No me van a callar

Carta abierta a:

María Teresa Yasphe, Cacica de Toromo

Jesús Terán, Cacique de Neremu

Ezequiel Anane, Cacique de Tucuco

Félix Romero, Cacique de Shirapta

En respuesta a su declaratoria de PERSONA NO GRATA para el pueblo Yukpa publicada en APORREA el 08-08-08.


Estimada María Teresa, estimados Jesús, Ezequiel y Félix

Antes de entrar en materia es necesario aclarar unas cosas. La primera es la de mi nombre. Ustedes saben que me llamo Santiago Arconada y la declaratoria de PERSONA NO GRATA es contra un tal Francisco Arconada. ¿Qué quiere decir eso? ¿De quién fue la confusión? ¿Se olvidaron los cuatro al mismo tiempo de mi nombre? ¿O no fueron ustedes los redactores de la tal declaración? Yo asumo que es conmigo.

La segunda es aclarar por qué les escribo a ustedes cuatro si los firmantes de la declaración son cinco. La razón es que al Cacique Comunal Emiliano Romero no creo conocerlo y esta no es una carta protocolar. Esta es una carta para aclarar cosas entre personas que se conocen.

Hechas estas aclaratorias, paso a colocar algunos datos de información sin los cuales no sería posible una comprensión cabal de lo que esta carta pretende.

Octubre 2006: El ICLAM recibe de la Ministra del Ambiente, para ese entonces la Ing. Jacqueline Faría, la tarea de asumir el problema de la comunidad que habitaba en el área inundable del embalse Tres Ríos, en los municipios Jesús E. Losada y Rosario de Perijá. Como la orientación que se siguió fue partir de la organización comunitaria para producir la reubicación, fomentamos el proceso organizativo para constituirse en Consejo Comunal que las familias habitantes del área inundable habían desarrollado previamente por propia iniciativa.

La comunidad de trabajadores yukpas que laboraban en las obras del embalse vieron y oyeron los planteamientos que el ICLAM hacía a la comunidad de Tres Ríos y exigieron que esa misma información se llevara a sus comunidades.

Noviembre de 2006: En la inauguración del embalse Tres Ríos, el Presidente Chávez encomienda particularmente al ICLAM y al Ministerio del Ambiente la continuación del trabajo iniciado con las comunidades indígenas.

Diciembre de 2006: Se realiza una asamblea en la localidad de La Villa del Rosario en la que se plantea la necesidad de un organismo que asuma los problemas de la Sierra de Perijá como un todo; y se formula por primera vez, por parte de la representación del ICLAM, la mancomunidad de Consejos Comunales Indígenas de la Sierra de Perijá.

Como parte de los compromisos contraídos en la asamblea de la Villa del Rosario, comienza por el Tucuco y comunidades aledañas un proceso de inspecciones compartidas ICLAM-Comunidades Yukpas que nos permitiese generar las bases de un diagnóstico colectivo y general de éstas en la Sierra de Perijá . En esa primera inspección visitamos las comunidades de Peraya, Tucuco y Neremu. En esta última, su cacique Jesús Terán nos expuso la primera situación de conflicto violento con los hacendados que se decían dueños de ese predio, y que constantemente los amenazaban, a pesar de que a esta comunidad yukpa la instaló en ese sitio el propio Adán Chávez cuando era presidente del INTI, a principios del Gobierno Bolivariano.

Enero 2007: Continuando el programa de inspecciones comunitarias junto al ICLAM se llevó a cabo una visita que recorrió la cuenca del río Tucuco hasta la comunidad de Sasapa, en las cercanías de la frontera con Colombia, pasando por las comunidades de Canoapa, Ipica, Pichikakao, Yurumuto y Santa Inés de Tebas.

En ese mes soy llamado por el Presidente Chávez a formar parte del Consejo Presidencial para el Poder Comunal y permanezco en éste hasta junio de 2007 cuando regreso al ICLAM de donde había salido en comisión de servicio. Durante el lapso trabajado en este organismo conozco a la entonces recién designada ministra Nicia Maldonado del entonces recién creado Ministerio del Poder Popular para los Asuntos Indígenas. Ella también sabe que yo me llamo Santiago.

Julio y Septiembre de 2007: Participamos como ICLAM en unas asambleas convocadas por caciques de las diferentes comunidades en Fuerte Macoa.

Octubre y Diciembre de 2007: Participamos en las asambleas con motivo del Día de la Resistencia Indígena y de preparación del Plan de trabajo para el año 2008. Ambas se llevaron a cabo en el IUTM de Machiques

Es de hacer notar que todas las asambleas del segundo semestre del 2007 han incorporado como tema central el de la Demarcación del territorio Yukpa y la situación de las comunidades que están en ocupación de espacios dentro de haciendas. Así mismo es muy de destacar la voluntad de generar tejido interinstitucional al realizar las asambleas en una sede de la Fuerza Armada Nacional como lo es Fuerte Macoa, contando con la presencia de oficiales del Ejército, representantes de la Comisión de Demarcación, y representaciones de la Dirección de Agricultura y Tierras del Edo. Zulia.

Enero 2008: El año arrancó con una asamblea muy nutrida en Fuerte Macoa. Se acordó solicitar la comparecencia del INTI y su inspección a las comunidades yukpa que estaban en haciendas, o a las haciendas que estaban en las comunidades yukpa.

Con ocasión de la primera visita a Maracaibo del recién designado como Vicepresidente de la República, Coronel (r) Ramón Carrizales, tuve oportunidad de hablar con el Cnel. Carlos Kancev, Director del INTI para el Edo. Zulia, a quien le transmití el carácter especial que tenía su presencia en la próxima asamblea, en razón de lo conflictivo de la temática que sería tratada.

Así mismo, en ese evento con el Vicepresidente Carrizales, tuve oportunidad de conocer y hablar con el Gral. Izquierdo, Comandante de la 1° División de Infantería, 12 Brigada de Caribes, quien después de hacerme algunas preguntas sobre mi intervención en la asamblea realizada en Fuerte Macoa, me manifestó su molestia porque yo le hubiese hablado a los yukpas en términos de derecho a las tierras.

Febrero de 2008: Participo en el Acto de Solidaridad con Ezequiel Anane, cacique de Tucuco, realizado en la Plaza La República, quien ha sido acusado por el diputado yukpa a la Asamblea Legislativa del Edo. Zulia Javier Armato de ser miembro de las FARC.

Soy expresamente convocado a comparecer a una reunión organizada por la Comisión Indígena de la Asamblea Legislativa del Edo. Zulia en la persona del diputado yukpa Javier Armato, con la participación de una representación de la Defensoría del Pueblo y del Ministerio Público, las cuales habían venido a solicitud de las hacendadas que se decían propietarias de la Hacienda Medellín, en la que se encuentran las comunidades yukpa de Jaráramo, Maracunaca y Ataphe. Como lo sucedido en esta reunión es clave para comprender todo lo que ocurrió posteriormente, y como además en esa reunión estuvieron presentes y participaron María Teresa Yasphe y Jesús Terán, es bueno recordar las posiciones que en esa instancia y ante esos actores, tuvimos cada uno de los que participamos.

La presencia de la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo a solicitud de las hacendadas motivó la mayor parte de las intervenciones de la representación yukpa que estaba presente, incluidas las de ustedes dos, María Teresa y Jesús. Una tras otra intervención, todas y todos dijeron que daba dolor ver que todas las denuncias de los yukpas sobre amenazas, maltratos, y abusos por parte de los hacendados nunca les habían conseguido ni a la Fiscalía ni a la Defensoría; pero bastó que hablaran las presuntas dueñas de una hacienda para que la Asamblea Legislativa del Edo. Zulia, nido no sólo de la oposición al Gobierno Bolivariano, sino además, nido predilecto de los intereses de los hacendados, movilizase a todos los entes responsables de la defensa de los Derechos Humanos.

En representación de ese bunker rosalista que es la Asamblea Legislativa del Edo. Zulia, el diputado Armato, quien arrancó su intervención advirtiendo que él había saltado la talanquera porque Chávez lo que quería era un socialismo, no tardó mucho en aclarar su jugada. Reconoció con un cinismo sorprendente que él era yukpa pero que en esa reunión estaba por solicitud de las dueñas de la Hda. Medellín, presentes en la reunión, y dando la impresión de estar muy apurado me acusó de ser el instigador de las ocupaciones de hacienda por parte de comunidades yukpa, y que a ver qué decía yo de eso.

Confieso que tuve que reprimir una carcajada. Después, consciente del carácter oficial de aquella convocatoria, del muy significativo espacio en el que se estaba escenificando y del modo como en ella se expresaba con particular claridad la contradicción de posiciones en relación al problema de las comunidades yukpa entre la perspectiva del rosalismo oposicionista pro-hacendados y la perspectiva bolivariana; aproveché el banquillo de los acusados que Armato me había preparado tan diligentemente para aclararle que todas las ocupaciones de haciendas por parte de comunidades yukpa habían ocurrido antes de que yo llegara al Zulia a ocupar la Vicepresidencia del ICLAM, con lo que su acusación era una provocación de mala factura a la que yo no tenía ni tiempo, ni ganas ni obligación de responder. Pero, continué, que lo que a él le preocupaba era lo que el ICLAM hacía en reuniones con los yukpa. Le aclaré que el manejo integral de cuencas que el ICLAM está en la obligación de impulsar ya que es su razón de ser, implica una sólida y estrecha relación con las organizaciones sociales que hacen vida en la Sierra de Perijá, entre las que destacan por ser esenciales a nuestro futuro como país y como pueblo, las comunidades yukpa, barí, japreria y wayúu; que para nosotros, Perijá, sierra y planicie, es un problema no solo de erosión-sedimentación y uso intensivo de agroquímicos altamente contaminantes con su consiguiente escorrentía hacia el lago de Maracaibo, sino que también tiene que ver con la armonía, salud, estabilidad y desarrollo de los pueblos originarios que viven en su interior y que la hacen un delicadísimo reservorio de biodiversidad.

Le aclaré que todo lo que habíamos tratado de hacer en nuestro papel de mediadores institucionales era plantear y solicitar que la autoridad que tiene como función la de dilucidar los problemas de la tenencia de la tierra, el INTI, se hiciera presente y tomase cartas en el asunto. Pero además le dije lo que en realidad pensaba sobre el asunto y fue entonces cuando el diputado yukpa se rasgó las vestiduras y las hacendadas empezaron a pegar gritos acusándome de engañar indios, tan sólo porque había dicho que la operación de exterminio físico y despojo territorial del que el pueblo yukpa había sido víctima hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX no había cesado todavía. Que el Gobierno Bolivariano, en estrecho seguimiento de lo que manda la Const. Nac. Bolivariana, está obligado a mirar el problema de los pueblos originarios de la Sierra de Perijá como quien repara un daño histórico.

Terminé solidarizándome con Ezequiel Anane, Cacique de Tucuco, quien había sido expuesto a intriga con la falaz acusación de ser miembro de la FARC por parte de un ex representante del pueblo yukpa.

Marzo de 2008: Seguimos el proceso de inspecciones esta vez en las comunidades de Jaráramo, Maracunaca y Ataphe.

Abril de 2008: La Asociación de Ganaderos de Machiques (GADEMA) emite comunicados por radio, TV y prensa en la que acusa al Prof. Lusbi Portillo de LUZ y a un tal Santiago Alarcón de instigar la ocupación de haciendas y de ser miembros de las FARC.

Mayo de 2008: Obtenemos por fin la reunión con el Lic. Juan Carlos Loyo presidente del INTI, para solicitar la inspección de las haciendas en situación de ocupación. El Lic. Loyo nos abre un derecho de palabra en el Directorio Nacional del INTI que se llevará a cabo en Maracaibo. Después de mucha espera asistimos Sabino Romero, Cacique de Chaktapa, en representación de las comunidades yukpa en situación de ocupación y yo como mediación institucional. Se nos acuerda una inspección practicada por el Directorio del INTI en las haciendas en situación de ocupación.

Terminó mayo. Pasó junio y la inspección nunca se practicó.

Vienen ahora los complicados y dramáticos sucesos del mes de julio que estamos obligados a detallar día por día.

07-07-08: Agresión en Chaktapa. Los presuntos dueños de las haciendas aledañas, con su séquito de matones y sicarios penetran en la comunidad desguarnecida a esa hora de la mañana en la que sólo estaban mujeres, niños y el anciano José Manuel Romero, padre de Sabino Romero, Cacique de esa comunidad, de alrededor de 97 años de edad, a quien los agresores levantan por el cuello para luego dejarlo caer y golpearlo en el suelo, obligándolo a patadas a salir corriendo y lanzándole disparos al aire para hacerlo correr desesperadamente hacia el monte.

22-07-08: Muere como consecuencia de la agresión recibida el anciano José Manuel Romero de 97 años de edad. La comunidad de Chaktapa solicita del CICPC la Autopsia de Ley para determinar la relación entre la muerte y la golpiza y humillación recibidas.

24-07-08: Estando en el velorio de José Manuel Romero, somos convocados por su hijo Sabino Romero a una marcha de protesta ante el INTI por la muerte de ese luchador del pueblo yukpa que murió por la defensa de su territorio y en protesta por el retardo del INTI que a tres meses de su ofrecimiento no había enviado comisión de inspección alguna.

En la reunión que tenemos horas después, ese mismo día, en la Escuela Técnica de la comunidad de Toromo, transmitimos la convocatoria a marcha que se nos ha hecho con el conjunto de comunidades presentes en la reunión de Toromo bajo la dirección de María Teresa Yasphe, cacica de esa comunidad, quien participa activamente de la discusión en la que se afinan los detalles de la marcha.

31-07-08: Toma de las instalaciones del INTI de Machiques en protesta por la muerte de José Manuel Romero y exigiendo del INTI de Caracas una fecha precisa para la inspección. La representante del INTI de Machiques hace contacto telefónico con la Gerencia General del INTI y acuerda inspección con representación del INTI-Caracas para el martes cinco de agosto. La toma se levanta y nos dirigimos en manifestación a una plaza cercana en la que dejamos a los caciques de las diferentes comunidades decidiendo el itinerario de inspección que se debía plantear el 05-08-08 a la Comisión Nacional del INTI

05-08-08: La comisión del INTI-Caracas no llegó a instalarse. Por avería mecánica de la unidad en la que se desplazaba la comisión que venía de Caracas, solo dos, de los cuatro que la integraban, utilizando la unidad del ICLAM presente en los acontecimientos, pudieron llegar hasta el sitio, en ruta hacia la comunidad de Chaktapa, en el que una alcabala del Ejército impedía el paso, como resultado de las acciones violentas registradas en predios conocidos como la Hda. Brasil.

Estimada cacica, estimados caciques: Es necesario que ustedes sepan que para mí, como funcionario del Gobierno Bolivariano, en mi carácter de Vicepresidente del ICLAM, considero que la diligencia en la que estábamos, o sea, producir una inspección del INTI en esos predios en los que existe una situación de ocupación, quedó allí. Retando a todos los que creemos, como lo dijo Simón Bolívar, el Libertador, que Dios concede la victoria a la constancia. Y cual tarea que no se ha cumplido, por allí la retomaré cuando sea la oportunidad.

También tengo una lectura de por qué no pudo ni instalarse la comisión del INTI-Caracas, ni realizar inspección alguna.

Creo que los hacendados demostraron tener terror a que una inspección del INTI-Caracas fuese posible, y produjeron, a punta de camionetas cargadas de hombres armados, una situación de violencia en el área que colinda con la comunidad de Chaktapa, o la Hda. Tizina, según el punto de vista con el que se vea; más exactamente en los predios de la Hda. Brasil, obligando al Ejército a intervenir para impedir confrontaciones más violentas, haciendo así imposible cualquier inspección.

Ese mismo día 05-08-08 yo estaba en la zona yukpa del Tucuco cumpliendo una tarea acordada con el Soc. Jesús Rondón, de HIDROVEN, en el sentido de poner en contacto a la comisión de ingenieros del área de Acueductos Rurales con el Consejo Comunal Indígena del sector San Francisco de la comunidad del Tucuco, para revisar las obras que adelantan en la construcción del acueducto de dicha comunidad y discutir algunas modificaciones en el proyecto.

Con la tarea cumplida, regresaba a Maracaibo cuando fui interceptado por la unidad del Ejército al mando del Sargento Sánchez de la 12 Brigada de Caribes, quien me invitó a acompañarlo indicándole al conductor de la unidad del ICLAM en la que me desplazaba, compañero Carlos Montilla, que nos siguiera. Antes de iniciar el camino, el sargento Sánchez me informó claramente que hacía constar que no me estaba deteniendo sino protegiendo. Le respondí que así lo creía. Ya en ruta me preguntó que roce había tenido con las presuntos dueños de la Hda. Tizina. Le contesté que ni los conocía. El sargento Sánchez me advirtió que ellos a mí sí que me conocían. Ya en Fuerte Macoa, sede de la 12 Brigada de Caribes, fui invitado a pasar a una oficina a la que inmediatamente llegó el Gral. Izquierdo visiblemente molesto.

Después de un intercambio verbal con él, durante el cual le informé del conocimiento que tenía de la inspección del INTI-Caracas pautada para ese día, me invitó a declararlo, cosa que hice formalmente ante el Tcnel. José Villegas Marrero y la Stte. Jehovelly Acevedo, oficiales ambos de la Inteligencia de la 12 Brigada quienes, a diferencia del tono hostil con el que el Gral. Izquierdo se comunicó conmigo, me trataron con todo respeto y me dieron copia del Acta de Entrevista donde está mi declaración y mis respuestas a las quince preguntas que me hicieron. Quiero creer que de una manera bienintencionada, al término de la entrevista, ya despidiéndonos con comentarios cordiales, el Tcnel. Villegas Marrero me dijo con sus palabras, que no fueron éstas, que me aguzara, que me estaban velando.

Cuando llegué a Maracaibo después de las 8 p.m., el compañero Jorge Pedroza, Presidente del ICLAM, me llamó para informarme que lo había llamado la Ministra del Poder Popular para el Ambiente, Ing. Yuvirí Ortega, quien a su vez le dijo que la Ministra del Poder Popular para Asuntos Indígenas, Lic. Nicia Maldonado, me había denunciado formalmente a mí de estar instigando la ocupación de haciendas y para informarme que el Gral. Almidien Moreno Acosta, Jefe de la Guarnición del Zulia, le había dicho que no debía desplazarme hasta Perijá.

Respecto a la denuncia de la Ministra Nicia Maldonado, le repetí al presidente del ICLAM lo que todos sabemos, que quien instiga es la historia. Que todas las ocupaciones eran anteriores a junio de 2006, fecha de mi llegada al ICLAM, y que la instigación es una manifestación dirigentista ajena a mi estilo político, que trabaja y ha trabajado toda la vida el método de extraer del debate colectivo la verdad colectiva.

Respecto a lo que me informaba del Gral. Moreno Acosta le dije que frente a la maniobra de amedrentamiento que sentía cernirse sobre mí, le estaba preparando la respuesta política de los que no somos amedrentables y sólo nos queda evidenciar con formato de denuncia los intereses que se han visto afectados como resultado de nuestro trabajo.

Estaba preparando la que sería mi estrategia para reventar el chantaje de la amenaza cuando, el viernes ocho de agosto, vienen ustedes y por medio de un comunicado colocado en APORREA me declaran PERSONA NO GRATA al pueblo yukpa, junto al Prof. Lusbi Portillo, activista de la Sociedad Homo et Natura y profesor de LUZ , y Olegario Romero, cacique de la comunidad de Guamo.

Debo reconocer que fue un golpe muy duro.

Les explico: Ustedes serán yukpa y yo seré waatía, pero por encima de eso nosotros, todas y todos, somos personas.

Como personas hemos estado organizándonos estos dos años. Como personas hemos pasado horas de horas discutiendo la situación de las diferentes comunidades. Como personas hemos hecho acuerdos y realizado acciones conjuntas.

Durante todos estos meses jamás recibí de ustedes algún gesto agresivo o palabra hostil; por el contrario, eran ustedes los que se cansaban de repetir que yo era un funcionario cabal que estaba siempre dispuesto a sus convocatorias, a sus llamados de auxilio, como cuando los hacendados llegaban a Neremu buscando a Jesús Terán.

De pronto, de estar junto a María Teresa y tantos otros caciques y pueblo yukpa el 31 de julio de 2008, en la manifestación colectivamente acordada ante el INTI de Machiques en protesta por la muerte del anciano líder yukpa José Manuel Romero, quien cayó defendiendo con su presencia de 97 años el derecho a la tierra del pueblo yukpa; y exigiendo la inspección a la que se comprometió el presidente del INTI en las haciendas con situación de ocupación, ¿qué es lo que pudo pasar para que sin habernos visto ni hablado, yo haya pasado en sólo siete días a ser una PERSONA NO GRATA?

Por mi parte, seguir tratándolos como personas implica aclararles que recibo su declaración y a sus casas no iré, pero desconozco su autoridad para prohibirme utilizar el nombre del pueblo yukpa. Como se los he dicho en anteriores oportunidades, creo que la situación y el futuro de los pueblos indios o indígenas, como quiera que se les llame, es un problema que le compete a todas y todos las y los venezolanas y venezolanos, y no sólo a los indios y las indias.

Creo, en el caso específico de los pueblos yukpas, que están en un momento clave de su proceso. Después de haber sido diezmados a plomo limpio o revolviendo cianuro en la sal que les dejaban en la entrada de sus picas para que se envenenaran, después de que los hacendados les hubieran arrancado a placer los linderos con los que la dictadura de Pérez Jiménez hizo el primer intento de demarcación territorial con las llamadas Zonas Indígenas de Reserva (ZIR), tal y como lo narra en su condición de testigo, el misionero capuchino Félix María de Vegamián en su libro “Los Angeles del Tucuco. 1945-1970”, después, como digo, de esa operación de exterminio físico y despojo territorial que habiendo comenzado en los inicios del siglo XVI, se recrudeció con particular violencia durante todo el siglo XX y hoy pretende continuar, los pueblos yukpa han identificado a la revolución bolivariana como la oportunidad histórica para la reparación del daño sufrido.

¡Ojalá que como Gobierno Bolivariano estemos a la altura de esa expectativa!

Esa no sería una reivindicación sólo para los yukpa, los barí, los japreria, los waayú, o sea, los pueblos indios que han habitado Perijá desde tiempos inmemoriales. Esa sería, sin lugar a dudas, una victoria de todo el pueblo.

Lo contrario, esto es, ratificar en la demarcación territorial el arrinconamiento hacia las zonas altas de la Sierra, el despojo de las tierras planas, la privatización de los caminos y vías de penetración, todo eso es colocar al pueblo yukpa en la indigencia, es forzarlo a poblar plazas, redomas y autopistas en las grandes urbes como Maracaibo, Valencia, Caracas, para producir primero degeneración, después invisibilización y finalmente desaparición.

Asumiéndonos como pueblo venezolano en su conjunto, eso sería como que se nos muriera un pedazo del cuerpo.

Esa es la disyuntiva que tiene en sus manos la mesa Técnica de Trabajo sobre el asunto de las haciendas en situación de ocupación que, bajo la conducción de la Ministra Nicia Maldonado y con las orientaciones que expresó el Presidente Chávez en el Aló Presidente correspondiente al domingo 24 de agosto de 2008, se ha instalado con representación de todos los ministerios involucrados: Ambiente, Agricultura y Tierras, Defensa y, por supuesto, Asuntos Indígenas.

En lo personal estoy muy orgulloso del trabajo realizado.

Sigo sin saber que los motivó a declararme PERSONA NO GRATA pero con todo respeto les respondo que ni los hacendados ni ustedes me van a callar en mi derecho a decir lo que creo.




Santiago Arconada Rodríguez


remanso@interlink.net.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4141 veces.



Santiago Arconada Rodríguez


Visite el perfil de Santiago Arconada Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: