¿Somos los venezolanos despilfarradores?

El hecho de contar nuestra patria con bondades naturales crea un abanico de "posibilidades" para hacer nuestra vida más digna. Pero, es solo eso, POSIBILIDADES, nunca es la realidad. Estas condiciones favorables que son fuente increíble de riqueza, llámese el petróleo, gas, minerales o las fuerzas naturales aprovechadas en la hidroeléctrica que se extraen de nuestros yacimientos y de nuestros ríos, solo actúan como un límite o
frontera que podría permitir que la sociedad venezolana tuviese mucho "tiempo libre".

Sin embargo este "tiempo libre", o tiempo que se puede emplear para la recreación sana o emplearlo productivamente, requiere que se den una serie de circunstancias que en el capitalismo están negadas. En el capitalismo este tiempo libre debe obligatoriamente ser utilizado para "trabajar productivamente" en las empresas, fábricas, campos y talleres, los cuales son propiedad particular del capitalista o grupo de capitalistas, y por lo cual, el producto obtenido de este tiempo libre invertido allí, se lo apropia el capitalista, su grupo, o el Estado en su representación. Con la sola aplicación de un cierto grado de industrialización acorde a "las necesidades de la sociedad venezolana" bastaría para vivir felices. Sin
embargo, esto no es posible en el Capitalismo de Estado Dependiente que impera en nuestro país ( a pesar de los cambios profundos que la revolución está llevando a cabo), ya que este sistema no funciona para resolver necesidades sino para generar beneficios.

Por ejemplo, en este sistema capitalista los venezolanos debemos trabajar en promedio seis (6) días para obtener un (1) día para su sustento (si alguien objeta esto, puede cambiar el número de días, pero el problema es el mismo). Las bondades de la naturaleza en la República Bolivariana no pueden explicar este hecho, en lugar de esto, demuestra que con 1 ó 2 días de trabajo serían suficientes para obtener el sustento de una semana. Lo único que explica esta paradoja es que debemos someternos a la explotación de los capitalistas y su Estado, y asumir como "natural" que tenemos que trabajar para ellos, lo que en el lenguaje de la economía política se denomina "el excedente de la producción". En conclusión de lo
anteriormente mencionado, la benevolencia de la naturaleza no es empleada para satisfacer las necesidades humanas, sino que es apropiada por el capital para su usufructo. Todo aquel cuento que explica que el pueblo venezolano es negligente, y despilfarrador, opuesto al ejemplo de los países desarrollados donde se impone la pericia, la ciencia y la sabiduría,
revela el calibre de esa "intelectualidad burguesa" que ha caído bien bajo.

¿Qué ridículo el que diga que en nuestra país no existe trabajador,sino ciertos individuos aburguesados y parásitos que viven de la renta, es decir, de la alta productividad que se logra a partir de la abundancia de la naturaleza? Los venezolanos no tenemos la culpa que esta alta renta provenga del petróleo, más bien es una bendición por lo que hemos visto, y
debemos "sembrar el petróleo"; pero para la solución de los problemas de la población y no para meterle un montón de dinero en los bolsillos de los capitalistas nacionales (compitiendo con los extranjeros), tal como exigía y "argumentaba" aquel insigne burgués Arturo Uslar Prietri. Esta propuesta de desarrollo de la sociedad solo es posible con el socialismo y con el
concurso de TODOS los habitantes de este país, principalmente de los trabajadores.

Se desprende que el problema no es de déficit de dinero o la crisis (aun cuando existe), sino la forma en que utiliza y la manera en que se plantea su manejo. Luego, ¿por qué existen barreras que impiden el acceso al alquiler o a la adquisición de una vivienda, si se supone (por lo expuesto), que es posible satisfacer esta necesidad de forma absoluta?. Existe la versión según la cuál el dinero no alcanza para todos y que los recursos son insuficientes, pudiendo generar un "problema de flujo de caja al país".

Entendemos que los problemas heredados de la IV República solo se pueden resolver en el tiempo y con el socialismo del bueno, pero con el concurso de TODOS y no mediante un modelo gerencial o de gobierno que fue precisamente el causante de todos los males que está sufriendo el Pueblo.

Tomemos el ejemplo de un soldado revolucionario que ejerce funciones de Presidente, que propuso que los trabajadores deben decidir quiénes serán sus gerentes, y que a su vez tienen el derecho de controlar sus propios procesos productivos en beneficio del Pueblo. Ese soldado es Hugo Chávez. ¿Qué diferencia entre lo que propone ese soldado y lo que presupone y propone un modelo gerencial capitalista que está vivito y coleando en nuestra Patria?

¡Patria Socialismo o Muerte.....Venceremos!


(*)Trabajador Petrolero de PDVSA-Intevep
Corriente de los trabajadores marxistas de Intevep-CTMI

garcialwx@pdvsa.com

¡Patria Socialismo o Muerte.....Venceremos!

garcialwx@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2501 veces.



Lucidio García(*)


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: