El simulacro

Pildoritas 194 (año 02)

Lo de este domingo, que cumplió a cabalidad las metas previstas por el ente regulador de los procesos electorales, con todo éxito y que sirvió para que los que acudimos pudiésemos familiarizarnos con la manera de votar, de modo que cuando lo hagamos de verdad el 23 de noviembre no haya dudas de ningún tipo; por lo menos en lo que respecta al PSUV, sirvió para hacer una especie de maniobra, una práctica pues, que permitiera, probar la maquinaria, la logística y la capacidad de movilización de los cuadros que cual ejército en una batalla, saldrán con una sola consigna: La victoria ese día del próximo mes.

El accionar fue exitoso, se notó alegría y participación masiva, como un abreboca de lo que vendrá ese día; se dio una pequeña muestra de que lo que sucedió en diciembre, más nunca se va a repetir porque asimilamos el golpe y asumimos la experiencia para revisarnos y llegar a tomar conciencia, de que uno de los peores enemigos en una batalla es el triunfalismo y que no existe enemigo pequeño. Así que no podía haber sido mejor la oportunidad, qué bueno que exista y qué bien que sea en la Venezuela Bolivariana, quizá en el único país, donde nos podemos dar ese lujo, que hace cada día más fuerte y confiable nuestro sistema electoral y aleja cada vez más la posibilidad de que los que durante más de cuarenta años de fraudes, ganaban con trampas, más nunca puedan hacerlo porque hay un sistema que a ellos les quedó grande para sus fines, pero que vino como anillo al dedo a romper con las viejas prácticas del Puntofijismo.-

¿Adónde va la gasolina decomisada por la GN?

Tomé del diario La Nación de San Cristóbal la denuncia que un ciudadano hace sobre lo que considera un atropello por parte de un funcionario de la GN, en las inmediaciones de la Aduana de San Antonio del Táchira. Cuando la leí, no pude menos que indignarme porque estas cosas sigan sucediendo en Revolución, opté por meterme en la página Web de la Guardia Nacional para enviarle a su Comandante General, copia de la misma, pidiéndole respetuosamente me respondiera para constatar que la había recibido y que tomara los correctivos indispensables. Como pasó el tiempo y no sucedió nada, he aquí lo que el compatriota Roberto García denuncia, a ver si algún personero de la digna Institución militar lo lee y hace algo por desterrar estas aberrantes prácticas que pueden dejar muy mal parada a la siempre digna Guardia Nacional Bolivariana.

He aquí la denuncia:

“Hace algunos días, cuando viajaba con mi esposa a hacer algunas diligencias personales en la ciudad de Cúcuta, me sucedió algo insólito. A una cuadra de la Aduana, en la avenida principal de San Antonio, un efectivo de la Guardia Nacional, sin ninguna explicación, me dijo que me desviara a la derecha, lo cual hice. Para nuestra sorpresa, el efectivo me mandó a entrar a las instalaciones de ese destacamento y a mi esposa le ordenó que se bajara del carro y esperara, obligándola a injusto plantón en la acera, bajo el sol. Mi esposa sufre de flebitis y no puede estar mucho tiempo de pie. Después de esperar en una larga cola, otro efectivo vestido con una braga, también sin ninguna explicación, me preguntó cuánta gasolina tenía en el tanque, a lo cual respondí que tenía un poco más de medio tanque lleno. De inmediato procedió a extraer gasolina de mi vehículo, llenando una pimpina de 20 litros. Luego colocó en el vidrio delantero del carro una identificación, que desconozco para qué sirve. En ningún momento me explicaron lo que estaba sucediendo, ni me entregaron un comprobante del decomiso de la gasolina. Yo me pregunto: ¿Qué clase de negocio hacen con ese decomiso? ¿Cual es el destino de esa gasolina? Al salir, muchas personas, que también estaban en la cola, me preguntaron cuánta gasolina me sacaron, que si me tocó pagar. Señores, será que este es un negocio del que algunos están sacando un gran provecho. Este hecho de bochorno y humillación que me tocó vivir merece una aclaratoria y disculpa de la Guardia Nacional. Yo soy venezolano, nadie puede ni tiene porque señalarme si no he cometido ningún delito”.-

Roberto García
C.I. 3.194.280


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1454 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: