La mala fe y desvarío del oligarca Urosa

 ¿Quiénes no lo recuerdan con su cara de mosquita muerta, y su perfil de nunca haber roto un plato, después de ser postulado para ser designado cardenal de ese clan mafioso llamado iglesia católica?. En muchas partes de Venezuela desconocíamos su existencia. Un perfecto ignorado, perdido en el anonimato de la maldad diabólica que lleva internamente y que supo disimular muy bien. Una vez lograda la designación, inició su reinado con un aparente lenguaje equilibrado y sobrio. Recuerdo, que hasta -el para entonces funcionario- José Vicente Rangel dijo unas palabras de celebración por la sobriedad del discurso del ya entonces cardenal, que contrastaba abiertamente con el del sacerdote delincuente e incitador a la violencia: Baltasar Porras y el agente del pentágono, Roberto Lúkert. Recuerdo, que hasta algunos de los que combatimos esa mafia diabólica, apostólica y Romana. Pensamos que tal vez la prudencia para sobrevivir de ese clan, había tomado distancia de los ya delatados enemigos del pueblo, organizados en una cúpula política llamada Conferencia Episcopal Venezolana; subsidiaria de la transnacional mayor del vaticano.

Ya una vez posesionado en su cargo, el ilustre desconocido de ayer y neo instrumento mediático de la franquicia religiosa y explotadora de la fe en Venezuela, empezó a mostrar su verdadero talante e interés. Él no quería ni pretendía cambiar el método de conducta y engaño de sus antecesores, no, solo pretendía hacer una jugada maestra para desconcertar por un tiempo al pueblo y al gobierno de Venezuela. Con la finalidad de usar el factor sorpresa como aliado en la nueva etapa de la arremetida, oligarca- eclesiástica –imperio. Para confundir al pueblo y hacerle creer que sus amos rectificaron. Una vez conseguidos los halagos y loas del gobierno nacional y otros sectores progresistas del país. Reiniciaron los ataques y amenazas, impregnados de mentiras, engaños y traición a la verdadera fe cristiana, con el neo cardenal a la cabeza y como factor renovado de la violencia demoniaca disfrazada de celestial.

Hoy el capo nacional del clan mafioso apostólico y romano llamado Jorge Sabino Urosa, toma la batuta, tal como le corresponde a todo un jefe representante de todo lo que es desprecio a lo popular y los avances comunitarios. Lanza la piedra, precisamente el día de de la conmemoración de la fecha del Dios nacido dos mil ocho años ha. Mismo Dios que treinta y tres años después los antecesores de su cardenalidad mafiosa, asesinaron en una cruz, previa sesión de tortura y vejación. Por haberse atrevido a interceder por los pobres del mundo y echar a los oligarcas de su tiempo, del templo de adoración al Dios bueno y bondadoso, convertido en mercado de especulación y explotación mercantilista.

Dijo el Capo Urosa: “la reforma es contraria al pueblo” y otras babosadas más. Por lo tanto él y sus compinches no están de acuerdo. Se abroga la potestad de hablar por el pueblo, sin consultarlo. Habla de la voluntad popular para mentir a nombre de ese pueblo ¡que yo sepa en el pueblo no hemos elegido a ese delincuente e inmoral impostor como nuestro vocero! Él no tiene legitimidad ante nuestra tribuna popular, caso contrario al de Hugo Chávez Frías, “el veguero de Sabaneta” lo elegimos en forma directa y masiva para que fuese nuestra voz en el concierto de las naciones del mundo, para que defendiera nuestros intereses colectivos, para que desenmascarara a esos hampones que como Urosa, Baltasar Porras, Lúckert y CIA, que a nombre del pueblo, se roban las riquezas materiales, económicas y espirituales del pueblo; para almacenarlas en un antro llamado Vaticano, donde las exhiben como trofeo de vanidad a los que como éllos tienen la desdicha de despojar a los pueblos, sin que no pudiésemos hacer nada hasta ahora y,  además avalaron el despojo que hacia el imperio norteamericano de los bienes naturales de la nación, a cambio de miseria y pobreza.

Pues sepa señor mafioso, Apostólico Romano. Que la mayoría del pueblo -un setenta por ciento- hemos decidido de manera voluntaria, sin coacción, sin imposición de ningún tipo, asignarle al SEÑOR PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, MEDIANTE LA MODIFICACION DEL ATICULO 230 DE LA CRBV, LA RESPONSABILIDAD DE CONTINUAR AL FRENTE DE NUESTA COSA COLECTIVA, LLAMADA PAIS O PATRIA: CIUDADANO HUGO Chávez FRIAS, HASTA QUE SE CONSOLIDE EL PROYECTO POPULAR COLECTIVO DE UNA PATRIA SOCIALISTA, LIBRE DE PRIVILEGIOS, AVAROS, EGOISTAS Y ELITESCOS, EN PRO DE LA FELICIDAD COLECTIVA Y LOS DERECHOS DEL PUEBLO

 
Ya lograda esa meta, le autorizaremos para que descanse de su gran responsabilidad y pueda disfrutar de los beneficios de nuestra obra colectiva como un ciudadano más, con todos los privilegios que tendrá como uno del pueblo. Mientras tanto, queda Ud. señor clandestino Urosa, desautorizado a hablar en nombre del pueblo, pues en ningún momento lo hemos investido de tan honroso poder; por el contrario, nos deshonra Ud. señor Urosa al invocarnos y hablar a nuestro nombre: LA PATRIA OS LO RECLAMA y DEMANDA.

 javiermonagasmaita@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2369 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a69328.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO