La reproducción capitalista

El proceso de producción de bienes y servicios, es decir de las mercancías que directamente son consumidas por la población (alimentos, calzado, vestido, bebidas, electricidad, aseo domiciliario y urbano, alojamiento, transporte), y de aquéllas que se requieren para su producción tiene que ser permanente y así ha sido en el curso de la historia de la humanidad, aun antes de la existencia del capitalismo. Ese proceso de repetición de la producción es lo que actualmente se llama reproducción capitalista, pues a través del mismo se reproduce el capital, tanto el capital constante (maquinarias, materias primas, combustibles, edificaciones), cuyo valor se va transfiriendo a las mercancías en cada proceso de producción, como el capital variable (salarios), que se transfiere totalmente a lo producido en cada acto de producción. Además, el proceso hace posible la apropiación de la ganancia (plusvalía) por parte de los dueños del capital.

La repetición del proceso de producción puede efectuarse en la misma escala anterior (reproducción simple), en la que se reponen los medios de producción y los objetos de consumo que han sido utilizados o puede realizarse en mayor escala (reproducción ampliada), en la que son creados medios de producción y artículos de consumo adicionales a los consumidos. Para que exista la reproducción de capital es imprescindible que en el producto social producido existan y sean de nuevo producidos los medios de producción requeridos (máquinas, herramientas, materias primas, combustibles) para seguir produciendo, así como los bienes de consumo que requieren los obreros, los capitalistas y el resto de la sociedad para vivir. Se requiere entonces que haya mercancías que, por su utilidad, puedan reemplazar al capital constante empresarial consumido, como los medios para satisfacer las necesidades materiales de todos.

Dicho en otra forma: para que opere la reproducción de capital el producto social debe tener una composición precisa, tanto por su valor de cambio como por su valor de uso. Según este último, a pesar de las diferencias que puedan existir entre las mercancías, éstas son de dos tipos: bienes de consumo y medios de producción, por lo que las ramas de la producción pueden clasificarse en dos grandes secciones: Sección I, que incorpora a todas las ramas productoras de medios de producción, es decir de objetos que no pueden ser consumidos por las personas directamente sino que se consumen en la producción de bienes materiales, y sección II, que abarca las ramas que producen bienes de consumo. Debe haber una relación muy estrecha entre ambas secciones, pues lo que produce una lo consume ella misma y la otra, pero es el caso que los capitalistas trabajan autónomamente unos de otros y, como dueños de sus fábricas, deciden qué y cuánto producir, por lo que la reproducción de capital incluye en sí misma una gran contradicción, responsable de las crisis cíclicas del sistema como la existente actualmente.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 15045 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a65563.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO