Cuentos de cacería

Son famosos los cuentos de caza. En ellos priva la imaginación sobre la verdad. Hay quienes los comparan a los de la política. Alguien decía -no recuerdo si era un político inglés- que lo más parecido en la vida era lo que solían decir los políticos antes de unas elecciones y lo que contaban al término de una jornada de cacería los participantes en ella.

Me parece que ahora andamos en Venezuela en las mismas. Hay sectores que están contando los pollos antes de que nazcan. Y lo digo para que los alegres pronosticadores aterricen. Porque le vengo haciendo un seguimiento a la opinión de encuestólogos, analistas y dirigentes opositores que dan por descontado que Chávez está liquidado; que el chavismo está para el arrastre, y que los comicios para gobernadores y alcaldes de noviembre, serán el funeral del proceso bolivariano.

Esta actitud se fundamenta en la extrapolación inercial del resultado electoral del pasado 2 de diciembre. Los triunfadores de esa fecha consideran que es lo mismo sufragar por una reforma constitucional indudablemente mal planteada e inoportuna, como lo reconoce el propio Chávez, que hacerlo por personas de carne y hueso como los candidatos a gobernaciones y alcaldías. Lograr el voto para 69 artículos de un proyecto de reforma constitucional satanizado, y complicado, en un clima presidido por los fantasmas del terrorismo mediático, no es igual a solicitarlo en otro contexto. En la votación de diciembre la novedad no fue que la oposición creciera, sino que el chavismo decreció.

Tres millones de compatriotas que anteriormente votaron por Chávez -un liderazgo concreto-, no lo hicieron en el referéndum. Con lo cual hay que llegar a la conclusión que si bien es cierto que el poder de convencimiento del chavismo para este episodio no funcionó, tampoco la oposición pudo convencer. Por eso la menguada diferencia. Con el agravante para el sector opositor, que los que votaron por el proyecto, casi 50% de los sufragantes, lo hizo por una propuesta inequívocamente socialista.

Por lo demás, la oposición no ha demostrado ser una fuerza triunfadora. Todo lo contrario, no se siente en la calle; sigue sin presentar un proyecto alternativo de país y está enconchada en el agotador debate de las candidaturas. Éstas proliferan como hongos y cada día que pasa se acentúan las diferencias internas. ¿Y el cuadro interno en el chavismo? No es un paseo floral. Hay divergencias. Hay lucha de tendencias.

Pero el movimiento cuenta con un factor del cual carece la oposición: el liderazgo aglutinador de Chávez; su autoridad capaz de resolver conflictos.

Además, Chávez viene actuando con sentido autocrítico.

Reconoce que en la campaña del referéndum dedicó más tiempo al trabajo en el exterior que al interno; que no corrigió oportunamente ciertos planteamientos radicales, y que descuidó el tratamiento de las diferencias en sus propias filas sobre el proyecto que presentó al electorado. Ahora Chávez decidió asumir, con la capacidad de trabajo y la pasión que lo caracteriza, el reto electoral de noviembre.

Conviene tener claridad en este asunto. Porque la pelea es peleando y se decide en el campo de batalla, que no es otro que el electoral. Que nadie venga después, ante un resultado electoral adverso, a invocar fraude. Para la oposición, la mitologización de la victoria del 2 de diciembre como garantía de futuros éxitos, es tan peligroso como para el chavismo confiar sólo en el aura popular de Chávez para ganar.

Sería el equivalente a los cuentos de caza.


LABERINTO

Cuando se cumplen
seis años del 11 de abril, hay que reafirmar la voluntad de defender el orden constitucional y democrático, así como las conquistas sociales logradas. No puede haber vacilación ni debilidades.

Al mismo tiempo, hay que restañar heridas y no vivir con la cara vuelta hacia atrás. Hay muchos venezolanos que por diversas razones participaron en los sucesos de abril y luego en el sabotaje a la industria petrolera, que hoy tienen una actitud diferente. Que se acogen al estado de derecho y quieren normalizar su situación. Este aniversario debe servir para abrirle las puertas al diálogo...


Se reproduce en Argentina
una situación parecida -ya veremos en los desarrollos posteriores hasta donde llegaa la de Venezuela, cuando la derecha optó por reaccionar contra la política de cambios sociales a finales del año 2001, 2002, 2003 . El paro de los productores argentinos del agro, indudablemente manipulados, tiene similitudes con el que ocurrió en nuestro país. Aquí con el sector petrolero, al que se plegaron empresarios de otros ramos que daban por seguro el derrocamiento del gobierno; allá con el sector agrícola -lo que en el pasado se llamó "la oligarquía de la bosta"-, arrogante y provocador. Este sector sólo quiere cultivar soja debido a su elevado precio en los mercados internacionales.

De los 34 millones de hectáreas que posee, dedica 17 millones a la siembra de ese producto.

Diez años atrás dedicaba 5 millones, con lo cual se liquidan otros cultivos básicos para la alimentación...


Allá falta,
ahora, el otro elemento de la experiencia venezolana: un 11A, que no se vislumbra por ahora debido a la debilidad del componente militar...


Si Chávez se aferra
a una iniciativa, es un autoritario que no cambia de posición; pero cuando lo hace, se le critica.

Cuando paraliza la construcción de viviendas en La Carlota y remite el debate sobre el curriculum educativo a un referéndum en 2009, una oposición sin banderas se lamenta porque el Presidente cambia de opinión...


En Bolivia
la derecha tensa cada vez más la cuerda. Este sector está obsesionado con el propósito de derrocar a Evo Morales, o en su defecto se plantea desmembrar el país. El sececionismo del algunas provincias lo alientan poderosos intereses económicos y el gobierno norteamericano...


Por cierto
, en Venezuela algunos que observan con interés ese proceso. Ejemplo: quien no tuvo escrúpulos para plegarse al golpista Carmona el 11A, que ahora no sabe qué hará cuando deje de ser gobernador, pone la ilusión en una salida de ese tipo...


En territorio
colombiano funcionan tres bases militares controladas por asesores norteamericanos: "Tres Esquinas" -jugó papel decisivo en la masacre de Sucumbío-, "Larandia" y "Villavicencio", reforzadas debido a que la Base de Manta sale de Ecuador. ¿Analizan los altos mandos de la Fuerza Armada Bolivariana lo que representan esas bases para la seguridad del país? ¿Por qué esta situación no es planteada en la OEA? La seguridad que invoca Colombia para sí no se puede convertir en inseguridad para sus vecinos...


Mientras Bush advierte
contra el intervencionismo estatal, las medidas de la Reserva Federal ante la crisis de EEUU lo desdicen. Por eso el
Financial Times
expresó: "Recordad el 14 de marzo: fue la fecha en que murió el capitalismo de libre mercado".

Y el
Wall Street Journal
dijo: "Los diez primeros días de este mes de marzo, serán recordados como un período en que el gobierno dejó a un lado reglas construidas durante medio siglo para salvar al capitalismo estadounidense en su caída..."
Para la iglesia católica
ya no hay limbo; el infierno no arde, es gélido; y hay nuevos pecados mortales. ¿Nuevas sorpresas?



jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5294 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a55062.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO