La gente se disfraza para olvidar

Redundancia de epítetos carnavalescos

-¿Y, de qué te disfrazaste en este carnaval de febrero de 2009?, ¿quizás de referendo? No.

-Me disfracé de Obama en la ignorancia. -¿Y, eso qué significa?: Que lo sabe todo y no sabe nada con esa metedura de pata de aquí y de allá que, no encuentra como ocultar para arrancar.

-En cambio yo, me disfracé de Condoleezza Rice. -¿Para qué? Para poder bañarme en la playa y, no me conocieran, comiéndome un asopado margariteño con los Roberto en pantuflas carupaneras.

Me cuentan que a Julio Borges, lo vieron jugando bolas criollas, el lunes de carnaval, ¿y que tiene qué ver una cosa con la otra? Que Borgito no arrima una al mingo desde que Ramos Allup lo mandó para el cipote con sus lechuguinos.

Dicen las malas lenguas –que en este País no son escasas- que hay un reguero de muertos en vida y otros boquiabiertos, desde que el cornaca adeco dijo, que en acción democrática no se repiten candidatos.

A decir de los más allegados del Alcalde de Maracaibo, se sabe que, el filósofo del Zulia, se va a coger dos años sabáticos para irse a Francia a hacer un postgrado en Telepatía Auditiva, porque tiene los oídos tapados de la bulla que recibe a diario en el Zulia.

Salió en EL Nuevo País que, a Nelson Bocagrande, lo vieron disfrazado de espoleta sin serial en el Hotel La Concha de Puerto Rico y cuando lo descubrieron se asopó todo.

Expresó un sujeto, del que dicen que es más embustero que un mitómano soñando, de que Obama, en las primeras vacaciones que coja, se va a Cuba Libre, a entrevistarse con Fidel a ver si aprende algo y bota la pava que lo oscurece, porque, si no lo ve ahora, no lo podrá ver en el otro mundo de los desembargados.

Descubrí que los censores de artículos no están solamente en los medios privados de la oposición, sino también, muy cerca de los revolucionarios, haciendo su agosto –me consta.

Después de un mal momento asoma la calma como una catarsis y, entonces la brisa se va con el río de las furias de la desesperación en comodato.

Llegó el carnaval y se fue y se llevó parte de nosotros, ahora viene la Semana Santa, en el primero se goza en la segunda se reza y, gozando y rezando con el permiso de La Conferencia Episcopal de Venezuela, se marcha al cielo derecho al infierno. ¿Quién los comprende? Mandaron a votar por el No y ahora piden convivencia en paz. De esa agua no beberé, aunque sea bendita.

Mientras, sigo siendo chavista por ahora.

estebanrr2008@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1818 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a73391.htmlCd0NV CAC = Y co = US