La venganza sionista contra Chávez

El sionismo le ha declarado la guerra a Venezuela. Por la profanación de una Sinagoga ubicada en la región capital del país el día 03/02/2009, y las inmediatas y desesperadas reacciones de algunos miembros representantes de la comunidad judía (askenazis y sefardita) en Venezuela cuando en coro disonante, y juntos a la lacaya burguesía venezolana, pretendieron responsabilizar del hecho al gobierno revolucionario, y más directamente al Comandante Chávez para tacharlo con la misma, recurrente y desgastada acusación que difama de “antisemita” a quienes se oponen al genocidio palestino. Muchas interrogantes nos surgen de inmediato. Y es qué, los astutos criminales quienes no dejaron muchas huellas reveladoras en su profanación, se ven ahora delatados por los torpes autores intelectuales. Más aun, conociendo el repertorio criminal del sionismo internacional y del Mossad israelí por similares acciones en varias partes del mundo, y además por la imperiosa necesidad de Israel por devolver un golpe moral contra Venezuela -por haber esta reasumido una digna y humanista posición en defensa del pueblo palestino-, la verdad maliciosamente ensombrecida nos queda esclarecida. 

No se necesita ser un sabio en el arte de la guerra; un Sun Tzu, o un experto en criminalística para entender que “toda acción, bien, sea militar o política, busca un objetivo esencialmente político. Nada en lo absoluto, y especialmente en la política, es producto de simples sentimientos triviales. ¿Quiénes resultan beneficiados por esta acción? Veamos. 

Desde el nacimiento del “antijudaísmo cristiano” y del “anticristianismo judío” en la Europa de los siglos pasados –en realidad xenofobia religiosa-, sus pueblos han vivido segregados por sus clases dominantes. Estos extraños sentimientos xenofobitos entre europeos no surgieron de forma natural. Pues, resulta completamente ajeno a la esencia humana que afloren naturalmente de ella, emociones discriminatorias sin intermediar las ideologías. Al hombre lo movilizan las ideas. Las ideas de las clases dominantes de ambas religiones envenenaron a los pueblos de la Europa. La casería de brujas procuró beneficios para los bandos enfrentados en su lucha por el poder. En medio de la encarnizada lucha de clases liberada en la Europa de la Revolución Industrial, cuando apenas nacía el capitalismo como modelo económico que sustituía al feudalismo, y tiempo más tarde, las persecuciones entre europeos etiquetados de diferentes religiones, y en el caso especial, contra los europeos de religión judía (los askenazis), las clases dominantes de religión católica, protestantes y ortodoxos utilizaron a sus pueblos para arrebatarles a la clase dominante de religión judía su poder conquistado por la usura. Años más tarde, Hitler, por su lado, exaltó este mismo sentimiento, para similares propósitos. Por un lado, para vengarse de su antiguo aliado, los sionistas, quienes lo habían traicionado al retirar todos sus capitales de la Alemania arruinada por el Tratado de Versalles, pero también, ensalzó el antijudaísmo contra los enemigos de su antiguo aliado sionista: la izquierda alemana conformada en su mayoría por judíos. La xenofobia religiosa posee un claro propósito de clase.  

Son los sionistas los verdaderos antisemitas porque conciben la limpieza étnica y el genocidio contra un pueblo semita como lo es el valiente pueblo palestino. Son también los sionistas los verdaderos asesinos de los judíos askenazis y sefarditas  porque en más de una ocasión no han dudado en acometer masacres contra sus propios pueblos en la intención de provocar el terror y el miedo que ha servido para justificar la ocupación de Palestina y crear al ilegal Estado de Israel. ¿Habría logrado la burguesía judía-sionista ocupar a Palestina y crear al Estado de Israel sin antes haber contado con la excelente labor de su mejor aliado de la Alemania Nazi, el führer? ¿Habrían querido emigrar los judíos hacia Palestina si no fuese por el terror nazi? ¿No fue acaso David Ben Gurión, el fundador de Israel, quien dijo: “si me hubiesen dado a escoger entre salvar a todos los niños judíos y enviarlos a Inglaterra o salvar solo a la mitad de ellos y enviarlos a Palestina, sin dudarlo habría tomado la segunda opción”? ¿Habrían podido el sionismo fundar a Israel (1948) sin sus mitos; sin apropiarse la exclusividad del vocablo HOLOCAUSTO, y sin sus propagandas para sensibilizar al mundo? ¿Fue la Segunda Guerra Mundial el holocausto de solo los europeos de religión judía o lo fue de todos  los pueblos? ¿Hitler se dedico a invadir Europa para buscar y matar judíos? Los cuentos chinos pasaron de moda.  

El sionismo internacional, a través del Mossad israelí, han intentado repetir lo que, sin lugar a duda, ellos mismos realizaron en Argentina por los sucesos acaecidos en la Embajada Israelí (1992) y  coche bomba que estalló frente a la AMIA, la organización mutual judía más importante del país, con el objetivo de culpar a Irán. O por los similares sucesos ocurridos en Uruguay cuyo fin pretendía desacreditar a judíos progresistas quienes han unido su voz a la causa palestina y acusado de genocidio a Israel.             

En Venezuela, la vandálica acción por la profanación de la Sinagoga de Maripérez, hecha por especialistas –tal como lo demuestran los expertos en criminalística de los cuerpos de seguridad del Estado- respondió claramente a los propósitos de Israel y de la clase política burguesa basura venezolana. Ellos intentaron desprestigiar internacionalmente al Comandante Chávez, pero no lo lograron. Pues, quienes utilizamos nuestras cabezas para pensar, y no los bolsillos, entendemos que estas acciones no cuadran con la ética, la moral, ni con las ideas revolucionarias que inspiran a nuestra Revolución Bolivariana. Esta acción fue concebida por el sionismo, fundamentalmente por objetivos internacionales. Pero nuestra lacaya burguesía no podía quedarse de brazos cruzados ante el festín que la carroña podría brindarles en la intención de mermar el voto por el SI para el venidero referéndum aprobatorio de la Enmienda Constitucional. Los zamuros venezolanos no se resistieron a esta carroña.   

Ya antes hemos denunciado las implicaciones directas del sionismo en el Golpe de Estado perpetrado en Venezuela en el mes de abril del año 2002; y en las muertes de esos días. Hoy, no nos cabe la menor duda de sus implicaciones en lo ocurrido en la Sinagoga de la capital.  

Los Presidentes de la Federación y Confederación Israelita de Venezuela son sionistas, verdaderos antisemitas cuyas manos están manchadas con la sangre del pueblo semita palestino. Para muchos venezolanos son también conocidas algunas figuras sionistas que liderízan las actuales movilizaciones contra el gobierno, entre ellas: el gobernador del Estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, al iracundo rector de la Universidad Simón Bolívar (USB), Benjamín Scharifker, y a los incendiarios dirigentes estudiantiles  David Smolansky y Diego Aaron Scharifker Hochman. Sabemos, son miembros de la acaudalada burguesía judía-sionista radicada en Venezuela desde tiempo atrás. Naturalmente, todos responden a los intereses de Israel. Y para alcanzar sus objetivos están dispuestos a todo.  

El sionismo es el peor enemigo de la humanidad. Ellos, por medio del Mossad israelí, continuarán atentando contra el Presidente Chávez y la Revolución Bolivariana. La guerra nos la han decretado. Responsabilizamos al Mossad israelí de los que pueda sucederle al Comandante Chávez.   

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6833 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: