El Petróleo y la Seguridad del Estado. Entrevista con el General Baduel

Entrevista al G/D Raúl Isaías Baduel, recién nombrado Comandante General del Ejército, Ex Comandante de la IV División del Ejército, realizada en el marco del Foro Petrolero: Energía y Seguridad de Estado, Desarrollo e Integración Energética Latinoamericana, organizado por la Cátedra J. P. Pérez Alfonso-UCV, PDVSA Oriente, Trabajadores Petroleros, Comunidades Organizadas y Fuerza Armada Nacional (FAN), que se llevó a cabo el 9 de enero de 2004 en Puerto La Cruz, Club Terminal, adyacente a PDVSA Guaraguao.

La entrevista fue realizada por Gonzalo Gómez, del Portal www.aporrea.org y en servicio de corresponsalía para el Sitio Web en inglés: www.venezuelanalysis.com. La misma se hizo antes del nombramiento del Gral. Baduel como Comandante General del Ejército.

El paro-sabotaje y el boicot petrolero interno que ejecutó la oposición conspiradora en diciembre de 2002 y enero de 2003, para tratar una vez más de derribar al Gobierno del Presidente Chávez, puso con gran intensidad sobre el tapete el problema energético petrolero como una cuestión de seguridad de la población y del Estado. De ahí la importancia de lo que viene proponiendo el General Baduel, mediante la participación en foros y encuentros petroleros, en los que se dirige a todo el conjunto que mueve a la industria petrolera nacional, gerencia y trabajadores, organizaciones sindicales y movimientos, expertos en el área, comunidades circundantes a las instalaciones u organizadas en torno a actividades de producción, servicio o defensa civil para Petróleos de Venezuela (PDVSA) y miembros de la Fuerza Armada Nacional. Se trata de un intercambio bi-direccional por cuanto interactúa en discusión con todos ellos. Es parte del desarrollo de toda una nueva doctrina de seguridad y soberanía nacional en materia energética, consustanciada con los principios y disposiciones contenidas en la actual Constitución. Como él mismo lo aclara, todo ello se ha venido llevando a cabo con el conocimiento y aprobación de las autoridades superiores a las que ha venido reportando los resultados de los eventos, incluidas las propuestas, denuncias e inquietudes que recoge.

Esta actividad que viene efectuando el General Baduel tiene una especial connotación, dado el papel desempeñado por su figura en la derrota cívico-militar incruenta que le propinaron los sectores leales de la Fuerza Armada Nacional y el pueblo insurrecto a la breve, pero terrorífica, dictadura fascista impuesta por la oposición golpista entre el 11 y el 13 de abril de 2002. Recordemos a los lectores no venezolanos que nos leen en el extranjero que entre esas fechas se instauró en nuestro país un gobierno de facto, con participación de una buena parte del Alto Mando Militar de ese entonces, del gremio patronal agrupado en FEDECAMARAS, de la burocracia sindical de la CTV, de la elite petrolera (hoy casi totalmente desplazada) y de los partidos políticos herederos de la vieja IV República reemplazada por la V de Chávez.

Desarrollo de la entrevista:

Gonzalo Gómez (G.G.):Uno de los planteamientos centrales que usted viene presentando en los foros sobre Seguridad, Defensa y Petróleo y Energía, es el de la constitución del Consejo de Estado, el Consejo Ejecutivo de Estado  para la Seguridad y Defensa en Materia de Energía y Petróleo.  ¿Qué respuestas ha obtenido al respecto? ¿Qué resonancia ha tenido esto? ¿Hay algún adelanto? ¿Se están encaminando las cosas hacia la constitución de ese Consejo? ¿Qué nos puede decir al respecto?

General Raúl I. Baduel:Primero quiero hacer algunas apreciaciones. El contacto que hemos tenido con esta materia, sobre todo por la experiencia que recabamos a raíz de estos hechos de diciembre de 2002 y de enero 2003, y de la participación en diversos eventos, también de índole académico y asambleas populares,  nos ha llevado a estructurar las ideas en una línea de investigación de seguridad y defensa y en un proyecto de investigación que lo he denominado: Los Asuntos Energéticos, la Tecnología y la Seguridad del Estado; y un tema específico de El Petróleo y la Seguridad del Estado.

Enriqueciéndome en toda esta interacción, recabando las informaciones del caso y haciendo acopio de la formación que he tenido como soldado en el área de seguridad y defensa, hemos planteado esa propuesta, sobre todo tomando muy específicamente el articulo 251 de la Constitución. Pero no es un Consejo Asesor, ni un Consejo Consultivo; reconozco y creo que se puede enmarcar en ese artículo la creación de un Consejo Ejecutivo de Estado para los Asuntos Energéticos y la Seguridad (Nota de Aporrea.org: El Art. 251 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela estatuye que “El Consejo de Estado es el órgano superior de consulta del Gobierno y de la Administración Pública Nacional. Será de su competencia recomendar políticas de interés nacional en aquellos asuntos a los que el Presidente o Presidenta de la República reconozca de especial trascendencia y requieran de su opinión. La ley respectiva determinará sus funciones y atribuciones”).

Pienso que hubo, cuando los momentos mas agudos de la crisis, el germen de ese Consejo; cuando se reunieron de una manera intersectorial el Ministro de la Defensa, representantes del Alto Mando Militar, del Ministerio de Energía y Minas, de la industria petrolera, y bueno, ampliándolo hacia otros sectores, dadas las circunstancias que vivíamos. Sería bien pertinente -o también en el marco del Consejo Nacional de la Defensa- crear esta instancia.

Realmente, no he tenido yo una respuesta oficial, no  puedo considerarla oficial. Pero sí, en un medio impreso de circulación nacional, en una oportunidad el Señor  Ministro de Energía y Minas, creo yo que se refirió a esto de alguna manera y me sentí aludido, puesto que el Congreso Petrolero, él decía que había sido convocado por comunidades, algunos trabajadores petroleros y oficiales de la Fuerza Armada. Yo me eximí de presentarme allí, sobre todo, en principio, porque soy un soldado en actividad y debo dar ejemplo manifiesto de obediencia, de subordinación y de disciplina, y que no se fuese a interpretar mi accionar como ciudadano y como soldado como que yo estaba atendiendo a una parcialidad política,  pero esa respuesta, que asumo que fue una respuesta del Señor Ministro, según él decía, rechazaba la creación (del Consejo de Estado)  porque se pretendía crear un ente supranacional para manejar un asunto que era de estricta competencia del Presidente de la Republica y del Ministerio Energía y Minas. Yo no pongo en duda y nunca he cuestionado que tiene que ser el Señor Presidente quien dirija esto. Pero, también debemos reconocer, por el conocimiento que tengo del Señor Presidente, que él estaría abierto a recibir toda la asesoría y toda la información que enriquezca y fortalezca ese ente que garantizaría que un  asunto tan vital para la pervivencia del Estado Venezolano, fuera manejado de la mejor forma.

G.G.: ¿Entre esos otros sectores que dice usted que estarían en el Consejo, estarían por ejemplo, los trabajadores petroleros y organizaciones sociales? ¿Qué otro tipo de participación podría haber?

Baduel: Bueno, primero debemos estar conscientes que sería en la práctica muy difícil que pretendiéramos hacer como en la Colina de Niza, en la ciudad del Estado Ateniense… hacer una asamblea de todos; pero esto no niega la posibilidad de abrir una amplia discusión con todos los sectores del país que puedan dar aportes en este sentido.

G.G.: ¿En todo caso, estaría en correspondencia con los principios de participación democrática y protagónica y de la corresponsabilidad Estado-sociedad?

Baduel: Eso esta establecido en la Constitución, en el Titulo Séptimo De la Seguridad de la Nación, está claramente señalado que no es un asunto que el Estado se reserva exclusivamente, que sean patrimonio exclusivo del Estado  los asuntos de seguridad,  no. En los asuntos de seguridad del Estado hay una corresponsabilidad entre el Estado y todos los ciudadanos que hacen vida en nuestro país.

G.G:  ¿De manera que los planes de negocios de PDVSA, por ejemplo, serían materia a discutir  abiertamente en organismos de esa naturaleza?

Baduel: Bueno, yo no puedo negar la complejidad del negocio petrolero y debemos estar conscientes de que tiene que ser la mejor inteligencia del país quien dé sus aportes para estructurar ese plan de negocios, de la manera que garantice que no se vean afectados los intereses y cometidos del Estado Venezolano.

G.G: Ese era uno de los puntos  principales que queríamos tratar. También, hay otra pregunta que la habíamos dejado en el tapete, cuando conversamos previamente a esta entrevista, que se refería al tema de la impunidad. La impunidad no solamente en el terreno político (por el golpe de Estado, los crímenes y los sabotajes), sino incluso dentro de la industria petrolera. ¿Desde el punto de vista de la seguridad y defensa, cómo se puede apreciar el problema de la impunidad, cuando los ejecutores -muchos de ellos de los más importantes- del golpe de Estado del 11 de abril y del paro-sabotaje de diciembre se encuentran libres, no han sido sometidos a juicio, no están en la cárcel, están promoviendo un referéndum revocatorio, nadie les ha pedido compensación, ni pago de costas por los diez mil o quince mil millones de dólares que se volaron con el paro-sabotaje  petrolero? ¿Qué opina, desde el punto de vista de la seguridad del Estado, sobre este problema de la impunidad que es evidente en Venezuela?

Baduel: Muy particularmente, mi visión como ciudadano y como soldado, es que es muy difícil digerir, si es que  queremos utilizar una expresión, cómo unas personas, por mucha preparación intelectual y académica, o técnica, científica, puedan abrogarse el derecho de utilizar bienes patrimoniales de la nación para causar daño a la nación misma. Soy un ferviente partidario del fortalecimiento de las instituciones y como venezolano tengo la aspiración personal del fortalecimiento de todas y cada una de las instituciones, muy particularmente de la institución de la justicia, y creo que es una demanda justa y legítima del pueblo venezolano que cada una de las personas que de esa manera actuaron afronten las consecuencias y tengan que resarcir los daños que le causaron al país.

G.G.: Aporrea, por ejemplo, con otras organizaciones sociales, como la Asociación Bolivariana de Abogados, AIPO, Congreso Petrolero, distintos movimientos como el Movimiento 13 de Abril, OIR, la Unión Nacional de Trabajadores…  hemos planteado desarrollar una campaña contra la impunidad, creemos que la movilización social es imprescindible para desatar ese nudo. ¿Qué opinión le merece esto?

Baduel: En este tránsito político-social inédito que ha estado viviendo nuestro país, en un balance que hagamos, creo que nadie puede desconocer cómo todos y cada de los venezolanos, por mas humildes que sean, se ha consustanciado primero con el espíritu y letra de la Constitución y también, no sólo con el ejercicio de los derechos, sino en primera instancia con el ejercicio de los deberes… todas esas previsiones constitucionales referentes a la participación que están contenidas, si mal no recuerdo, en el Artículo 62 y, en otros aspectos, desde el Artículo 168 al Artículo 184 (de la CRBV). Realmente, creo que debemos hacer ciertas estas previsiones constitucionales y crear los mecanismos apropiados para que esa participación apunte al beneficio colectivo.

G.G: ¿Y ahora, en su cargo de Comandante General, cómo se plantea su misión en cuanto a la seguridad y defensa en la coyuntura en la que nos encontramos?

Baduel: Realmente, primero debo señalar que aún no he sido reconocido (la entrevista se hizo antes del nombramiento como Comandante General del Ejército), ya el Señor Presidente hizo en días pasados el anuncio oficial de esta designación.

Yo creo, en particular, que hay que privilegiar el accionar conjunto: Vale decir que eso de la Fuerza Armada Nacional, no es un asunto simplemente de pasar de una denominación de lo  plural a singular (antes se denominaba Fuerzas Armadas), sino que hay que privilegiar el accionar conjunto de las fuerzas armadas. Hay que privilegiar también los procesos antes que las funciones. Y en el caso específico del componente Ejército, mi visión apunta al hecho de que hay que privilegiar el macro-proceso operacional del componente Ejército sin desmedro del proceso logístico-administrativo y de guardia. Pero esa debe ser la precedencia en la cual se debe establecer; por eso yo ya estaba trabajando en lo que se denomina la guía de planeamiento -que es la metodología de trabajo en el seno de la institución militar- el documento rector contentivo de las Políticas de Comando. Ya están vertidas allí esas directrices, que haré del conocimiento de mi Estado Mayor y de los que me secundarán en el ejercicio de estas funciones. He previsto hacer toda una difusión en los diversos niveles de la institución para apuntar -y que todo este enlazado hacia eso- hacia garantizar  al Estado Venezolano que ese mandato que nos dio en el Capitulo Tercero (de la CRBV), específicamente en el Titulo Séptimo de la Fuerza Armada Nacional, y muy particularmente en el Artículo 328… nosotros respondamos ante la Nación por ese mandato de asegurar  la independencia y la soberanía y garantizar la integridad del espacio geográfico, cumpliendo las tres tareas fundamentales de defensa militar, de cooperación y mantenimiento en el orden interno y de participación activa en el desarrollo nacional.

G.G.: Por cierto, esa integridad esta siendo amenazada, con situaciones como por ejemplo las incursiones de las que se tiene noticia, de las Autodefensas Unidas de Colombia y el sicariato  en la frontera, e incluso algunos elementos de intervencionismo de alguna potencia.

Baduel: Creo que, en relación al costado sur-occidental de Venezuela, ya desde el momento que asumí el mando de  la 42 Brigada de Paracaidistas, en el año 1999, hice un planteamiento recogido en tres premisas: Negar, desarmar y defender. Negar espacio geográfico, defender cada palmo de  las operaciones que conduzca nuestra unidad -en aquel momento en esa frontera- porque estaba presta para salir hacia esa región fronteriza y desarmar a quien ose amenazar la integridad del territorio venezolano. Es muy lamentable la situación que vive Colombia y que tiene su origen y su desarrollo por más de 50 años. Lo lamentamos sobre manera, pero también hay que reconocer que ese es un problema de Colombia, y que Venezuela tiene derecho a exigir no ser blanco de las consecuencias de esa situación de violencia que vive Colombia.

G.G.: ¿Quiere hacer alguna reflexión y mensaje final de cierre para la entrevista?

Baduel: En principio como hombre de fe, me encomiendo a Dios, Yavé, Dios de los Ejércitos, para que me dote de humildad, paciencia y sabiduría para ejercer esta alta responsabilidad  que el Estado Venezolano me ha encomendado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5197 veces.



Gonzalo Gómez - Venezuelanalysis.com / Aporrea.org

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas