¿Estuvo RCTV involucrada en el ataque al autobusero Jacinto Peña?

3 de diciembre de 2002. 5 y 40 de la madrugada, en el sector 23 de Enero, cerca de Maracay, estado Aragua. Se iniciaba el segundo día de un paro insurreccional cuyo objetivo era el derrocamiento del primer mandatario venezolano, promovido por la central de trabajadores y las cúpulas empresariales, y respaldada plenamente por buena parte de los medios de comunicación privados. El día anterior, el paro había sido relativamente exitoso en algunos sectores, pero un absoluto fracaso en otros. El transporte público no se había plegado a la huelga, lo que dificultó las cosas para la oposición.

El sol aún no salía en las tierras aragüeñas. Jacinto Peña, humilde y anciano conductor de una camioneta por puesto que cubría una ruta en el sector, trabajaba como todos los días cuando, al pararse para cargar pasajeros, fue víctima de alguien que roció con gasolina su unidad de transporte colectivo y le prendió fuego. Los pasajeros lograron bajarse de la camioneta, y Jacinto recibió fuertes quemaduras tratando inútilmente de salvar su medio de trabajo.

Los hechos fueron vistos por todos los venezolanos, pues “casualmente” un equipo reporteril de un canal privado, Radio Caracas Televisión, se estaba trasladando en ese apartado lugar, a tempranas horas de la madrugada. Las llamas estaban en todo su apogeo cuando el lente de RCTV grabó las penosas imágenes del Sr. Peña, lleno de quemaduras, y con un rostro que reflejaba un gran pesar tras haber perdido su medio de sustento.

Cuando el chofer salió de la destrozada unidad, la periodista Anahis Cruz no dudó en entrevistarlo. ¡Que eficiencia periodística! Llegaron antes que los bomberos. ¡Llegaron antes que la policía!

Leamos el diálogo.

Anahis: Señor, señor, ¿qué le pasó?

Jacinto: Me quemaron mi autobusito, me arruinaron mi vida.

Anahis: ¿Y por qué, señor?

Jacinto: ¡Por nada! Yo iba cargando pasajeros.

Anahis: ¿Es porque usted estaba trabajando?

Jacinto: Yo no sé, no sé.

Bombero (llegando): ¿Quedaron pasajeros ahí?

Jacinto: ¡No! Los pasajeros se (no se entiende) … yo tuve que … de la candela pa’ fuera.

Anahis: Buenos días amigos, esta es una situación irregular que se ha presentado en el estado Aragua. A este señor le quemaron su unidad de transporte y prácticamente se salvó. Miren como está todo quemado, vamos a escuchar qué le pasó.

Jacinto (mientras contaba la historia al bombero): … se metió otro tipo …

Anahis: ¿Qué le pasó señor? Coméntenos qué le pasó, lo vemos todo quemado y todo…

Jacinto: Bueno, ¿no ves? Bueno… ¡hasta los papeles se me perdieron!

Anahis: ¿Pero qué le pasó? ¿Por qué se encendió su autobús?

Jacinto: Bueno, yo vengo trabajando, yo vengo trabajando con pasajeros, entonces un tipo me dice “déjeme en la parada aquí”, entonces en lo que yo me paro se montó otro con una bicha de gasolina, échenle gasolina y ahí mismo le metieron fuego, yo no me maté de casualidad, yo salí …

Coordinadora: ¿De qué ruta es esta, señor?

Jacinto: 23 de enero.

Anahis: Bien amigos, ya escucharon. Señor, ¿cuál es su nombre?

Jacinto: Jacinto Peña Dávila

Anahis: ¿Y qué piensa usted de esta situación? ¿Piensa usted que es porque usted estaba trabajando?

Jacinto: Tiene que ser.

¿Notó algo extraño en el diálogo? Leámoslo otra vez.

“¿Y por qué?”

Lo primero que me extrañó al ver la grabación fue la temprana pregunta de la periodista: “¿Y por qué, señor?”, apenas al comenzar. Ella aún no sabía lo que había pasado. Hubiera sido más lógico preguntar: ¿Cómo se quemó el autobús? ¿Fue un accidente? ¿Alguien le prendió candela? ¿Cómo era esa persona? ¿Hacia dónde huyó?

No soy periodista, pero tengo entendido que en la teoría informativa se maneja mucho el estándar de “las cinco W” para armar las noticias (Quién, cuándo, cómo, dónde y por qué), y si bien no hay rigurosidad en el orden en el que se respondan dichas preguntas, siempre se trata de dejar el “por qué” para el final, pues se desea que el receptor maneje bien lo que pasó para entonces explicarle las razones.

Pero sigamos leyendo el diálogo, para toparnos con otra pregunta de Anahis:

“¿Es porque usted estaba trabajando?”

Aquí sí perdí la compostura. ¿Cómo pudo una periodista saber tan rápido, sin ni siquiera haber averiguado lo ocurrido, que el señor Jacinto había sido víctima de un ataque por no haber acatado el paro de la CTV? Nótese también que la periodista hizo la pregunta dos veces en la corta entrevista de setenta segundos.

Es aquí donde me declaro escéptico ante las casualidades: era el segundo día del paro. El transporte público no se había paralizado, y como consecuencia, muchísimas personas habían asistido a sus trabajos. El oeste caraqueño trabajó aquel 2 de diciembre como cualquier otro día. La gente iba y venía por montones.

En vista de que los gremios de transporte público habían acordado no plegarse al paro (y ayudó mucho que el gobierno autorizara un incremento del pasaje en 100 bolívares), la única forma de paralizar a los conductores era intimidándolos. Es por ello que algunos sindicalistas ordenaron atacar a conductores de transporte público con el fin de amilanar a sus compañeros.

Pero si los hechos no son reseñados por los medios, es como si nunca hubieran ocurrido. ¿Cuánto sabía RCTV sobre el ataque contra Jacinto Peña?

Transmitido inmediatamente

Veamos otros indicios. Los hechos ocurrieron a las 5:40 de la madrugada del 3 de diciembre. Luego, fueron transmitidos por RCTV. No sé la hora (se puede averiguar en Conatel), pero en aquel momento yo era voluntario para Aporrea, y el primer e-mail que llegó a puebloalzaoaporrea.org avisándonos de haber visto esta tragedia arribó a las 7:18 de la mañana. En Venezolana de Televisión retransmitieron la grabación a las 10:04 am.

¿Por qué la quema del autobús de Jacinto ocurrió tan temprano, en horas de la madrugada? ¿Por qué RCTV se afanó en transmitir esta grabación lo más pronto posible? ¿Era normal que RCTV transmitiera agresiones contra personas que “estaban trabajando”, cometidos seguramente por manos opositoras? Como todos sabemos, y como nos lo han explicado destacados comunicólogos como Earle Herrera y Luis Britto García, los medios de comunicación en aquel momento actuaban como medios de propaganda. Sólo transmitían una noticia si esta beneficiaba de alguna forma al paro golpista de la oposición.

Y en efecto, el transmitir esa noticia a tempranas horas de la mañana amedrentaría a muchas personas que se dirigían a sus trabajos en camionetas por puesto, quienes evitarían salir, temerosas de ser víctimas de otro ataque. También achantaría a los choferes. En efecto, ¿qué mejor ayuda que esa para apoyar el paro?

Por supuesto, no tengo pruebas para demostrar las acusaciones. Pero no creo que haya pasado una sola vez.

Complicidad en ataques a buhoneros

Corría el lunes 23 de diciembre de 2002, en medio del debilitado paro. Y si alguien nunca se paró, ese alguien fueron los buhoneros, sobre todo los apostados en ambos lados de la avenida Universidad, frente al Metrocenter. Justo allí pasaba ese día con mi novia, cuando explotaron cuatro bombas lacrimógenas lanzadas desde el interior del centro comercial. Y nuevamente llegaron los reporteros del canal 2, aún antes que la policía. Tardaron dos minutos, sin exagerar. Hicieron algunas tomas y luego se fueron. No entrevistaron a nadie.

Y tanto mi novia como yo seguimos de malpensados, negándonos a creer en las casualidades. El que los buhoneros chavistas y trabajadores hayan sido atacados, es algo que mediáticamente no beneficiaba a la oposición… a menos que los buhoneros comiencen a tener miedo a ir a trabajar porque puedan ser víctimas de los atentados opositores.

¿Casualidad o “Causa-lidad”?

Y usted, ¿sigue creyendo en las casualidades? No puedo dejar de mencionar a una amiga bolivariana, quien una vez me contó con decepción: “Sabes chamo, yo vivo cerquita de la plaza Francia, y me la paso con una filmadora en el balcón pendiente de que algún golpista haga algo malo para grabarlo… ¡y lo más impactante que grabé durante el paro fue a dos escuálidos borrachines cayéndose a golpes!” Realmente, pareciera que un camarógrafo raras veces en su vida grabará algo impactante "por casualidad". Sino, podemos preguntarle al camarógrafo de Venevisión que estuvo en la azotea de un edificio en la avenida Urdaneta el 11 de abril de 2002, o a los camarógrafos que estaban dentro de un hotel el 4 de febrero de 1992 y grabaron las tanquetas que entraban al palacio de Miraflores. Todos estaban "dateados".

Realmente, el señor Marcel Granier y su combo fueron inteligentes. Los medios de comunicación privados cometieron una gran cantidad de delitos y ofensas contra la población que tal vez nunca puedan demostrarse. Y en medio de un manto de impunidad tan galopante, donde aún quienes son atrapados por la justicia tienen la oportunidad de escapar usando los asilos políticos como recurso, realmente el recolectar pruebas no se ha vuelto tan importante hoy día. Sólo esperemos que esta situación cambie pronto.

Mientras tanto, el pueblo venezolano sólo puede hacer algo: perder la fe en los Marcer Granier y las Anahis Cruz (sí, en dueños de medios y periodistas) que se prestan para este tipo de crímenes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6743 veces.



Luigino Bracci

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luigino Bracci

Luigino Bracci

Más artículos de este autor


Notas relacionadas