Manipuladores de si mismos

Dirigir una oposición significa abrir nuevas oportunidades o cerrar las puertas contrarias. Ni lo uno ni lo otro realiza la oposición en Venezuela. No tienen liderazgo, tema central de la derrota. La dirección es efectiva en la medida que ejerce el control.

Los miembros de la oposición tratan de inducir a la sociedad hacia una conducta determinada, cuando no son capases de solucionar por si mismos sus problemas, recomiendan una línea concreta de conducta cuando están desconcertados sin saber que hacer, entonces se manipulan a si mimos. Usted los oye, manifiestan que han crecido, que perdieron por el aparato del estado, por el miedo de los empleados públicos, y solo Dios sabe cuantas cosas más. Puras teorías para ocultar lo que ya no pueden ocultar, la manipulación a su propio segmento social. A la oposición, no hay que decirle como comportarse más eficazmente, ni darle instrucciones para solucionar sus problemas. La solución la llevan dentro, lo único que tienen que hacer es alumbrarse con la ayuda de Chávez.

No son capaces de cambiar una necesidad o de la probabilidad de un gesto de sencillez, refuerzan la conducta en la dirección que les conviene hacerlo sin proporcionar a nadie un propósito o un proyecto. En resumen pretenden cambiar la conducta hacia algo, no una actitud hacia ello. Resaltan una y otra y otra vez, los cambios que el gobierno y el pueblo deben tener. En base a su conducta débil e inadecuada por la prepotencia que los caracteriza, como consecuencia la oposición experimenta extinción, acompañada de respuestas emocionales: Ventajismo, intimidación, abuso electoral, para justificar la pérdida en el referéndum. No hay nada que puedan hacer o que les guste hacer bien a favor del pueblo, carecen da habilidades políticas de masas porque no tienen sentimiento social, al contrario, arrastran resentimiento hacia el pueblo, porque son ellos los que le infringen derrota tras derrota, se sienten culpables y avergonzados. No pueden ocultar la admiración por Chávez, saben lo difícil que es conservar la popularidad 10 años después, a pesar de la guerra sucia de la que ellos forman parte, se están convirtiendo en hipocondríacos y experimentan una crisis de identidad. Con autoestimulo explican su conducta y a nosotros nos permiten realizar una serie de análisis acerca de lo que anda mal en la oposición.

Sus sentimientos y sus estados mentales acaparan la atención cuando se discute la conducta de los oposicionistas. Es difícil interpretar su conducta como tal, sin interpretar muchas de las cosas que ella, según se asegura, expresa. La acción oscura de su ambiente continua así por causa de su misma naturaleza. Cambiar la conducta requiere cambiar la mentalidad, necesitan urgentemente un duchazo de humildad para acercarse al pueblo. Antes de la derrota manifestaban que el presidente tenia fecha de caducidad, no aceptamos como pueblo, el cambio de actitud llevados subrepticiamente, si el pueblo no puede ver, lo que el hipotético reformador esta haciendo y con quien, cuando siempre han caído victimas de su propia verborrea. Lavado cerebral proscrito por aquellos que justifican el cambio, por la simple razón de que el control es obvio, reforzando una conducta cualquiera que muestre una actitud positiva hacia un modelo político, construyendo una opinión favorable, tras su perdida. Son tan obvios, que ya no engañan a nadie. Simple y llanamente. ¡No volverán!

Capaces de comprender porque la oposición se comporta como lo hace, atribuimos su conducta a unas personas que no queremos ver. Personas cuya conducta, podemos explicar, avaricia, pero sobre la cual ya no nos interesa indagar. Estrategia adoptada, no tanto por falta de interés, si por su convicción antigua y fracasada, arraigada según la cual la conducta humana, en su mayor parte, carece de antecedentes de importancia para el pueblo. La explicación termina en esos hombres inferiores, incapaces de unirse sabiamente a la superación colectiva. Centro de emanación de la conducta misma, que inicia, origina y crea, el humanismo, al menos desde el punto de vista de la conducta social.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3691 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: