Contraloria Social Juvenil

La Dolce Vita

“No se puede llamar revolucionario quien esta viviendo la Dolce Vita”, “el que anda emborrachándose por ahí”, “ el que anda pensando primero en su cartera”.
De esta línea lanzada por el Comandante Chávez, asumimos con firmeza la defensa de los intereses del pueblo con el “ojo pelao”, debemos aplicar la contraloría social a fondo para evaluar el comportamiento de los que se dicen en teoría revolucionarios y es nuestro deber denunciar a los funcionarios públicos que están viviendo la Dolce Vita.

Un caso digno de analizar es el del Presidente del Instituto Nacional de la Juventud, Enrique Ramos, quien con excusas chimbas ha realizado, diversos viajes al exterior causándole al estado elevados gastos en viáticos y hoteles de lujo; además su poca conciencia revolucionaria se vislumbra cuando participa en comilonas con pavos, cerdos y whisky, entre otras cosas, a escasos 300 metros del Campamento de Solidaridad con la Revolución Bolivariana, el cual fue instalado en los días de semana santa, en el Parque Los Caobos.

Estaban en este campamento mas de 500 jóvenes, con los que este mismo funcionario se comprometió a apoyarlos. Tenemos que decir que ese compromiso se convirtió en estafa, hasta tal punto, que los jóvenes que acampaban se trasladaron a protestar frente a la comilona que con motivo de celebrarse el Primer Aniversario del INJ este funcionario había organizado en un Restaurante de Parque Central.

A este funcionario la juventud le pregunta: ¿Donde esta el Consejo de la Juventud contemplado en la ley?,

¿Cuáles son sus políticas frente al embarazo precoz, la drogadicción juvenil, etc. ¿Por qué crear un voluntariado social juvenil, cuando ya existe uno con diversas expresiones? ¿Es el INJ un movimiento social? ¿Es un movimiento político el INJ? ¿Qué pasa con los créditos a las cooperativas juveniles?

Rechazamos sus políticas Cuarta Republicanas de comprar conciencias con prebendas, para que avalen su mala gestión y elevamos nuestra voz para que este Funcionario Publico Enrique Ramos, responda a los intereses de la juventud antes que a los de su Dolce Vita. A este personaje evaluémoslo a la luz del pensamiento del Che que dice:

“La revolución no se lleva en los labios para vivir de ella se lleva en el alma y en el corazón para morir por ella”

Por último rechazamos la conducta de esbirros de sus empleados mas cercanos, los cuales agredieron a una joven estudiante de la Misión Rivas presente en la protesta.

Armando Guerra
Contraloria Social Juvenil


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4435 veces.



Armando Guerra


Visite el perfil de Armando Guerra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas