¿Cual Dios cardenal?

De manera muy dibujada y que pretende ser sutil el cardenal Urosa, deja colar su cuota política en su discurso a los fieles y en sus declaraciones a la prensa con motivo de la Semana Santa. Se expresa sesgadamente cuando afirma que “no se puede sacar a Dios de las escuelas”. Primero, Señor Cardenal, Dios no se saca de ninguna parte, porque El está en todas o ¿es que se le olvidó aquello de que “Dios está en todas partes viéndolo todo, oyéndolo todo, hasta nuestros pensamientos más ocultos” que la iglesia nos enseñó de niños? ; ¿A cuenta de qué Usted pretende que en un país como la mayoría en el mundo, con multiplicidad de credos, en el cual la Carta Magna establece como mandato la Libertad de cultos, hay que darle prioridad a una sola creencia del cristianismo?, o ¿es que pretende que se mantenga la educación religiosa en los pensa de estudio como una signatura más, con una remuneración para quien la dicte?, pienso que ello no sería bien visto, pues se supone que la enseñanza religiosa debe y tiene que ser gratuita por parte de cualquiera de las tendencias de credo y recibida de manera voluntaria por la persona o personas a quien o quienes se les quiera dictar. Entonces por ello es que de manera sabia nuestra nueva Ley de Educación debe establecer claras normas al respecto, entre ellas la de que cada quien tiene libertad de asumir su militancia en la religión que la persona disponga y que en todo caso en aras de la libertad más nadie podrá someter a ningún ciudadano, en este caso educandos a encasillarse en un solo pensamiento religioso, y debe ser la Asamblea de padres como máxima expresión de la comunidad educativa quien decida el camino a seguir en este aspecto.

En segundo lugar: ¿de qué Dios nos está hablando este prelado, el Dios de paz, amor, entrega por los demás, el Dios de los pobres que nos pinta el Evangelio, o el de quienes protegidos por las sombras conspiran a diario para subvertir el orden, dejar sin alimentos a esos pobres, sabotear las acciones del gobierno, encerrarse en un templo CATOLICO, como lo hicieron Leopoldo López y Peña Esclusa, para planificar guarimbas, desearle cada minuto la muerte al Presidente, en una conducta permanente y detestable sobre lo cual los prelados no dicen ni pio?-

¿Porqué si quieren establecer enseñanza religiosa a su manera, no reúnen a los cuatro y pico millones de sus desquiciados correligionarios y les enseñan el amor a los pobres, el temor a Dios y a aceptar que las minorías tienen como esencia de la democracia que respetar las mayorías, elegidas por el pueblo que es la voz de Dios?

Y ¿qué pasó con las famosas catequesis a las que deberían acudir de manera voluntaria quienes quisieran obtener conocimientos religiosos?: ¿ es acaso que los gobiernos están obligados a fijar parte de su presupuesto para destinarlo a que una sola corriente religiosa se lucre, o es que eso no es discriminación?

En cada ciudad, en cada pueblo existen las plantas físicas que son los templos, los instructores que son los sacerdotes y demás religiosos y religiosas, más los voluntarios, quienes podrían organizar jornadas semanales para que quienes quisiesen obtener educación religiosa lo hagan y no dejar que sea el Estado quien asuma esa responsabilidad y esa carga. Si no lo hacen habría que afirmar que no podemos permitir que se saque a Dios de esos templos, que no son solo para misas, matrimonios, bautizos y entierros, sino que deben ser aprovechadas incluso para actividades de provecho, ¿porqué no, por ejemplo como aulas de clase en el tiempo en que no están en uso, que por cierto es bastante.-

Entonces monseñor, vamos a entendernos, no disfrace más su animadversión por el gobierno y la Revolución con frasecitas efectistas pero sin componente real, mejor resuelva los problemas inherentes a la Iglesia y deje que quienes fueron escogidos por el pueblo, en mayoría, gobiernen.-

Ah y ya dejen el cuentico ese de que el gobierno o la Revolución pretenden imponer un pensamiento único, estamos en el derecho de vender las bondades de nuestra propuesta ideológica, ustedes también lo hacen, es una lucha de ideologías y de principios sobre lo que debe ser mejor para la sociedad, ustedes los neoliberales y enamorados del imperio, ya probaron que son incapaces de resolver el problema terrible de la pobreza y de la exclusión ha que han sido sometidos los pobres ,los eternos marginados , a ellos es a quienes hay que incluir y a quienes ahora solicitan su inclusión pero tienen todas sus necesidades resueltas; para nosotros inclusión es darle poder a los pobres y no repartir la torta del gobierno como antes. ¿Recuerda cuánta fue la cuota de ministros y embajadores puestos por Fedecámaras en los gobiernos de la IV, o los puestos por los medios de comunicación para, a cambio de ello, ocultar las barbaridades que se cometían precisamente contra los pobres, ésos por los que el Dios del que usted habla nos ordenó sacrificarnos y para ello El fue el más claro ejemplo derramando su sangre?.- Mire Sr, Cardenal humildemente le aconsejo: aproveche esta Semana Santa para reflexionar, revísese y revise la estructura de la Iglesia en cuanto a su jerarquía y operadores y más bien deje tranquilo al pueblo y apóyelo en cumplir su destino en el cual por cierto Dios ha de tener mucho que ver.-

Ah Sr. Cardenal, estuve pendiente de sus palabras y no le oí pedir una oración,ni ofrecer la liturgia por los miles de niños, mujeres y ancianos asesinados por orden del genocida más grande de la historia, por cierto muy admirado por quienes cierran filas como usted en la contrarrevolución (más que oposición), ¿ Se le olvidó que se están cumpliendo 5 años desde que se empezó a regar de sangre ,en base a una mentira, uno de los pueblos más milenarios de la Humanidad?, acuérdese, aun está a tiempo de elevar una suplica a nuestro Dios y darse cuenta cuál es la forma en que el imperio, ese sí, impone el pensamiento único.-

yuviliz40@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1994 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: