Vacaciones comercialmente organizadas

Las vacaciones están organizadas por el sistema capitalista todavía imperante en los países con gobiernos de izquierda, por negligencia, interés, indiferencia. Esta dada por el neoliberalismo, con el consumismo, la anarquía, el sobreprecio, la indolencia, para con el segmento pobre de la población. Hoy en plena revolución, el capital, dirige las vacaciones y el descanso. Siempre con preferencia para ese segmento selectivo de la sociedad de clase alta, media y nueva.

Desde los proyectos de factibilidad, las construcciones de hoteles, restaurantes, agencias de turismo, están dirigidos hacia el segmento selectivo de la población. Así ha sido y sigue siendo. Cuando las familias de escasos recursos económicos requieren de unas vacaciones en otro medio, tienen que pensarlo no dos veces, sino tres y cuatro veces. De esta manera la gran mayoría de la población ha fabricado una alternativa vacacional, la de espectador, alternativa la mas importante de nuestra época, desde que en el siglo XX, se logro poner el ocio al alcance de las masas por la reducción de las jornadas laborales el aumento comparativo del nivel de vida, ha permitido que la silla, se transforme en un elemento valiosísimo para sentarse frente al televisor, computadora, en el cine, o para ver algún deporte o para alzar las cervezas, al final se transforma en una juerga de seis cajas, las carreras de caballos, el domino, las tascas, la gente hace de espectador y esta es la favorita del publico.

La lectura, el teatro, los museos, la iglesia, reuniones familiares, visitas al campo, pesca, mucho se ha escrito y dicho de lo hueco y superficial de nuestra cultura desbordante de conformismo, no resulta fácil precisar con exactitud su real dimensión.

En San Cristóbal hace menos de dos años, se inauguró el centro comercial SAMBIL, en el resto del país son siete los centros comerciales inaugurados, demostrando que esta es una sociedad que puede vivir en las grandes áreas de comercio y entretenimiento, donde el status cobra, con un colega, en tres días realizamos un estudio sociológico en uno de esos establecimientos, lo único que no te cobran es el aire que respiras, aprovechando la novelería, importante factor de mercadeo. Un pantalón y una franela de 60 Bs.F Y 30 Bs.F En el centro de la ciudad, en el centro comercial te cuestan 150 Bs. Y 65 Bs.F La misma marca. Gente del pueblo, salía con el pecho hinchado con su bolsa que decía SAMBIL, detalle que demuestra la ignorancia de nuestra gente, la facilidad manipuladora, que hace gala la clase oligarca, 100 años después, producto de la explotación y la dominación política educativa reservada para su clase, cuyo efecto neoliberal, el consumismo se acentúa en Latino América, cuando en los EEUU, es declarado una adicción. Por esa misma fecha dos personas de cinco, en Sn. Cristobal te contestaban que vivían en los alrededores del centro comercial ¿Por que? La respuesta esta entre la figuración, la apariencia de pertenecer a una clase social que no es la tuya, por el escaso conocimiento de esta revolución y obviamente por la falta de conciencia. Linda revolución ésta, sin importarle el desarrollo del intelecto, para promover la ideología social, el conservacionismo cívico, la recuperación cultural, la conciencia ecológica, el respeto al prójimo, el humanismo. Es dudoso que en las vacaciones de carnaval y semana santa o cualquier otra, la masa disfrute de alguna actividad con valor cultural relacionado con la revolución, el socialismo, con la practica y con el pueblo, actividades vacacionales que acentúan la decadencia cultural en la que estamos inmersos, nada indica por ahora equilibrar las actividades consumistas, politiqueras, con la relación colectiva, respetuosa. En efecto no se desarrolla el espíritu, no se estimula la razón, la relajación, la tolerancia, la conciencia, las actividades no son recreativas ni creativas, en ningún sentido significativo.

Pero si cumplen un papel a la perfección, “Matan el Tiempo”, la frecuencia con la que decimos esta frase, revela nuestra propia frustración, por la experiencia comercial de estos pasatiempos.

Imaginen ustedes a esta sociedad sin televisión ni computadora, la gente se volvería loca por la ansiedad, alterarían completamente sus emociones. En el trabajo no existe ningún tipo de recreación física como lo tienen los japoneses y los chinos. En América latina es muy poca la gente que disfruta del trabajo, el subdesarrollo mental es parte de nuestro subdesarrollo social, una investigación reciente demostró que los ídolos de las masas, no son a diferencia de otras épocas, los nombres prominentes de la familia, padre, madre, abuela, ahora son las estrellas de cine, música y todos esos ídolos del imperio, batman, superman y Dios sabe cuantos mas, del Internet. Los ídolos familiares, clásicos o históricos del país han sido reemplazados por los ídolos del consumo, publicidad, marketing, mercadeo, en relación de la recreación económica de las masas, para el lucro personal, el capitalismo continúa destruyendo la sociedad, la decadencia moral es palpable y va en aumento. El papel neoliberal consiste en las ventas de ilusiones culturales que afectan la libertad y creatividad, con la seguridad que nadie pueda salirse de esa norma de marca impuesta, relacionada por la tecnología y el estatus quo.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2592 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: