Disturbios vía satélite y el señor de los anillos

Mi tío Tano vio la serie completa del Señor de los Anillos y miren lo que me cuenta al comparar con Venezuela y los grupos oposicionistas a los que él llama “orcs posición” , por los orcos, los bichos superfeos y malos que quieren arrasar con la raza humana.

El enano mental de Andrés Velásquez, el mismo que le vendió la presidencia a Caldera y sus banqueros, el mismo que se hizo construir un jacuzzi en la casa de gobierno del Estado Bolívar, el mismo que sale con un megáfono más grande que él escondiéndose detrás de JJ Caldera en la Asamblea Nacional, asomó su cara de “orco” en los medios de idiotización audiovisual (él es fruto de ellos) para jurar que el 27 de febrero sus hordas armadas que quemaron la casa del MVR y destrozaron la Avenida Libertador fueron agredidas por la GN. Este “orco” no hizo más que seguir la orden del rey del mal, Mendoza y él mago maligno Cisneros.  

Al día siguiente el enajenado Pablo Medina, el mismo que acompañó a Chávez a Rusia en el 2000 y vino creyendo que era ministro de Economía y después candidato a la CTV y ante el tortazo se vendió barato al mago Cisneros. Medina, el mismo que perdía una y otra vez la gobernación de Miranda, que se le pasaba peleando contra la deuda externa, apareció vestido de negro con 7 estrellas para decir que salía de allí a dirigir la insurrección armada. Por supuesto no sería capaz ni de acercarse a una fogata de scout.

Mientras 120 orco psicópatas distribuidos por el este de Caracas, acataban el chillido del “pobre pablo” y compulsivamente comenzaron a destruir sus propios espacios, provocar que los gases asfixiaran a sus familiares, auto trancarse sus vías y tragarse su propio humo de caucho quemado.

En el mismo canal del terror, desfilan los orcos López, Capriles, Liliana, Peña y un gordito que celebró con el espectro Napoleón Bravo la sangre que derramaron el 11 de abril de 2002. Los alcaldorcos llaman desde la TV a su gente a quemar, a matar GN y DISIP. Desde allí dictaminan a sus policías proteger a los 120 malhechores que quiere aterrorizar a 3 millones de caraqueños.

Todo está organizado. En cada foco de disturbio está presente una cámara de TV para transmitir en vivo directo, vía microondas. (Estos carajos si tienen puntería para producir y televisar sus propias “noticias”).

Las perrodistas, lindas chicas con puro veneno en el alma, hacen las preguntas aprendidas que intentan poner las cosas al revés, como si los orco psicópatas fuesen unos bebe de pecho que están gritando consignas cuando en realidad incendian sus urbanizaciones y disparan con pistolas 9 mm. Las bellas perrodistas  que apenas cobran un sueldito que no les alcanza para el maquillaje llaman por celulares para recibir mandatos, sus rostros están llenos del mismo odio que les enseñan sus sabias maestras Marta, Karla, Maky y Gladis.

El arroz con mango de la “orcsposiciòn” queda al descubierto una y otra vez. Ahora los delatores son un par de prosaicos que no tienen nada que envidiarle a los loros de los chistes, (Ricardo Koesling es el loro principal) develan el plan macabro que se cumple casi a pie juntilla la tarde del domingo 29, mientras cientos de miles de bolivarianos recorren alegres las autopistas de Caracas. Los prometidos disparos de Koesling sobre la GN se cumplen, supuestamente para que a los guardias no se les ocurra meterse más con los orcos.

Mientras, a los hipnotizados que ven TV en casa se les conmina a dar cacerolazos. Algunos atinan a dar tres pailazos creyendo que están tumbando al gobierno, cuando en realidad se están  “escoñetando” (así diría Koesling) los oídos. Para darse ánimos siguen la receta de boca e cañería y se meten su trago fondo blanco de “cañita”. “La guarimba…así tumbaron el muro de Berlín”, explica el Koeslin connotado volador de aviones con viajeros deportistas de Cuba.

La Policía Metropeñitana, monstruos de la oscuridad,  no deja de cumplir su función de entregar gasolina y cauchos viejos a 20 ò 30 orco psicopatas provenientes de la extinta “Bandera Rota”.

Por su parte unos señores del reino de los muertos vivos denominados OEA y Centro Carter observan embelezados como los orcos se auto secuestran en sus propias zonas residenciales y se disparan entre sí. Los visitantes no dicen nada, solo quiere hacer propuestas al CNE ¿Cómo llaman estos extranjeros los actos terroristas de la orscposiciòn? ¿Protestas pacificas?

Al fin el rey de los orcos nacionales, luego de recibir la línea de rey Bush anuncia que el imperio del mal se propagará hasta el final.

Lo que ignora el infeliz oreja de dragón  es que el anillo del mal ya fue arrojado al fuego que lo destruirá para siempre. Los orcos están a punto de desaparecer. El reinado del pueblo se consolida. Los orcos no pasarán. 

Atanasio Blanco


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3734 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas