Para todos los gustos

I No pretendo vacilarme las elecciones del domingo 23 de noviembre, pero creo que los resultados dan para todos los gustos. Lo cual no está mal. Al menos acaba con las denuncias sobre la presunta manipulación de los escrutinios (aún cuando sobreviven algunos obstinados). Ya es un avance que, por primera vez, la oposición no hable de fraude. Que considere que pese a que el chavismo obtuvo 17 de las 22 gobernaciones en disputa (77,2%), y 265 de las 327 alcaldías (81%), no reaccione como siempre lo ha hecho y avale el proceso sin chistar. Hay que reconocerle este buen comportamiento. Mas no nos confiemos sólo en los guarismos. Éstos, electoralmente hablando, dan pie a sorprendentes interpretaciones. Sirven para atribuirse victorias o rehuir derrotas. Al menos públicamente. Lo que en último término importa es que, en los análisis que internamente hagan los contendores, prive la racionalidad. Porque es inútil pretender engañar a la opinión pública sobre lo ocurrido el 23N, ya que si algo se demostró ese día es que contamos con ciudadanos más informados de lo que los politólogos suponen.

II
La oposición apostó a conquistar, cuando menos, 10 gobernaciones -hubo algunos que pronosticaron 17, como el Movimiento 2D-. Mientras que el chavismo habló de ganar todas las gobernaciones. No ocurrió ni lo uno ni lo otro. La oposición obtuvo 5 gobernaciones, y no pudo revalidar las que consiguió por la vía de la disidencia chavista: Aragua, Sucre, Guárico, Trujillo que volvieron a manos bolivarianas. Confirmó dos que ya tenía, Zulia y Nueva Esparta, consiguió en lucha cerrada Carabobo, y le arrebató al chavismo Miranda y Táchira -ésta por mínima diferencia-.

Con la Alcaldía Mayor hay, si se habla en plata blanca, un espejismo. Es una suerte de jarrón chino. Ya que no se trata de la Alcaldía de Caracas, que el chavismo conservó con la victoria de Jorge Rodríguez en el municipio Libertador. Pero este cuadro no se debe examinar omitiendo el nivel municipal: 81% de las alcaldías rojas en el país no es cualquier cosa.

Es, junto con la red social de los consejos comunales, un factor de poder. Más aún si se toma en consideración que esa mayoría municipal también se expresó, abrumadoramente, en aquellos estados donde ganó la oposición.

III
El chavismo tampoco alcanzó su objetivo de imponerse en toda la línea, lo que le abrió una rendija a la oposición. A través de esa rendija se colaron victorias en estados de la importancia de Miranda, Carabobo, Táchira, y en uno de la significación de Zulia. Lo mismo sucede con la Alcaldía Metropolitana, de escasa relevancia institucional, pero con indudable valor emblemático y publicitario. Corresponde al chavismo examinar por qué no alcanzó sus objetivos, algo que seguramente tiene que ver con la gestión administrativa, gerencia, exclusiones en el mensaje y otros aspectos.

Como también a la oposición le conviene examinar el por qué del magro resultado obtenido. Ambos sectores incurrirían en un grave error si magnifican el éxito y excluyen la autocrítica.

IV
En ambas políticas hubo sectarismo, arrogancia, imprecisión en lo que a los objetivos se refiere. Sobre todo, a lo que en realidad se buscaba el 23N. A las condiciones objetivas imperantes, claves para alcanzar el éxito. Pero cualesquiera sea la reflexión que unos y otros hagan, no se debe desestimar la magna lección dada por el pueblo venezolano al concurrir masiva y cívicamente a la cita electoral. Ambos sectores tienen que estar conscientes de que no existe otra vía distinta a la electoral, a la que consagra la Constitución, para plasmar proyectos y llevar adelante cualquier política en este país.


LABERINTO

A la hora de recoger
los vidrios rotos nadie puede venir con excusas. En un proceso electoral realizado en el marco de fuertes tensiones, todos están expuestos al error. Mas lo que importa es la voluntad de rectificar. Por eso la conveniencia de plantearse el equivalente a un "retiro espiritual" para el liderazgo nacional. Hay que poner la mente en blanco y cambiar el casette...

Exagerado hablar
de victoria de la oposición -como lo hacen algunos-. El modesto resultado del 23N no da para tanto, pero sí para concluir que produce más dividendos circular por la vía cívica a incursionar en la aventura.

Ledezma es un ejemplo: de golpista, guarimbero y abstencionista, actitudes en las que fracasó, ahora se recupera reaccionando contra ese pasado. Lo cual es encomiable...

La fundación Clinton
está bajo sospecha. Tras ella se ocultan, según parece, oscuros negociados. Obama le metió el ojo y lo descubierto parece obstaculizar la designación de Hillary como Secretaria de Estado...

Todas las encuestadoras
se pelaron. La más cercana al resultado final fue Ivad de Félix Seijas. ¿Cuándo les pedirán cuenta los que las pagan?...

Lo del narcotráfico
en Valencia -se llevó en los cachos a un candidato a alcalde- pica y se extiende. Si se sigue tirando del hilo habrá increíbles sorpresas...

Por cierto,
¿qué es de la vida del maletín? Terminó la campaña y no se volvió a hablar del caso. Medio es medio...

Durante el gobierno
de Uribe han asesinado a 474 sindicalistas. Si al dato le agregamos las masacres cometidas por el Ejército de Santos y los paramilitares, tendremos el cuadro más atroz de violación de los derechos humanos en la región. Pero el silencio de la comunidad internacional, los medios y la OEA, es ensordecedor...

Un banco
con nombre de río fue pródigo financiando la candidatura de un alcalde de oposición...

Debido al fragor
de la campaña electoral pasaron desapercibidas las declaraciones de Lorenzo Mendoza que, seguramente, provocaron escozor en el empresariado: "Los empresarios deben dejar de buscar excusas para no invertir en Venezuela", y una exhortación a los "comerciantes a respetar los precios". Ni el gobierno le paró a lo dicho por el presidente de Empresas Polar el 14N...

Criminales:
no tardará el juicio a Bush por delitos de lesa humanidad: masacres en Irak y Afganistán; respaldo a torturas de la CIA; desapariciones; violación del derecho internacional, del debido proceso. Ya fueron acusados ante un jurado de Texas dos de sus colaboradores, el vicepresidente Cheney y el exministro de Justicia González. Los genocidas servios y bosnios son niños de pecho al lado el ex inquilino de la Casa Blanca...

Curioso:
quienes más se quejan del lenguaje del Presidente, son los que emplean más agravios -y descalificaciones de todo género- contra él. Nada los frena a la hora de vaciar en algunos medios las peores infamias contra la familia del Jefe de Estado y sus colaboradores. Pero cuando se produce el retruque -y hay bastante munición para responder- lloran como Boadil...

A quien quiera conocer
la historia de la década de los

60 , lo que sucedió en la izquierda y el colapso del puntofijismo, le recomiendo el libro de Miguel Márquez, "Abramos esta Historia". Una esclarecedora conversación del autor con Juvencio Pulgar, quien se expresa con conocimiento de causa y lucidez...

De Joseph Stiglitz,
Premio Nobel de Economía: "No se podría haber manejado la crisis peor de lo hecho por la administración Bush y la FED (con Greenspan y Bernanke a la cabeza). Esto traerá aparejado un fuerte conflicto social".

jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3079 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a67957.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO