Me siento orgullosa de ti comandante

Realmente es indescriptible esta emoción que se apodera de mi, no se como llamarle, pero es como un río de amor que pasa por todo mi cuerpo y genera una hermosa luz de verdad y agradecimiento.

Como me siento orgullosa de ti comandante, como me alegra saber que estas ahí, con tu voz, con tus anhelos, con tu moral, con tu sentimiento, con tus manos apretadas a las manos de mi pueblo. Como te admiro comandante, y este gran orgullo que siento, sale de mi esencia, que dice la verdad, que aclama la verdad y también, la real justicia.

Verte hablar a nuestro pueblo con tu sabiduría, con tu análisis preciso y acertado, es un honor comandante, el mas grande de todos los honores.

Este regocijo que hoy impregna mi vida, yo lo necesitaba sentir y se que también lo necesitaba mi pueblo. Allá aquellos cuya conciencia no aflora como rosa en jardín atendido con amor. Allá aquellos que miran con la ola del desprecio clasista, la pureza del ser venezolano. Allá aquellos, que depositan en su individualismo creado por la alienación y el consumismo, los afanes del ego que edifica la injusticia.

Presidente Chávez, tu amor por la patria se siente, anega las llanuras y los valles venezolanos, traspasa las fronteras de nuestra tierra, y se asienta en la America latina sometida por los vaivenes oligarcas aliados del imperialismo, en esta América latina que ahora emerge en su dignidad, y allí, en sus suelos extensos, llenos de cultivos campesinos, de pobreza y de sueños, de parquecitos poblados, de mercados artesanales, se abren las alas tan ambicionadas de la esperanza. Ellos escuchan tu voz comandante, esa palabra tuya que llega como eco para alzar el vuelo, y convertirse en millones y millones de palomas mensajeras que se elevan, que se esparcen, que sobrevuelan el ancho mapa americano, surcando los caminos de la equidad.

No me cansare de decirte comandante, que eres la luz más hermosa que ha llegado a mi nación, que tu amor nos llega a lo más profundo de nuestro ser y nos convierte en hombres y mujeres luchadores que cantan con alegría la canción necesaria, esa canción de Ali Primera que nos emocionó siempre y hoy nos lleva al combate con la conciencia como antorcha radiante, esa canción que tu cantas y que tu pueblo luchador incansable en su proceso de exclusión social de toda su vida cuarto-republicana , la recibe con la esperanza en su piel, porque entendió que tu propósito es de amor transformador.

Tu trabajo presidente, ha sido de tenacidad y de entrega, de aguante y de seguimiento, ha sido una lucha intensa para seguir este camino trazado que elegimos todos los soñadores por la igualdad de nuestro pueblo. Y hoy con grandes triunfos y rectificaciones, seguimos tomando impulso porque creemos en una nueva historia venezolana de avatares relevantes para su desarrollo social y político, donde las desemejanzas desaparezcan y la dignidad del pueblo ondeando el estandarte tricolor sea la ilustración de la Revolución Bolivariana.

Adelante mi comandante, la patria de Bolívar, no solo reclama tu presencia, reclama tu pasión libertaria y de amor, reclama tu sabiduría, reclama tu convicción enamorada del socialismo como única vía que abraza la justicia.

Adelante mi comandante, la América esperanzadora reclama nuestra victoria, porque ella, es la victoria de ellos para derrumbar las amarras opresoras.

Adelante mi comandante, los pueblos del mundo nos miran con alegría, porque dentro de este corazón que late en nuestra Venezuela valiente, tú, su gran líder, pone alas a las ilusiones de quienes nunca dejaron de anhelar.

 

 

Hasta la Victoria siempre mi Comandante: Patria, Socialismo o Muerte, Venceremos.


careliscontreras@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2371 veces.



Carmen Arelis Contreras


Visite el perfil de Carmen Arelis Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: