoherentes e irracionales, como por ejemplo:

A un pobre dejar de comprarle un pan a su hijo, para alimentar al dueño de un banco… Es decir, la antítesis de Robín Hood que robaba a los ricos para dar a los pobres. Es lo que algunos llaman GLOBOPOTAZO y que yo llamo BRUTOPATIA.

tedejo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2778 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición