¿Se repetirá la historia en el Táchira?

Pildoritas 28 (año 02)

A estas alturas del partido, todos los participantes revolucionarios o no, estamos claros con lo que vamos a hacer el 15 en el momento de votar por el SI o por el NO. En cuanto a los primeros sabemos perfectamente que es lo que perderíamos si por desgracia se imponen los segundos, creo que en nuestras filas no hay indecisos y los resultados se pueden prever, al menos similares a la última elección para gobernadores y alcaldes que terminó con una diferencia de aproximadamente 1.500 mil votos a favor del proceso cifra que en teoría y conforme a las probabilidades estadísticas sería muy difícil que sea superada. Así las cosas lo que queda es asegurarse que hechos como el sucedido en el Táchira, en que las divisiones internas, la falta de sinceridad y amor real por la Revolución, el grupismo e intereses bastardos, descuidaron la escogencia de testigos, utilizando gente sin mística, que abandonó sus puestos de batalla dejándolos en manos del enemigo. Se permitió además que de manera descarada y abusiva sin que ninguna autoridad hiciese algo por impedirlo, los llamados “manitas blancas” bien identificados con sus franelas que, no se puede ocultar, los coloca como operarios de los partidos políticos de la oposición, hicieran dentro de los Centros de Votación lo que le viniera en gana, entrando como Pedro por su casa, portando escarapelas que los identificaba como coordinadores, nunca expedidas por el Organismo Electoral y sin que el Plan República hiciese algo por frenar esos abusos: aquí recorrían las colas de los votantes de arriba debajo de la manera más descarada, haciendo proselitismo y no valieron para nada las denuncias, hechas por cierto por dolientes de este proceso y no por quienes por ser activistas o directivos a cualquier nivel están en la obligación de velar para que estas cosas no sucedan.

Estos hechos violatorios que con seguridad el ala violenta (manitas blancas) de la oposición va a intentar repetir, debe frenarse esta vez con toda la fuerza de la Ley so pena de que se repita una nueva derrota en un estado que desde el 98 se había cuadrado de manera clara y contundente con la Revolución



LAS STREPERS ESACUALIDAS

En estos días un grupo de escuálidas, no más de 20 salió a la calle rumbo al Comando de la Guardia Nacional en una nueva de esas originales ideas que se le ocurren de vez en cuando a los contrarrevolucionarios, lo que hicieron, risible por lo ridículo, lo llamaron “El pantalonazo”; al llegar por cierto bien lejos de la entrada al Comando, comenzaron a quitarse los pantalones y a lanzarlos al piso, pero debajo tenían un segundo pantalón por lo que quienes, sobre todo varones, que esperaban un espectáculo más explicito, se quedaron con las ganas y menos mal porque lo que allí se hubiese visto no hubiese sido otra cosa que celulitis a montones, pues de las pocas féminas que acudieron, si acaso una sola podía haber mostrado su piernas, de otra manera yo no estaría escribiendo esto, a lo que me obliga la estupidez demostrada una vez más por esta oposición sin ideas ni argumentos y que tiene que acudir a hechos como el que sucedió con el tal “pantalonazo”.

Sin embargo la respuesta no se hizo esperar por parte de algunas mujeres revolucionarias que declararon a los medios su repudio a tales hechos, aunque yo opino debería haber sido más contundente, concurrida y tal vez haciendo un acto masivo, pues tenemos con quién y con qué, en desagravio a nuestra Guardia Nacional para llevarle un clavel que contrarrestase el espectáculo deprimente que unas cuantas escuálidas disociadas dieron aquí en el Táchira.-

AHÍ ESTA PINTADO CHÁVEZ, POR ELLO ES ÚNICO E IRREPETIBLE.-

Cuándo en la historia de este país, un presidente, que se ve está pendiente de todo lo más mínimo que sucede en el país que tenga trascendencia en al vida nacional, y las actividades de campaña de la oposición lo son, se había preocupado o se había tomado la molestia de llamar en medio de una reunión en la cual se establecían las condiciones para una marcha contra el gobierno y sus propuestas. El tal Stalin no lo podía creer pero así fue, encima de que la llamada demostró que el excepcional presidente que tenemos está en la jugada permanentemente, como diría él mismo en términos beisbolistas, aprovechó para desearle éxito en la actividad y pedirle que no fueran a repetir acciones como las que acostumbran. Lo desarmó pues. Dios quiera y así sea para bien de todos.-

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2054 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: