Delicuencia importada

Pildoritas 18 (año 03)

Quienes vivimos en la frontera con Colombia y sufrimos los embates de la delincuencia importada, transformada en mulas, tratantes de blancas, extorsionadores, apartamenteros, sicarios, roba carros, cobradores de vacunas, contrabandistas, corruptores de funcionarios de los puestos de control, vendedores de baratijas, actividad que supuestamente utiliza para disfrazar sus verdaderas intensiones, falsificadores, estafadores, lavadores de dólares, paramilitares, guerrilleros, supuestamente reinsertados quienes al no cumplírsele las promesas optan por venirse a hacer lo único que saben hacer y toda esa plaga que emigra desde el vecino país para con sus actuaciones fuera de la Ley hacernos la vida bastante difícil a los tachirenses y utilizar nuestro territorio de puente para emigrar más dentro de nuestras fronteras, recibimos con cierta esperanza la reunión entre nuestros dos presidentes porque suponemos que entre las cosas tratadas, debió por fuerza estar esta terrible realidad, que conforma una problemática  fronteriza hasta ahora y desde siempre incontrolable. Aquí se dice que basta estirar la mano para agarrar un sicario que por cualquier cantidad disponga de la vida de algún  ser humano, mucha gente sin conciencia y temor a Dios utiliza esta vía para dirimir  sus controversias.

Bien sabemos que por nuestro lado se hace lo humanamente posible, pero en estos casos como en la relación amorosa se necesitan dos; si del otro lado no hay voluntad política para montar, por ejemplo labores de inteligencia que puedan detectar a quienes al cometer acá delitos regresan campantes como Pedro por su casa, seguiremos por los siglos de los siglos, padeciendo este mal que le sirve a los enemigos del proceso para que cada vez que se registre un delito batan palmas porque piensan que ello les sirve de argumento para repetir por sus medios sesgados que este gobierno es culpable de la inseguridad que en muchos casos tiene su origen y fuente proveedora de los autores al otro lado de nuestro estado.-
 
EL AUTOENGAÑO SIFRINO

Los sifrinos, pitiyanquis, burguesítos, manos blancas, que se creen con la exclusividad del movimiento estudiantil venezolano, engañándose a sí mismos, pues una simple encuesta nos diría claramente que la gran mayoría de los jóvenes de nuestras universidades, Institutos Universitarios y liceos en edad de votar, están alineados con la revolución; basta ver la realidad de los procesos electorales internos donde quines votan son una minoría nada representativa del colectivo universitario, si no preguntémosle a Ricardo Sánchez, con qué porcentaje fue electo para comprender que ostenta un cargo que no representa ni el pensamiento ni la voluntad de las grandes mayorías, además de que llegó a ese cargo bajo el cobijo financiero  de unas autoridades igualmente ilegitimas por ser el resultado de votaciones casi microscópicas.

Por ello no les queda más que la violencia, el inventar atentados que resultan tan burdos que nadie se los cree, tratar de torcer la realidad mutilando video donde queda bien clara su delincuencial conducta y recurrir a arrastrar en sus marchas a toda su familia para medio dar la sensación de una asistencia razonable, que aun así nunca puede superar las  concurridas  y alegres movilizaciones de la juventud revolucionaria con líderes destacados de la talla de Héctor Rodríguez, Carlos Serra y una larga lista de jóvenes prospectos que con su actuación destacadísima nos hacen afirmar que aquí hay revolución para rato bien largo.

yuviliz40@hotmail.com
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1654 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: