Amuay terminó refinado

Uribe llegó al lugar del encuentro antes de las 11,30 am del 11 de los corrientes, recibido por Maduro y Ramírez sin que muchas expresiones de euforia se vieran reflejadas en sus rostros. Allí chacharearon y se realizarían los saludos de estilo y se lanzarían sonrisas algo variadas en cuanto a expresividad. Luego, en caravana, iría Uribe al encuentro de Chávez que lo esperaba a las puertas de las oficinas de PDVSA, en el complejo refinador, quien lo recibiría –se notó bastante- de manera muy formal y sin ninguna porción de afecto en la expresión. (La foto vendió el rostro muy serio de Chávez, por cierto). No obstante, las dos banderas flameaban alegres en sus respectivas astas.

A Uribe sólo se le notó -como cosa curiosa- una como peñíscola o quizás mejor como un cabo puntiagudo de pelo en el cogote, no pudiendo asegurar si de confección. Pero el ambiente se iría distendiendo en presencia de Socorro Hernández, que a Uribe le hablaba, y luego con Árias Cárdenas. Uribe mostraba en todo momento una sonrisita antiestética. Y no sé si en homenaje suyo, Izarra portaba esa mañana un notorio carriel azul monótono. Las banderas continuaban flameando alegres estimuladas por una brisa que también sería anfitriona, y además, muy propicia para volar un buen papagayo, y, aún así, Chávez se notaba muy mosca…

Uribe saludaba con frialdad emotiva a los chavistas que a su vez lo saludaban, pero verbalizaba sin embargo diciéndoles que lo hacía con “inmenso cariño”, por lo que Chávez quizás comenzaría a ponerse alegre. Hasta que llegó la grande y peligrosa lisonja de Uribe: “Creo que aquí se violan los derechos humanos”, diría de improviso, viéndolo Chávez entonces con más resquemor, hasta que, aclarara con manifiesta habilidad de oligarca, “que era porque sospechaba que a las mujeres feas las tenían secuestradas, porque, lo que era allí, lo que se apreciaba era pura belleza enguerrillada·… Y Chávez entonces respiró, procediendo ambos a internarse dentro de una soledad bilateral, para conversar y aprovechar decirse algunas cosas durante unas dos horas más o menos.

Como remate vendría la rueda de prensa, donde Chávez diría, delante de los expectantes periodistas, que Venezuela y Colombia estaban destinadas (no condenadas) a estar juntas, lo que siempre es el punto de partida de la relación. Acordarían ambos voltear la página completamente. Comenzaría una nueva etapa. Todo positivo. Se harían reclamaciones públicas a los efectos de dinamitar los entrepechos y espaldas: que por qué no tú me llamaste para cancelar la mediación; y Uribe admitiría el error. Y que por qué tú me dijiste tantas cosas, dentro de las cuales la única que te faltara sería la de coño e`madre; diciéndole Chávez, entonces, que fue por lo herido que se sintió. Uribe insistía en que éramos hermanos, y que su reunión había sido un buen ejercicio, y que, mientras no surgiera el odio, todo era superable. Abogó por un proceso de paz supervisado y garantizado por la comunidad internacional, y, destacaría además, la complementariedad de las dos economías

Por todo esto, Uribe se mostró extraño. Y ojalá pues que no haya un próximo zarpazo.

Pero todo terminaría, no obstante, con Chávez negándole el abrazo.


crigarti@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1593 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor