El sucre dará autonomía a Sudamérica.

El sistema único de compensación regional (SUCRE) tiene como finalidad no usar el dólar en la medida de lo posible para fines comerciales. 

America Latina es una fuente de materias primas, esa su riqueza para enfrentar la crisis, reduciendo la dependencia con los Estados Unidos. Los mercados con otros continentes, Asia, Europa están abiertos desde hace mucho tiempo. El libre mercado, su hegemonía del capital condiciona la inversión productiva. El desarrollo de las finanzas, su volumen y el empleo, es decir el progreso social depende de dicho beneficio. Los derechos sociales se respetaran si coinciden con los dueños de la moneda predominante. 

Otras monedas, su utilización, se imponen para romper la conexión privada y el beneficio social. La destrucción social y del medioambiente crecerá igual que la modernización. Elementos compatibles con la “democracia energética capitalista”. America Latina no ha sido la excepción, esa política neoliberal existente es cómplice por estar separada de la población. El viraje hacia el socialismo en Venezuela, Ecuador, Bolivia, el progresismo de Brasil y Argentina, cada uno a su manera, traduce que la producción esta destinada a fines sociales. Ya no son las necesidades del capital las que quedaran satisfechas sino las necesidades sociales. Falta mucho, ese trayecto se complementara con el sucre y el banco del sur. 

El distanciamiento psicológico con el dólar, bajo amenazas implícitas del capitalismo militar, creara nuevos valores comerciales de igualdad bajo normas de respeto entre las naciones latinas. Será un positivo elemento para la unión ya que exigirá nuevas alternativas diplomáticas de integración para una libre circulación de personas, productos originarios, capitales y servicios. Mejorara el conocimiento cultural con los pueblos hermanos. 

El periodo de acoplamiento y adaptación de las nuevas monedas empezó con el euro, con el cambio de las reservas internacionales de algunas naciones a otras monedas desde el 2002. La crisis impone la creación de otra moneda regional para Latinoamérica, paso previo para una mejor relación socio- comercial. Las expectativas con el MERCOSUR y la CAN no cumplieron sus propósitos, porque falta una moneda única que integre de mejor manera al sur. Sin que sea garantía de más empleo y desarrollo, vemos lo que ocurre en Europa con la crisis, 8 años después de entrar en circulación el euro. No se combatió el dominio y autonomía del capital, continuaron con las reglas de la globalización, producir con el mínimo coste de trabajo humano para producir plus valor. 

“Aun cuando en el cono sur, debido al peso de su economía, seria diferente alcanzar una moneda única. Una economía en desarrollo plantea un reto, es necesario apoyarse entre economías similares, manifiesta Javier Velazquez, presidente del congreso de Perú, en un foro de los poderes legislativos FOPREL celebrado en Cartagena. Hernán Andrade presidente del congreso colombiano decía que, recordando palabras de Albert Einstein, en los momentos de crisis solo la imaginación es mas importante que el conocimiento. Es justamente en estos momentos donde mayores y mejores oportunidades de crecimiento se pueden presentar para nuestros países y en general para Latinoamérica, concluyo manifestando el colombiano Andrade.” 

Asuntos aduaneros que deben flexibilizarse, cada país tiene sus propios problemas internos, en el continente con mayor grado de desigualdad en el mundo producido por el capitalismo. Deuda externa, inflación, devaluación, altas tazas de interés, altas tasas de desempleo, migración interna y externa, subempleo. El sucre ayudara a menguar parte de esos problemas en la comercialización sur-sur y como bloque, no depender del dólar exclusivamente ayudara a las economías para competir con otros grandes mercados regionales. 

Los países bolivarianos del hemisferio lanzados frontalmente contra el capitalismo y el imperialismo, requieren desadolarizar las actividades comerciales o parte de ellas en Latinoamérica. La adhesión de 5 naciones al ALBA, crea una nueva geografía económica e ideología socialista contra la dependencia. Permitirá a las naciones latinas un intercambio justo en las exportaciones e importaciones aliviando la presión sobre los pueblos y los gobiernos. Utilizando al banco del sur y al sucre, como valor y recursos se protegerá la inversión social, el medio ambiente y se proyectara la soberanía alimentaria frenando la globalización y al dólar como moneda de transacción. 

La unión europea requirió 12 años para que el euro circulara. Las fases previas, liberación de capitales, creen un sistema virtual monetario anterior a la circulación del euro en el 2002. Año que circulo de manera oficial en gran parte de Europa. En Perú hay un sistema parecido al del ALBA, el ALADI (asociación latinoamericana de integración) creada en 1980. Cada 4 meses el banco central peruano cruza las cuentas de los saldos a favor o en contra de cada país. No funciona como ejemplo regional, en gran parte por los problemas acumulados de la CAN, una vez que Venezuela salio de la Comunidad Andina de Naciones. 

Las condiciones hay que crearlas, habrá la oposición de los EEUU, hasta que entiendan que el respeto hay que cumplirlo no solo ofrecerlo, no pueden arrastrar al mundo a la crisis permanente cada vez que devalúan el dólar, sube el precio del petróleo o invaden una nación. Esta crisis demostró que es un país poderoso. Lo grave seria que tengan que adquirir euros para comprar petróleo, eso si seria una catástrofe apocalíptica mundial. Seguridad que nos dará el sucre para potenciar y legitimar la autonomía de la región por un derecho al trabajo, a la vivienda, a la salud y educación, a un salario digno y a una pensión para la vejez. Se evitara la degradación social. Las personas no son mercancías para usar o dejar según intereses monopólicos sostenidos por las oligarquías. 

El banco del sur ayudara en el análisis del comercio exterior, si Brasil le dice si al sucre, entonces será una moneda que se utilizara regionalmente. Después de EEUU, Brasil, es el segundo socio comercial de las naciones Sudamericanas. China es otro mercado importante que suple el mercado norteamericano, siempre ha querido superar al prepotente dólar. El yuan, yen, monedas de peso específico en Asia, y el sucre formaran una poderosa alianza, proporcionara autonomía comercial y económica a la región. 

Se visibilizaran esos millones de personas políticamente invisibles hasta ahora, con propuestas sociales para agarrar los problemas  y resolverlos entre todos. Habrá amenazas, miedo, manipulación, serán inevitables, pero la moneda única confluirá y unificara. 

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5478 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: