Honor a quien honor merece

Hoy quiero darle mis felicitaciones y mi eterno agradecimiento al general Carlos Aníbal Padrón Mosquera, Director de Presupuesto de las Fuerzas Armadas, Presidente de la Fundación Berruecos y encargado de velar por las Misiones Dr. José Gregorio Hernández y la de Atención a la Comunidad Negro Primero. El General Mosquera Padrón es un hombre bastante joven, quizás poco conocido por los venezolanos y que merece ser sacado a la luz para que se conozca su labor por la comunidad. En todas las obras que les enumero a continuación ha tenido que ver con ellas, bien porque fue su iniciador o, porque está en estos momentos metido de lleno en ellas.

Ya hace un tiempo pudimos ver los venezolanos por televisión un magnifico programa, que se hace en la Escuela de Equitación de Fuerte Tiuna, dirigido a la rehabilitación a niños y  jóvenes discapacitados con terapia de equitación y explicaba en esa ocasión el encargado del programa las ventajas que tenía esa terapia para rehabilitar a las personas con problemas motores. Quienes vimos ese programa por televisión nos quedamos gratamente complacidos  y admirados al saber que con la equitación se pueden rehabilitar personas discapacitadas. Pasado un tiempo, me enteré que se había creado la Fundación Berruecos con el mismo propósito de rehabilitar niños y jóvenes discapacitados, ya no solo con la equitación sino con los métodos más modernos existentes, por otro lado se modernizaron y se construyeron  nuevas caballerizas en Fuerte Tiuna y se inauguró una Clínica muy bien equipada para terapia de discapacitados localizada justo al lado de las caballerizas donde hacen la terapia con equinos, se conoce como Centro de Equino Terapia Atención a la Comunidad Negro Primero, pero, como si esto fuese poco la semana pasada salió publicado en el diario VEA otra Misión, que merece todo los aplausos de los venezolanos, y más allá de nuestras fronteras también. Esta Misión,  doctor José Gregorio Hernández.,  con el apoyo de nuestro presidente Hugo Rafael Chávez Frías se encarga de rehabilitar a las personas con problemas auditivos donde se  hacen exámenes de telemetría auditiva y de inmediato se le dona a la persona con problemas auditivos la prótesis que requiera para corregir su problema.

Ayer, 29 y hoy 30 de noviembre la Misión Dr. José Gregorio Hernández ha estado en un operativo en el Instituto Bolivariano de Estudios Especiales en El Toco, Cagua, Estado Aragua atendiendo a todas las personas que mostraron interés en ser favorecidos con esta nueva iniciativa del Gobierno Bolivariano, de nuestra querida Venezuela, que además de ser asistidos, se les suministró transporte desde las distintas ciudades y pueblos vecinos a Cagua. En el Instituto Bolivariano fueron atendidos por personas pertenecientes a la Misión José Gregorio Hernández que les ofreció también alimentación suficiente para esperar su turno durante la jornada, fue algo muy emotivo ver que en esa hermosa labor ejecutada había muchos jóvenes incluyendo entre ellos al propio general Mosquera. Se donaron 600 audífonos que hicieron felices a las personas que acudimos. Pudimos observar  a niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad y hasta familias enteras, padre, madre, hijos y nietos haciendo cola muy bien atendidos y sentados en  cómodas sillas esperando su turno para ser atendidos por los médicos encargados de hacer la telemetría auditiva, para luego verlos salir con sus audífonos y llenos de felicidad, con los rostros expresando una alegría infinita, dando bendiciones porque tenían la dicha de oír, unos por primera vez, otros por recuperar la audición perdida reencontrándose con ese mundo de infinitos sonidos. Estas imágenes nos quedaran, a mi señora, Beatriz Lucía Páez, y a mí, eternamente grabadas en nuestras mentes y corazones con un agradecimiento enorme.

Puedo contarles como persona  afectada, por haber perdido parte de mi audición en los dos oídos,  que fue un gratísimo placer para mí volver a escuchar, al amanecer de hoy, el trinar de los pájaros y la grata bulla que hacen las guacharacas, pude oír con toda nitidez a los que estaban cerca de mí y a los que estaban a pocos metros, a los más distantes y, hasta mis propios pasos al caminar que hacía mucho no escuchaba, ya ni siquiera los recordaba.  ¡Qué  Suma de Felicidad Tan grande!


 


gilrsalame@cantv.net

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3618 veces.



Gil Ricardo Salamé Ruiz

Economista, con Post Grados en Industralización y Ecología. Historiador.

 gilrsalame@yahoo.com      @gilricardosalam

Visite el perfil de Gil Ricardo Salamé Ruíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a67940.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO