Las empresas básicas de Guayana

Son pocos que al parecer coincidimos con el presidente Chávez, sobre como tenemos que hacer el socialismo bolivariano, sin privilegios y enterrados los vicios de la IV República y que en la V República se han inmunizado y han creado metástasis y corroen el proceso revolucionario, La corrupción se ha propagado  y han invadido  casi todas las instituciones del Estado y el único que denuncia Al parecer es el presidente. Por ahí han saltado los sindicalistas, politiqueros y personajes ligados al mundo empresarial, muchos se sienten aludido por las palabras del presidente. Nadie ahora es culpable de la crisis que sufren las empresas básicas, crisis que viene desde hace más de veinte años. Nosotros los que estamos y apostamos a este proceso hemos cometidos errores y hay que decirlo, por políticas erradas, no reconocerlo es ser cómodo y cómplice. Nadie ha señalado quienes son los que se favorecen con los cupos de aluminio, cuales son los trader que no tiene procesadora de la materia prima, que solo compran para vender al exterior, esta lista es un secreto bien guardado, mientras tanto se desangran las empresas del aluminio.

Dice un refrán popular que “el que trabaja con agua no pierde”; este refrán es aplicable a la producción de aluminio; aquí tenemos la bauxita, procesada se convierte en alúmina, igualmente tenemos la electricidad y el capital humano. Lo tenemos todos. Pero el común de los mortales nos preguntamos cómo los costos de producción se remontan sobre los 3 mil $US y el precio en el mercado de la tonelada de aluminio se cotiza en 1.400 $US. Como se originan estas pérdidas nos preguntamos, pérdidas históricas, se arrastran por años, siendo la más grave ALCASA, una de las causas es la obsolescencia tecnológica de los equipos de producción, no se hizo la inversión a tiempo, porque no queríamos comprar tecnología a las empresas que se dedican a estafar a los países subdesarrollados con contratos leoninos contra la nación, pero porque el Estado venezolano va a firmar compromisos con estas empresas que perjudiquen al país. Si el Estado está comprando tecnología debe imponer sus condiciones y aquel funcionario que firme un contrato leonino en contra del país, debe ser castigado según la constitución y las leyes. Otra,  la más importante en la producción de aluminio en Venezuela como es VENALUM no escapa a los altos costos de producción, originando perdidas.

Mientras no se diga la verdad, que sigamos ocultado las verdaderas causas de la eterna crisis en las empresas básicas, nos vamos avanzar, seguiremos estancados y subdesarrollado, generando enfermos ocupacionales más que aluminio, la mentalidad monetarista, mercantilista y arcaica del sindicalismo guayanés, Mientras sigan con posturas hipócritas y tramoyistas, las empresas no van a salir de esa enorme caos, en la que han estado sumidas por décadas;  no vengan con el cuento que el sindicalismo que practican es de avanzada y moderno; porque no tienen nada de clasistas, ni solidario ni democrático y menos honestos, lo que quieren controlar los negocios de los seguros de HCM, vehículos y funerarios, que imponen crediticias para desangrar a los trabajadores y su familia. Que quieren ser contratistas, proveedores e imponer gerencias para manejarla a sus intereses personales y económicos y otra de sus prebendas es que quieren cupos de aluminios para resolverse. Mientras estos no entiendan el papel del Sindicalismo seguiremos en esta ruleta maldita. Los sindicalistas no pueden jugar a ser “dirigentes” y “estrategas”, que con su política (o falta de política) han cavado la propia tumba a las empresas en complicidad con las gerencias del pasado, actúan como agentes de la burguesía dentro del movimiento del proceso revolucionario.

El reto que tienen es la estabilidad laboral, sueldo justo y aportar ideas para salir de esta profunda crisis financiera y económica generada por el capitalismo y una de sus  por modelos es la inversión  especulativa para lograr ganancias fáciles. Esperamos alguna vez los sindicalistas se confiesen y digan que tienen que revisar sus actuaciones que muchas veces perjudican a los trabajadores, a la región y al país.

Tenemos que hacer profundas reflexiones y los aportes que hagamos para depurar y sincerar el proceso revolucionario; las estructuras capitalistas y neoliberales están presente en lo económico y en lo social, en lo político hemos avanzado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4919 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: